Entrevista a Pepe Pérez «Kubala»

Esta semana, el amigo Palazón entrevista a un Benidormense de toda la vida, creo que merece la pena conocer algunos aspectos de la vida de José Vicente Pérez Lloret, “Kubala”.            

Periodista: Pepe, ¿de dónde viene ese apelativo de Kubala?

Pepe: En los años cincuenta había dos equipos de fútbol de aficionados en Benidorm: los del barrio del Calvari eran adeptos al Atlético de Bilbao; los del barrio del Poble, al Barcelona; yo era de este último; y teníamos la costumbre de ponernos como apodo el nombre de algún futbolista; yo me puse el de Kubala, y así me conoce todo el mundo. Dicho sea de paso, nunca he sido un gran futbolista.

Periodista: Háblanos, por favor, de tu infancia, de tu juventud, de tus estudios.

Pepe: Mi familia toda es de Benidorm. Mi padre trabajaba en la Marina Mercante, y nos movíamos entre Sevilla y Barcelona casi siempre, y por Ceuta y por Algeciras; pero mi madre quiso que naciera en Benidorm. Estuvimos a punto de quedarnos en Ceuta a vivir, pero cuando la guerra en Sidi Ifni, mi padre se decantó por venirse para acá. Mis estudios no pasaron de los primarios en la antigua Academia del Lope de Vega. A continuación, llegó el turismo: se acabaron los estudios.

Periodista: ¿Nos puedes resumir tu trayectoria laboral, desde tus inicios hasta tu jubilación?

Pepe: A los 15 años entré a trabajar en Gráficas Maravall. Al cabo de unos años me fui a la “mili”, donde aprendí mecanografía, que era lo que estaba de moda entonces. Al volver de la “mili” trabajé un año en la notaría de Ruiz de Apodaca. Después, por oposición, entré a trabajar en el Ayuntamiento de Benidorm, y allí he estado hasta mi jubilación. He pasado por diferentes concejalías, sobre todo Urbanismo y Hacienda. En 1977 hice un curso en Madrid de tres meses para aprender informática (en la NCR), con Micaliche (Miguel Soldevila) y te puedo decir que fui el primer informático que tuvo el ayuntamiento de nuestra ciudad. Siempre estuve a gusto en mi puesto de trabajo.

Periodista: Estás en el libro “Gent de Benidorm”. ¿Te ha hecho ilusión? ¿Tienes algún reconocimiento más por parte del ayuntamiento o de alguna Asociación?

Pepe: Sí, eso me ha hecho mucha ilusión. De placas y homenajes, nada, a excepción de un reconocimiento público y una medalla cuando llevaba 25 años en el Ayuntamiento.

Periodista: Al margen del trabajo, ¿cuáles han sido tus principales aficiones?

Pepe: De joven estaba en el grupo de teatro que ensayaba en el antiguo cine Ronda; el director era Roc Fuster. Pero yo no trabajaba como actor, sino de apuntador. También he participado en el Hallazgo de la Virgen (1971) y en la Carta de Poblament (1991). Por otra parte, siempre he practicado el senderismo y he sido durante muchos años entrenador de fútbol infantil.

Periodista: ¿Cómo has vivido la evolución de Benidorm, desde que era un pueblo de pescadores hasta convertirse en la ciudad de los rascacielos?

Pepe: Positiva, siempre positiva. Yo digo que es como un padre que ve crecer a su hijo, quien, finalmente, se convierte en un gran profesional. ¿Te gusta la metáfora? Y hablando de hijos, te puedo decir que mi hijo mayor hizo Farmacia y el segundo Topografía.

Periodista: A tenor de la anterior, ¿cómo ves Benidorm en la actualidad? ¿Qué le falta para ser la ciudad ideal?

Pepe: Le falta actividad cultural, no solamente sitios donde llevarla a cabo (conciertos, teatros, etc.) sino más iniciativa por parte del ayuntamiento, como ocurre en otros pueblos de alrededor.  Quizá lo más destacable es la actividad de grupos de aficionados, como el tuyo de teatro.

Periodista: ¿Crees que los emigrantes que vinieron a buscar trabajo hace treinta, cuarenta, cincuenta años se han integrado convenientemente con la gente de nuestra ciudad?

Pepe: Casi todos se han integrado correctamente; los hijos de esos emigrantes ya son de aquí. Yo siempre he dicho que todo el mundo tiene pueblo menos Benidorm; me explico: hay miles de personas que viven aquí desde hace docenas de años, que se van a sus pueblos de origen en vacaciones, con ocasión de las fiestas patronales… Los de Benidorm siempre están aquí.

Periodista: Ahora que estás jubilado, ¿a qué dedicas tu tiempo?

Pepe: Afortunadamente, me encuentro en perfecto estado de salud; y sigo practicando el senderismo; hago fotos de mis excursiones y de Benidorm. Ah, y llevo las cuentas de la parroquia de San Jaime y Santa Ana, a la que estoy muy ligado desde siempre. No me falta entretenimiento.

Periodista: Gracias por tus declaraciones, Pepe. Que sigas bien de salud.

Pepe: Gracias a ti, Palazón.