A todos los equivocados

Qué hacer en Benidorm? Descúbrelo en el blog de Aqualandia

Carolina Cutillas.- A nosotros nos encanta que la gente elija Benidorm para venir de vacaciones, pero lo más importante es que se queden con las ganas de volver.

Muchos pensarán y dirán que si no me gusta como está Benidorm por qué no me voy, pues porque a mí me encanta Benidorm, me gusta la ciudad donde han nacido mis hijos y no quiero verla decaer y hay que intentar arreglar cualquier “fallo”, por pequeño que sea, porque quiero sentirme orgullosa de que cuando venga alguien a visitarnos sienta envidia (sana) por ver un paraiso donde tenemos de todo, sí de todo. Vuelvo de vacaciones de otros lugares, este año, el año pasado, da igual, y vuelvo siempre con el mismo pensamiento: “Entre Benidorm y sus alrededores tenemos todo”.

Tenemos buen clima, tenemos playas, calas, montañas, sierras, fuentes naturales, cascadas, islas, casitas, edificios, rascacielos… un sin fin de cosas vistas y por ver que cualquier cosa que veamos parecido a Benidorm y comarca se nos hace poco. Por eso cuando todos aquellos critican el “por qué”, el “cómo” y “cuándo” me quejo deben saber que yo no quiero menos a mi ciudad por sacar las cosas que hay mal, sino todo lo contrario, quiero que llegue a ser 100% la ciudad que nos merecemos, la ciudad de la que todo el mundo se vaya encantado y quiera volver. Para un Magaluf, ya está el de Mallorca, para un Salou ya está el de Tarragona, no quiero que digan que Benidorm es una copia de nada, ni que en Benidorm solo es para una continua juerga.

Si somos capaces de compatibilizar la tranquilidad con la fiesta y respetar zonas y horarios, haciendo cumplir ordenanzas, llegaremos a ser la envidia de todos, llegaremos a ser el Municipio Turístico por excelencia, sin acreditación, de momento, al que todo el mundo querrá venir año tras años sin reparo.

Una de las cosas grandes que tienes nuestra ciudad es su GENTE, sí, en mayúsculas, “gent del poble” y gente que hemos venido de otros sitios pero hemos querido arraigar aquí. Esa es su mayor esencia, la diversidad nos hace grandes. Pero si todos aquellos que siguen viendo un mal en las quejas, un mal en el querer arreglar y siguen en su empeño en seguir jugando al “y tú más” y hacer uso de “palmeros teledirigidos” es que no han entendido nada la finalidad de este grupo que no es otra que mejorar, en la medida de lo posible, nuestra ciudad.

La caca no se limpia escondiéndola. La realidad ha de salir a la luz. Escuchar al ciudadano y no ver enemigos donde nunca existieron, así se construye, así se suma, así se hace BENIDORM.