La Vila Joiosa homenajea la entrega incondicional de los sanitarios y la solidaridad de su ciudadanía durante la pandemia

El monumento inaugurado en e Parque de la Barbera dels Aragonés, evoca a la solidaridad como parte decisiva para superar la actual crisis sanitaria

El Alcalde de la Vila Joiosa, Andreu Verdú, en representación del Ayuntamiento de la Vila Joiosa, y la directora del Departamento de Salud Pública de la Marina Baixa, Rosa Louise Cereceda, han inaugurado el monumento en homenaje a la solidaridad durante la pandemia del Covid-19 en un pequeño acto celebrado en el parque de la Barbera dels Aragonés del municipio.

El acto se compuso con la asistencia de representantes de todos los grupos que conforman la Corporación y diferentes colectivos que han estado en primera línea durante toda la pandemia, como el departamento de Salud Pública de la comarca y del Centro de Salud de la Vila Joiosa, Policía Local, Guardia Civil, Bomberos de la Marina Baixa, Protección Civil, Cruz Roja, DYA y Cáritas; así como representantes de asociaciones y entidades de ámbito local que de diferentes maneras han colaborado solidariamente durante esta pandemia.

La concejala de Seguridad Ciudadana, Isabel Perona, fue la encargada de presentar el acto y dio paso a guardar un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas fallecidas durante la pandemia. El recuerdo a las víctimas fue acompañado de la música en directo interpretada por un excelente dueto de cuerda.

Seguidamente, la Policía Local, en representación de la ciudadanía, depositó un centro de flores junto al monolito, en recuerdo de las víctimas del Covid. Posteriormente, tomó el turno de palabra el artista escultor, Ximo Vaello, para explicar brevemente el simbolismo de su obra.

El monumento está dividido en dos partes. Una cara más pública, formada por dos figuras que evocan un balcón y una cruz sanitaria, símbolos inequívocos de la primera ola, cuando el desconocimiento del virus era general y nos parecía que sería un estado transitorio hacia la antigua normalidad. La otra cara es más íntima, y se esconde detrás de las fachadas, habla de los procesos personales, de cómo hemos vivido esta pandemia de manera interna, las ausencias de familiares y conocidos, los confinamientos, el hogar, el teletrabajo, las mascarillas, el miedo y la solidaridad vecinal.

“Tantas cosas pasadas en ese espacio propio restringido al que nos hemos ido acercando y que evidentemente llevará cambios, que ahora no podamos ni divisar. Es por eso que la base de forma triangular enfoca como una proa hacia el futuro”, explicó el Vaello durante su intervención.

Seguidamente, tomó la palabra la Directora del Departamento de Salud de la Marina Baixa, Rosa Louise Cereceda, como cabeza visible de los colectivos sanitarios que han luchado contra la pandemia en primera línea. “La solidaridad ha salvado muchas vidas, no me cabe duda. La solidaridad es indispensable para resolver la actual crisis sanitaria, y una gran ayuda para nuestra labor sanitaria. Es la mejor herramienta de prevención”, decía durante su discurso la directora de Salud Pública de la comarca. “De la conducta de cada uno depende el destino de muchos en esta pandemia. Vacunarse es el gesto más solidario que podemos hacer ahora mismo” aseguró Cereceda durante su intervención.

Por último, el acto concluyó con las palabras del alcalde de la Vila Joiosa, Andreu Verdú, que puso colofón homenajeando la labor del personal sanitario. “tenemos una sanidad que es la envidia de todo el mundo, pero no solo  por el hecho del alto nivel de profesionalidad de todo su personal sanitario y personas que trabajan en este ámbito; sino porque además han demostrado una solidaridad digna de nuestro reconocimiento y agradecimiento más sincero”, exaltaba Verdú durante su discurso.

El alcalde, durante su intervención también tuvo elogios a la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad que estuvieron “al pie del cañón” en los momentos más difíciles, y a la ciudadanía de la Vila Joiosa, “por un comportamiento que ha sido ejemplar, solidario, responsable y fraternal. Son muchas las personas que desde sus domicilios particulares ofrecieron sus servicios, colaborando con la sociedad para conseguir superar los momentos más complicados. Una labor solidaria que quedará reflejado en esta escultura para el recuerdo de todos y todas”, concluía Verdú.