Benidorm, ¿el paraíso perdido?

En esta fotografía vemos un solitario automóvil alemán en la calle Alameda. No conozco la fecha pero debe estar muy próxima al año 1950.

UN REPORTAJE DE FRANCISCO AMILLO ALEGRE

Finalizada la Segunda Guerra Mundial hubo bastantes alemanes que se refugiaron en España, sobre todo si temían represalias por su pasado nazi.

Algunos de ellos recalaron en Benidorm y la comarca. Jaume Climent me contó la historia de uno de esos nazis que fue acogido por un judío que le dio alojamiento y comida y le ayudó a encontrar trabajo.

Otro alemán en Benidorm fue Fredo Marvelli sobre el que escribí un artículo en HISTOBENIDORM. Viniendo de Alicante vio desde la carretera junto a la playa de Poniente, el pueblo y, como muchos otros, se quedó prendado de él y en él se estableció. Se dedicó a la fotografía y vendió muchas postales que mostraban las bellezas naturales del pueblo: el aspecto de oasis en la zona del Murtal, las dilatadas playas de arena, el pequeño pueblo de casitas blancas, Sierra Helada, el Puig Campana, etc.

Estos alemanes atrajeron a muchos compatriotas que encontraron aquí un lugar ideal para sus vacaciones estivales. Algunas alemanas contrajeron matrimonio con españoles y se quedaron para siempre. Para estos turistas alemanes se creó una publicidad que definía a Benidorm como “Das Paradies der Spanischen Riviera” (El paraíso de la Riviera española”). Así lo anunciaban, por ejemplo, el hotel Europa y el Madrid. Fomentaban la imagen de un paraíso como el descrito por Gabriel Miró de arenas doradas con azules de cielo y mar.

El agua dulce del barranco del Murtal y las palmeras creaban en los turistas la sensación de paraíso tropical. La palmera aparecerá en casi todos los folletos. Esta apariencia exótica permitió que se rodara en esta playa la película Molokai. Esta fotografía de Marvelli difundió entre sus compatriotas la idea de lugar paradisíaco y acudieron a sus hoteles e incluso apartamentos exclusivos para ellos como “Casa Charlott” que se publicitaba en alemán.

La playa de Poniente era un lugar sin edificios, sólo campos de olivos y palmeras que llegaban hasta el mar. El “sky line” de la playa de Levante seguía siendo el de las décadas de 1920 y 1930 con chalets unifamiliares en la primera línea pegados a los campos de cultivo. Para mantener esta imagen, antes de la Guerra Civil y después e ella, se colmataron zonas encharcadas que producían malos olores y habían dado nombre al Racó de l’Oix.

Había que mantener la imagen del paraíso. Y así fue durante unos años, hasta 1963. ¿Era correcta esta imagen? Para los turistas europeos SÍ, incluidos los alemanes que se habían recuperado muy deprisa del desastre de la Guerra Mundial; fue el denominado “milagro alemán”.

 Año 1965: presentación, en el Hotel Les Dunes, del cartel publicitario que resaltaba el clima de Benidorm como un atractivo más. Incluso se creó un “seguro de sol” pagando indemnización por día de lluvia.

Estos visitantes venían de grandes ciudades industriales y el paisaje tradicional de Benidorm podía parecerles el paraíso que ellos habían perdido entre el humo de las fábricas y el asfalto de las calles. Un paraíso que tenía como imagen publicitaria la omnipresente palmera, símbolo de un clima suave y soleado que garantizaba unas felices vacaciones. También este elemento se utilizó como elemento publicitario: “El sol pasa el invierno en Benidorm y la brisa el verano”. Y todo ello completado con hoteles modernos y no muy grandes, de carácter más familiar, sin masificación.

El skyline de Benidorm era muy diferente en esos años. A la izquierda el chalet más grande, de tres plantas, era el de Domenech o “de los locos” porque durante la Guerra Civil había sido hospital militar psiquiátrico. En estos años se convirtió en el Hotel Mayora. A su lado el chalet San Rafael y detrás de ellos el espacio libre es el que hoy ocupa la Plaza triangular.

Un ejemplo es el hotel Victoria, que ofertaba piscina, antigua balsa de riego, cuando el pueblo aún no tenía agua potable. Ese Benidorm publicitado como la Arcadia feliz ¿lo era para sus habitantes? La respuesta, otro día.