El sector turístico de la Comunitat Valenciana recuerda los dos años del estado de alarma y se reivindica como VACUNA ante la guerra y la intolerancia

#ElTurismoeslavacuna es la campaña que comparten todas las organizaciones turísticas y que en este aniversario se centra en el turismo como actividad de paz y de concordia.

Ayer 14 de marzo se conmemoraba que hace dos años se declaró el primer estado de alarma que supuso el inicio de la más grave crisis social y sanitaria que hemos vivido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.
El año pasado, el sector turístico de la Comunidad Valenciana puso en marcha el movimiento #elTurismoeslavacuna para resaltar el valor de los viajes y de las vacaciones como gran conquista de la sociedad moderna, siendo el turismo esa vacuna social, laboral, económica que se sumaría a la vacuna sanitaria que tanto efecto ha tenido. 

Cuando se cumplen estos dos años de situación excepcional, el sector quiere recordar que en el nuevo escenario que se ha abierto con la invasión rusa en Ucrania, el turismo es la vacuna contra la intolerancia y la guerra. Allí donde hay turismo no puede haber violencia. Allí donde hay turismo hay paz.

Recordando las palabras del Secretario general de la ONU «La paz y el entendimiento mutuo son ingredientes esenciales para la recuperación. Y el Turismo es la principal fuente para para el entendimiento. Tiene una capacidad única para promover la paz entre los pueblos de todo el mundo«.

Por ello, las asociaciones y entidades turísticas de la Comunidad Valenciana han puesto en marcha de forma conjunta esta campaña en redes sociales y en sus canales de comunicación, como posición frente a la barbarie e invasión rusa que tanto está alterando el escenario de la recuperación económica y social tras dos años de coronavirus. 

En la campaña que se publica hoy se recuerda lo siguiente:

Hace 730 días que el turismo inició la andadura más difícil de toda su historia.
Dos años de incertidumbres, de dificultades y de problemas, pero también de ilusión por la recuperación y por volver a ser referentes de la gran conquista de la democracia: conocer nuevos países, nuevas culturas, nuevos mundos…
Dos años de vacunas que han logrado arrinconar a un virus, pero que no han podido con el peor de los fantasmas: el de la guerra.
Porque el TURISMO es sinónimo de paz, de concordia y de entendimiento entre los pueblos y culturas.
Porque el turismo nos hace libres y porque si hay algo que tenemos claro es que El Turismo es la Vacuna.