Nuevo libro sobre Pere Maria Orts i Bosch

Finalizaba el año de Pere María Orts cuando el editor Vicente Sanjuán sacó de la imprenta una nueva publicación sobre Pere Maria Orts i Bosch que puede resultar muy interesante para los aficionados a la historia de Benidorm.

Paco Amillo.- Pere Maria fue, desde el año 1985, el tercer Cronista Oficial que ha tenido esta ciudad pero a diferencia de sus dos predecesores, que apenas escribieron nada sobre la historia de esta ciudad, él escribió mucho y muy bien sobre Benidorm, especialmente acerca de temas históricos que es lo que le corresponde a un Cronista Oficial. Había empezado a hacerlo mucho antes de recibir esta merecida distinción.

Empezó en el año 1965 con su libro “Una imagen de la Virgen en Benidorm” narrando la arribada de la Mare de Déu del Sofratge en el siglo XVIII y continuó en 1976 con otra publicación importante, la Carta Puebla de Benidorm del año 1325; son dos obras imprescindibles para la historiografía de Benidorm pero no las únicas. Desde el año 1967 al 2013 publicó en la Revista Oficial de Festes Majors Patronals (ROFMP) un buen número de artículos repartidos a lo largo de 47 años. La mayoría son de tema histórico aunque sin descartar otros géneros como la toponimia o la poesía, constituyendo un conjunto imprescindible para el que quiera aproximarse a la historia de esta ciudad. El problema está que dichos artículos se encuentran dispersos en más de cuarenta ejemplares de la ROFMP y sin seguir un orden temático. Eso hace que no sean fácilmente accesibles con la dificultad de no seguir un orden cronológico en la temática de dichos artículos. Por eso el editor Vicente Sanjuán pensó recogerlos en una única obra que finalmente ha llegado a buen puerto. Fue poco antes de las fiestas navideñas y no pareció oportuno hacer la presentación hasta pasadas estas jornadas festivas.

El libro tiene dos prólogos uno de su sobrino Vicente Ibáñez Orts y otro redactado por mí donde recojo un resumen de su biografía y explico lo que Benidorm aportó a Pere Maria y lo que Pere Maria aportó a Benidorm.

A continuación se presentan los artículos de Pere María no por orden cronológico sino por temas. Se aprecia un predominio aplastante de estudios sobre su época preferida, el período del Reino de Valencia dentro de la confederación que formaba la Corona de Aragón, la época foral. Se incluye además un listado de los artículos siguiendo el orden cronológico de las publicaciones en la ROFMP.

Cada artículo va precedido de un estudio redactado por mí indicando las características del tema que presenta Pere Maria. También se indican las actualizaciones en los casos en los que la posterior investigación histórica ha proporcionado datos nuevos.

Poner todos esos artículos juntos en una misma obra facilita mucho la lectura y la investigación de aquellas personas interesadas por la fascinante historia de un pequeño pueblo que acabaría convirtiéndose en una gran ciudad turística. Curiosamente la moderna urbe turística, cuyo nacimiento y desarrollo vivió Pere Maria, no le interesó y lamentó que supusiese la pérdida de algunos elementos del patrimonio tradicional de los valencianos, entre ellos la lengua, que promocionó y defendió con todo entusiasmo, y explica que muchos de estos artículos estén escritos en un valenciano erudito y exquisito. Conservó como un tesoro las imágenes y vivencias de aquel pueblo de unos 3.000 habitantes que le fascinó en su infancia, adolescencia y juventud. El recuerdo de las fiestas del 2º centenario de la arribada de la Mare de Déu del Sofratge a Benidorm, en el año 1930, le indujo a investigar sobre este hecho y cambió su vida. No ejerció la carrera de Derecho que había cursado y se convirtió en historiador del Reino de Valencia, de la nobleza valenciana, de la heráldica, etc., y también de Benidorm. Este libro recoge algunas de esas facetas de este prolífico autor.

En la imagen portada del libro con una fotografía inédita proporcionada por Vicente Ibáñez: Pere María trabajando en su despacho con su máquina de escribir, que jamás abandonó, ni siquiera cuando los ordenadores se convirtieron en habituales herramientas de escritura. En una de sus cartas me decía que le perdonara por haber tardado en responderme pero se le había estropeado la máquina y tuvo dificultades para encontrar una persona que pudiera repararla.