La lucha contra la trata/prostitución en Benidorm ya tiene nombre: Oblatas

Oblatas.jpg

Oblatas es una Entidad especializada que, desde sus inicios en Madrid, en 1864 acompaña a mujeres en situación de prostitución, desde una perspectiva de género y de defensa de derechos humanos. Las acciones que llevan a cabo son: acercamiento a la realidad de las mujeres en situación de prostitución; atención y acompañamiento a mujeres en situación de prostitución y/o situación de trata con fines de explotación sexual; y desplazamiento a municipios de alicante para acompañar demandas concretas de intervención. En Benidorm llevan desde 2018. Son como los ángeles, vuelan itinerantes hacia donde llora la Magdalena y se acercan a los lugares donde están las mujeres con el fin de facilitarles el acceso los distintos recursos de que disponen.

UN REPORTAJE DE BELÉN RICHARTE

Pregunta.- ¿Cuál es el origen y el fin último de Oblatas?

Respuesta.- Oblatas es una Entidad especializada que, desde sus inicios en Madrid, en el año 1864 acompaña a mujeres en situación de prostitución, desde una perspectiva de género y de defensa de derechos humanos.

Los proyectos sociales de Oblatas, acompañan las nuevas realidades desde su Identidad y Misión. Por una parte, en el restablecimiento de los derechos de las mujeres, la reconstrucción de la persona y su empoderamiento para que sean protagonistas de su propio proceso desde sus posibilidades y objetivos, ofreciendo una atención integral. Por otra, para visibilizar e incidir sobre la realidad de la prostitución y la trata con fines de explotación sexual y favorecer una sociedad inclusiva y así lograr el cambio social.

A lo largo de su historia en la Provincia de Alicante, la intervención realizada se ha ido adaptando a la realidad de la mujer en situación de vulnerabilidad.

En la actualidad, el Programa Oblatas Alicante dispone de:

– un Centro de Acogida para mujeres víctimas de violencia de genero y/o exclusión social, con o sin hijos/as

– un Proyecto de atención a mujer en situación de prostitución y/o de trata con fines de explotación sexual y participación en mesas de trabajo de sensibilización e incidencia socio política.

Pregunta.- ¿A cuántas mujeres habréis prestado ayuda a lo largo de la historia?

Respuesta.- En Oblatas, la mujer, como sujeto de derechos y deberes, es la protagonista desde donde parte la acción y hace posible el desarrollo de sus potencialidades, como responsable de su propio proceso. Se apuesta por el empoderamiento personal y por la toma de conciencia de sus capacidades como agente de cambio en la sociedad.

Desde el Programa Oblatas Alicante acompañamos a las mujeres en ese proceso de cambio, respetando sus ritmos, y ofreciendo la red de recursos existentes para poder alcanzar sus metas y objetivos.

En lo que llevamos de año, desde el citado programa, hemos acompañado en: a 33 mujeres y 19 niños. En el Proyecto de Acompañamiento a mujer en situación de prostitución y/o trata con fines de explotación sexual a 128 mujeres.

Un total de 180 personas en situación de vulnerabilidad que necesitan oportunidades, puertas abiertas que garanticen su protección y asistencia, políticas integrales reales, que contemplen la pluralidad de la realidad que tenemos en nuestra ciudad, en nuestros barrios, en nuestras calles, en nuestras comunidades de vecinos… ¡Están ahí! ¡Son mujeres con derechos y deberes, que luchan cada día para conseguir un futuro mejor, para ellas y su entorno!

Pregunta.- ¿Cuánto tiempo lleváis en el Centro de Acogida Oblatas de Alicante? ¿A cuántas mujeres habéis atendido? ¿Cuáles son sus principales problemáticas?

Respuesta.- El Centro de Acogida lleva funcionando en la ciudad de Alicante muchísimos años pero es en 1986 cuando se formaliza el primer convenio con la entonces Consellería de Bienestar Social y desde entonces ha ido suscribiendo convenios y conciertos hasta llegar al actual concierto con la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Desde 1986 se ha atendido a unas 400 mujeres todas ellas en situación de exclusión social y víctimas de violencia de género en situación de máxima vulnerabilidad.

Al margen de la definición oficial, las mujeres de este recurso son mujeres con hijos e hijas, en ocasiones además embarazadas, que generalmente se convierten en cabezas de familia mono parental y que presentan un acusado nivel de exclusión y marginación social.

Es un colectivo que en su mayoría proceden de familias desestructuradas, de bajo nivel socio económico, con escaso nivel de instrucción y formación. No han tenido, en general un proceso de socialización normalizado, no suelen poseer redes de apoyo formales y/o informales, y carecen de hábitos, actitudes y habilidades que les permitan un desarrollo personal óptimo.

Son mujeres, en su mayoría, con largos procesos de marginación, que en algunos casos se inició siendo pequeñas por proceder de familias desestructuradas y en otros casos que siendo ya usuarias de los Servicios Sociales Generales, que ven agravadas sus situaciones con la llegada de los hijos e hijas debido a carencias en todos los niveles.

Estas mujeres están sumamente condicionadas por la maternidad a edades tempranas, hecho que impide la cualificación profesional y la escasa disponibilidad para trabajar a tiempo completo, dadas las importantes cargas que ello supone y que se ven sumamente agravadas en el supuesto de hijos/-a con problemas importantes de salud.

La gran mayoría de las usuarias han sufrido violencia familiar, bien como causa de su ingreso o en momentos anteriores. Esta conducta está en todas las capas sociales y culturales, si bien es cierto que la violencia de género se ceba particularmente en las mujeres de los estratos culturales más bajos. Carecen en general, de formación y cualificación profesional, hecho que les impide la inserción socio laboral, agravándose de esta manera su proceso de exclusión.

Las mujeres de este colectivo tienen que empezar a ser protagonistas de su propia historia porque generalmente han sido coaccionadas, controladas e infravaloradas por las personas más cercanas y apreciadas por ellas que han controlado sus vidas en todos los ámbitos.

Por tanto debe tenerse en cuenta que este colectivo sufre situaciones de alto riesgo porque son mujeres solas con cargas familiares en situación de precariedad económica, mujeres que ejercen la prostitución, mujeres que son maltratadas, mujeres embarazadas y/o con hijos/-as, toxicómanas, enfermas mentales, inmigrantes ilegales, que requieren acciones específicas de prevención, de apoyo e inclusión y de inserción.

Oblatas 2.jpg

Pregunta.- Habladme de los proyectos que estás llevando a cabo en Benidorm, a cuantas mujeres estáis atendiendo y de qué medios disponéis. Si lo estimáis oportuno escribidme dirección de e-mail y teléfono.

Respuesta.- Como hemos comentado anteriormente, el Programa Oblatas Alicante dispone de un recurso de acogida para mujeres víctimas de violencia de genero y/o exclusión social y un proyecto de acompañamiento a mujer en situación de prostitución y/o trata con fines de explotación sexual.

El mayor foco de intervención de este segundo proyecto es en el municipio de Benidorm. Asimismo, nos desplazamos a lugares de la provincia de alicante donde hay una demanda concreta de intervención de una mujer en prostitución y/o trata. La movilidad es algo característico de las mujeres, y esto nos lleva a estar atentas a nuevos espacios donde se ejerce prostitución, cada vez más clandestina y oculta.

En Benidorm, realizamos acercamiento a lugares donde se ejerce prostitución. Espacios abiertos: calle, y espacios cerrados: pisos y clubs. Y ofrecemos información del Programa y de la red de recursos existentes, y de los derechos y deberes que tienen como ciudadanas.

Cuando la mujer así lo decide, se inicia un proceso de acompañamiento partiendo de sus potencialidades y habilidades, donde se ofrece:

– Acogida auténtica y cercana. A menudo carecen de red social de confianza y esto produce que tengan un sentimiento de soledad y aislamiento. Este sentimiento radica en que, en muchas ocasiones, han sido traicionadas por personas en quienes confiaban y/o por posibles violencias que han podido padecer, de ahí la importancia de trabajar en la línea de una nueva figura que les aporte esperanza, seguridad y les haga recobrar la fe en sí mismas y en sentirse propietarias y gestoras de su propia vida.

Atención integral. Contempla todos los aspectos vitales, dimensiones y posibilidades de la mujer con el fin de tener elementos para mejorar su calidad de vida al implicarse en su propio proceso de promoción. Es una atención directa y personalizada, desde una perspectiva global que tiene en cuenta el contexto en el que está inserta.

-Acompañamiento para la realización de gestiones. En ocasiones, el exceso de burocratización para realizar gestiones, sumado al desconocimiento del castellano dificulta a las mujeres comunicarse cuando van a realizar alguna gestión o acciones de la vida cotidiana. Este hecho les produce estados nerviosos para realizar gestiones como el empadronamiento, solicitar la tarjeta sanitaria, cita en Servicios Sociales, o cuando tienen que realizar alguna gestión con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Las mujeres demandan el acompañamiento para sentirse más seguras y adquirir confianza.

-Apoyo emocional a las mujeres y se les acompaña en sus diferentes momentos vitales.

-Entrevista para la evaluación del riegos y en el caso de detectar a una posible víctima, se hace un seguimiento individualizado y continuo de la mujer. Es importante la observación, hablar con ella e informarle de los recursos que existen, de los pasos que podrían dar, transmitir confianza para realizar el paso a la denuncia o salir de la situación en la que está, ofreciéndole el acompañamiento en el proceso. En fecha actual, son 103 las mujeres que hemos contactado y/o acompañado en Benidorm

Pregunta.- ¿Cuánto tiempo lleváis aquí y dónde se os puede localizar en la capital del turismo?

Respuesta.- En Benidorm llevamos desde el año 2018. Estamos itinerantes y nos acercamos a los lugares donde están las mujeres, con el fin de facilitar el acceso al recurso, ya que en ocasiones, por la realidad concreta en la que se encuentran y por la desconfianza que tienen no acuden a los recursos y desde el Programa Oblatas, pretendemos facilitar el acceso a los mismos.

Pregunta.- Con la pandemia, uno de los “sectores más perjudicado” ha sido el de la prostitución. ¿Habéis notado un incremento de las peticiones de ayuda por parte de mujeres que ejercen o ejercían la prostitución?

Respuesta.- Durante el Estado de Alarma, el número de mujeres que acceden al recurso ha aumentado considerablemente. A las mujeres que estaban participando activamente en el Programa, se suman las mujeres que nos conocían por nuestra presencia en lugares donde ejercen la prostitución y contactan a través de vía telefónica con el Proyecto, haciendo demandas específicas de alimentación y cobertura de necesidades básicas, demandas que se han derivado a los recursos existentes para su respuesta.

Además, nos han llamado mujeres que se encontraban en otros puntos de España “una amiga me ha dado vuestro teléfono y me decía que ustedes me podían ayudar”, nos han dicho varias veces por teléfono. En esos casos, nos hemos puesto en contacto con Proyectos de Oblatas y otros recursos. Desde el recurso constatamos que la situación de precariedad, pobreza y exclusión que viven las mujeres que ejercen prostitución se ha visto agravada por la crisis del covid. 19

¡La situación de aislamiento ha tenido una repercusión importante en el estado emocional de las mujeres. Manifiestan tener ansiedad, dolores de cabeza, miedo, preocupación..!

Igualmente, las mujeres se encontraban desanimadas y desorientadas ante la incertidumbre de la situación durante el confinamiento y a largo plazo. Preocupadas por sus familias en países de origen, a las que les enviaban dinero y ahora no pueden hacerlo. Y esa preocupación continua, a día de hoy.

Durante el confinamiento, la experiencia del trabajo en red ha sido muy positiva y en beneficio de las mujeres.

Pregunta.- ¿Cuál es el perfil de este tipo de mujeres que os buscan o piden ayuda? Generalmente, una mujer no acude a este tipo de centro sola, muchas veces va acompañada de hijos. ¿Cómo os las arregláis para compaginarlo todo’

Respuesta.- Desde el Programa Oblatas Alicante estamos atentas a los cambios que se vienen produciendo, las nuevas realidades y situaciones de las mujeres que acompañamos. Viven en situación de mayor vulnerabilidad debido a la fragilidad de estructura social y la actual pandemia.

Estamos observando un aumento de la utilización de internet por parte de las mujeres, para publicitarse y un desplazamiento a ambientes cerrados, lo cual dificulta el acceso por parte de las entidades. Esta nueva realidad aumenta la invisibilidad de las mujeres y puede dar cobertura a la explotación sexual de menores y a una mayor incidencia en casos de víctimas de trata con fines de explotación sexual.

No hay un perfil exacto de las mujeres que acompañamos, partimos de la individualidad de cada persona y desde ahí se realiza la intervención.

Pregunta.- ¿Cómo se “saca” a una mujer de la prostitución? ¿Es posible?

Respuesta.- Desde el Programa Oblatas Alicante acompañamos a las mujeres potenciando su empoderamiento, para que su autonomía personal sea posible. Es necesario que crea en sus posibilidades, tome sus decisiones y crezca como persona. Estos procesos, en ocasiones, son interrumpidos, pueden tener altibajos, pero lo importante es considerar que son periodos de aprendizaje, donde la protagonista es la mujer y es la responsable de su vida.

Para que la integración sea real, las mujeres necesitan puertas abiertas que garanticen su protección y asistencia, políticas integrales reales, y oportunidades de trabajo, de vivienda, de apoyo económico, y de red social.

Pregunta.- El tema de la violencia de género es sangrante, en este año que estamos a punto de finalizar, con todo lo que ha supuesto la Covid y la pandemia, ¿habéis notado un incremento de vuestra ayuda por mujeres maltratadas?

Respuesta.- A lo largo del año 2020 se han atendido en la Casa de Acogida a 33 mujeres y 19 niños.

Tras declararse el Estado de alarma las mujeres acogidas no pudieron abandonar el Centro, dado que no había posibilidad de encontrar un trabajo ni de conseguir una vivienda. Fue a partir el mes de junio que las mujeres comenzaron a causar baja en el recurso y pudieron ingresar otras mujeres.

Los nuevos ingresos relatan que el confinamiento supuso un antes y un después en su situación familiar, muchas de ellas nos refieren episodios máximos de tensión y aunque algunas utilizaron los teléfonos habilitados para las mujeres víctimas de violencia, no se atrevieron a denunciar a su pareja, hasta que comenzó la nueva normalidad.

El número de plazas en el centro es de 13 mujeres y no se pueden dar ingresos hasta que no se produce una baja en el recurso, por ello nuestra dinámica de trabajo ha continuado igual.

Pregunta.- ¿La pandemia ha cambiado el perfil de la mujer maltratada que hasta vosotras ha llegado pidiendo ayuda

Respuesta.- Es muy pronto para contestar a ésta pregunta porque todavía estamos analizando y estudiando las consecuencias de ésta pandemia. De momento, el perfil es el mismo aunque es evidente que las situaciones de pobreza se han ido acrecentando y que la falta de recursos por parte de los servicios sociales municipales y demás administraciones públicas acarrea el ingreso en Centros de Acogida.

CONTACTO: 

Teléfono: 669 411 826

email: programa.alicante@oblatas.com