El PP de Altea vota a favor de la cesión de la N-332 y exige a cambio diálogo, participación y financiación

Vista previa de imagen

Jesús Ballester, edil Popular, : “La cesión no tendrá sentido si no se abre un proceso de diálogo con la oposición y la sociedad civil y se consigue financiación para su mantenimiento y las infraestructuras necesarias”

En el pasado pleno, el PP votó a favor de solicitar al Ministerio la cesión de 6.5 km de la actual N 332 a su paso por Altea; posibilidad que ya venía recogida en el proyecto de “Centro Comercial Abierto” que presentó el Partido Popular en el año 2012, una vez se liberalizara la AP-7, y que permitiría conectar por el norte con las partidas de l’Olla y Cap Negret, zonas de mayor ocupación hotelera y por el sur con la zona de tolerancia industrial, de uso comercial predominante.

El concejal popular manifestó la tristeza que supone llegar a aprobar este punto, y por unanimidad, sin mantener el equipo de gobierno de Compromís-PSOE una sola reunión con los partidos de la oposición ni llevar el punto a ninguno de los consejos de participación, ya sea el de comercio o turismo, urbanismo o el propio de participación ciudadana. Esto es más doloso si se sabe de la importancia que supone conseguir que la actual carretera nacional se transforme en una avenida más de nuestro pueblo. Pese a ello, desde el PP alteano se manifestó estar dispuesto a “tender la mano” y empezar de cero para desde ya se reúnan los distintos consejos y partidos para que, conjuntamente, consigamos el mejor proyecto posible para todos.

Por otra parte, también se instó al equipo de gobierno para que se ponga a trabajar en solucionar el acceso norte del municipio, ya que tanto el PATIVEL como la solución propuesta en el PGOU no aportan ninguna mejora a la zona abandonada de bancales en Cap Negret y que desmerecen esa conexión al municipio. Y también en el acceso sur, exigiendo al Ministerio y Consellería a realizar la carretera que comunique la A7 con la actual N332 y que sería la solución definitiva para tener un auténtico “by pass” que descongestionara completamente de tráfico a Altea.

A todas estas infraestructuras necesarias que son competencia de las administraciones nacional y autonómica, hay que sumar el mantenimiento anual del tramo afectado, superior a 50.000 euros anuales y las mejoras que se pretendan realizar (aceras, carriles bici, iluminación, etc) que pasarán a ser costeadas por el Ayuntamiento de Altea y por ello desde el PP se instó al gobierno de Jaume Llinares a buscar vías de financiación a través de subvenciones o acuerdos con otras administraciones para que no recaiga solo sobre los impuestos de los alteanos.