Carta abierta al Señor González de Zárate

Consejo Vecinal de Benidorm

Batiste Mas.- Primero déjeme que le dedique un pequeño reproche en forma de rapapolvo por su no presencia en el pasado Pleno Vecinal, insisto, vecinal, y más a sabiendas que entre los puntos del día a tratar había alguno que justificara sobradamente su presencia.

Tecnicismos a parte, probablemente tuvo usted un compromiso tan perdonable como ineludible para obviar a sus vecinos, pero aun siendo este el caso, cuando menos debería haber confiado en alguien para que atendiese ese punto y también otros, cosa que no hizo.

Su no presencia suscitó extrañeza, disgusto y reprobación.

Dicho esto, vayamos a lo que nos ocupa que no es otra cosa que hacerle notar, como era intención en el pleno, que Benidorm no está lo suficientemente limpia que debería estar.

Sé que algunos no compartirán esta opinión, naturalmente sé que usted es uno de ellos.  Maticemos la cuestión, no se trata de ver la botella medio llena o medio vacía, verla de ambas maneras no es malo, se trata de que usted en su desmedido optimismo únicamente la ve medio llena y esto nunca ayudará a que la llene del todo.

Benidorm no está todo lo limpio que debería estar, estoy convencido de que no toda la culpa es de su Concejalía, buena parte de la ciudadanía también tenemos mucha responsabilidad en ello, pero estaría bien que admitiese la parte de culpa que le corresponde y dejara de defender lo contrario con tanta vehemencia, de esta manera antes se podría poner fin al problema.

Me pregunto si la naturaleza del problema es que ensuciamos más de lo debido, o es que falta civismo y urbanidad, quizá es que la contrata de limpieza incumple el pliego de condiciones y que la tolerancia municipal no controla ni castiga ese incumplimiento y tampoco sanciona el incivismo.

No se necesita ser un genio para llegar a la conclusión que la naturaleza del problema es la suma de todo ello, es el total del incivismo + incapacidad + descontrol + la indolencia sancionadora.  

Dejemos pues de sumar y empecemos a restar. Si queremos una ciudad limpia, no más limpia, si no lo suficientemente limpia como para concluir que no está sucia, haga señor Zárate, que cada responsable penque con las consecuencias.  Haga una llamada al civismo para que no digan que no avisó antes, no haga únicamente campañas para concienciar y corresponsabilizar pues todos sabemos de su casi nula efectividad, (esto no funcionará hasta que sea asignatura de nota en los colegios). Haga su trabajo, que cuando quiere lo hace muy bien y ponga los medios necesarios y algo más, deje de hacer pruebas de quita y pon, mírese en el espejo de otras ciudades que lo están haciendo bien, o innove que no todo está inventado, supere de una vez la incapacidad para sacar a licitación la contrata de limpieza, haga que la contrata prorrogada cumpla con el contrato y recuérdele a la gente incívica que tendrá que hacer frente sí o sí a la correspondiente sanción. Las personas cívicas, que son la mayoría, se lo agradecerán o demandarán según actúe.

Sin otro particular y a sabiendas que tomará esta carta como lo que es, un reproche franco y bien intencionado, me despido de usted deseandole toda la suerte al frente de su Concejalía.