Ya hemos votado. ¿Y ahora qué?

Bernat Mira Tormo.- Algunos hemos ido a votar, para ver si los políticos, van solucionando los problemas de la gente que peor lo está pasando.

Y los de abajo, tenemos la obligación de expresar, tanto lo que nos gusta, como lo que no nos gusta. Y no debemos dejar de expresar nuestra opinión. Yo he votado al PSOE, y no estará de más que les recordemos, de vez en cuando, y no sólo a la hora de votar, para que les hemos votado.

¿Y qué es, lo que queremos sus votantes? Los votantes en su gran mayoría, queremos ver cómo se van poniendo las bases, para ir cambiando el actual sistema productivo y social. Para hacer un modelo de sociedad organizado de tal forma, en el que nadie pueda quedar excluido.

Y esto, ¿cómo se hace? Esta, es la prueba del algodón. Si cuando consiguen gobernar los partidos políticos que llamamos de izquierdas, la gente no percibe, que vive mejor, que tiene más seguridad en el trabajo, en la sanidad, en la enseñanza, más bienestar, más medios económicos, para poder ejercer su libertad, porque la libertad sin medios económicos no existe y es un cuento chino más. De poco nos habrá servido haber votado.

Sin embargo, creo que el cambio es posible, además de necesario. Si no lo creyera no habría ido a votar. Sé, que no va a ser fácil. Y que hay muchas cosas que se tienen que cambiar, los partidos deben abrirse a la sociedad, y ser permeables a lo que piensan los ciudadanos. Sin listas abiertas y sin primarias, un partido político se convierte en un coto cerrado de acumulación de poder. Y por muy buena voluntad que tengan sus dirigentes, esta acumulación de poder, va en contra de la democracia interna del partido, pero sobre todo, contra la transparencia, la eficacia y la democracia, del país.

Es necesario un equilibrio compartido del poder democrático del partido, entre los dirigentes del mismo y sus bases. Y las listas abiertas para las elecciones, pueden contribuir en buena medida para le democratización real de la vida política de nuestro país.