Benidorm venera a la Mare de Déu del Sofratge con una misa en l’Aigüera

425 fieles participan en el primer acto religioso tras la suspensión de las Festes Majors Patronals 2020

Misa en honor a la Mare de Déu del Sofratge en l'Aigüera.

El auditorio Julio Iglesias del Parque de l’Aigüera acogió en la mañana de ayer el primero de los dos actos religiosos que se celebrarán en Benidorm tras la suspensión de les Festes Majors Patronals de 2020, a causa de la pandemia provocada por la Covid-19.

Sin llegar a completarse el aforo previsto, atendiendo a los protocolos dictados por las autoridades sanitarias, 430 personas han participado en la misa concelebrada por el obispo de la diócesis Orihuela-Alicante, Jesús Murgui y el párroco de la Iglesia de Sant Jaume y Santa Anna, Juan Antonio González, entre otros.

Entre los asistentes, El alcalde, Toni Pérez, y el concejal de Fiestas, Jesús Carrobles, acompañados por la práctica totalidad de la corporación municipal; el diputado nacional, Agustín Almodóbar; y el autonómico, Manuel Pérez Fenoll. Asismismo, han asistido las reinas Mayor e Infantil de las Festes Majors Patronals, Paula Pérez y Sofía Fuster, flanqueadas por sus cortes de honor; y los presidentes de la Comissió, y de la Associació de Penyes ‘Verge del Sofratge’, Batiste Rostoll y Adrián Romero. 

El de hoy ha sido un acto triste por la suspensión de las fiestas y por la crisis sanitaria y económica que vive la sociedad. Durante la homilía ha habido palabras de ánimo a las personas que han padecido la enfermedad y de recuerdo a los que han perdido la vida por la tragedia. “Quiero hacer un acto de fe –ha dicho el obispo– en la calidad humana y el coraje de nuestra gente. Seguro que saldremos, costará, pero seguro que saldremos. Mucho ánimo”.

Por su parte, Juan Antonio González ha agradecido el apoyo recibido por el Ayuntamiento para la realización del acto. “En la parroquia no habríamos podido”, ha señalado y por “el magnífico escenario” preparado para la ocasión que ha permitido la congregación de los fieles manteniendo todas las medidas sanitarias exigidas.

Tras la eucaristía, el tradicional grito de “Visca la Mare de Déu del Sofratge i visca Benidorm” repetido por todos los asistentes ha puesto punto final a la ceremonia. Mañana lunes, a las 11.30 tendrá lugar en el mismo escenario, el segundo de los actos religiosos, dedicado al patrón de la ciudad, Sant Jaume. Las puertas se abrirán a partir de las 10.00 de la mañana, aunque la misa comenzará a las 11.30.