VOX Benidorm denuncia el último paripé de PP y PSOE acerca del inacabado Centro Cultural

Hoy por ti, y mañana, por mí. Ese es el acuerdo tácito al que han llegado PP y PSOE a la hora de criticarse mutuamente por las obras de la obra interminable en que se está convirtiendo el Centro Cultural de Benidorm, una infraestructura cuyo inicio se hunde en la noche de los tiempos y que cíclicamente y de manera recurrente los dos partidos que se han alternado tanto en el Gobierno de la Generalidad como en el de la ciudad de Benidorm utilizan para echarse las culpas uno a otro, sobre todo cuando se acercan los períodos electorales. Según se puede observar, ni PP ni PSOE muestran interés por la cultura de la ciudad de Benidorm.

Los dos partidos han dado indicios suficientes de desidia y de no querer abordar el asunto para dar solución a una mole de cemento inacabada que se deteriora por falta de mantenimiento y que en ocasiones es refugio de drogadictos e indigentes. El último episodio de este esperpéntico asunto se produjo el pasado lunes, cuando hubo de hacer un receso en el pleno ordinario del Ayuntamiento de Benidorm para que los concejales del PP y Ciudadanos, que no los del PSOE, se acercasen hasta la puerta del centro inacabado para recoger de manera simbólica las llaves de la obra en construcción de la mano de Antonio Rodes, director de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV).

Una “performance” que no salió bien, ya que el esperado Rodes no apareció, dando de nuevo lugar a un cruce de acusaciones del ya clásico “y tú más” para culparse mutuamente de no haber convocado una reunión bilateral previa para no se sabe qué, cuando el tema está más claro que el agua. La SPTCV se queja de que el Ayuntamiento se niega a convocar una Comisión Mixta, una más, para solucionar un asunto que hace décadas que colea.  

Ahora el alcalde, Toni Pérez, no quiere reconocer al interlocutor de la SPTCV “porque este alcalde no va a tener en cuenta nunca las barbaridades que están diciendo”, y por su parte, Antonio Rodes, director de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana, acusa al alcalde de lo mismo y dice que “da muestras claras de no estar por los intereses de Benidorm, sino de priorizar su posición de jefe provincial del PP y dar la batalla política al Consell…”, y mientras compiten en ver quién es más imaginativo para justificar su incompetencia, los ciudadanos contemplan la repetición de un espectáculo que lleva representándose décadas, desde que en el año 2000 se anuncio su construcción.

Y mientras los de siempre se tiran los trastos a la cabeza con disculpas infantiles, la casa sin barrer y el Centro Cultural cayéndose a trozos. Para VOX, Benidorm no es sólo turismo de sol y playa. La ciudad tiene un gran potencial en otros aspectos complementarios para fidelizar ese turismo y uno de ellos es una buena programación cultural y un Centro donde la cultura complemente al ocio. Una de las carencias del Benidorm actual es la falta de espectáculos culturales de categoría nacional e internacional.

Gracias a pequeños grupos de aficionados al arte, teatro y otras actividades culturales, la ciudad dispone de algo de cultura, lo que es insuficiente pero que al parecer siempre ha sido suficiente para los gobiernos municipales y autonómicos, aunque la oferta cultural de la ciudad de Benidorm puede y debe mejorar y ser más amplia, y para ello es necesario que tanto el Gobierno de la Generalidad como el municipal se pongan de acuerdo y dejen de lanzarse dardos para buscar quién es más culpable.

El espectáculo bochornoso dado durante décadas ya cansa a los vecinos y turistas de Benidorm, que observan los rifirrafes como si de un culebrón turco se tratase.

El coordinador de VOX en Benidorm, Miguel San Martín, ha comentado que “esto no es serio y parece un vodevil cuyo título podría coincidir con la famosa película «La historia interminable´´. En el año 2000, el diputado autonómico del PP Manuel Pérez Fenoll, que luego fue alcalde de Benidorm, anunció la construcción del Centro, que estaría acabado en tres años con un presupuesto de 45 millones de euros en un principio, aunque tardaron ocho años en iniciar las obras, cuyo presupuesto ha ido decreciendo década a década. Han pasado 20 años en total y el centro ha rebajado sus expectativas a la mitad y no digamos la partida asignada. Ahora pretenden abrir una parte del centro inacabado pero tampoco se ponen de acuerdo”, y San Martín añade que “los ciudadanos que viven en Benidorm y los turistas ya se lo toman a risa, pero tanto PP como PSOE no son conscientes de que llevan 20 años haciendo el ridículo. A ver si dejan de regañar como niños y de una vez se ponen a trabajar para cumplir parte de lo que unos y otros prometieron hace 20 años, porque Benidorm lo necesita. Es vergonzoso lo que está ocurriendo y parece una tomadura de pelo por parte de PP y PSOE, que son los que tienen que solucionar el problema pero son ellos mismos el problema”.