Benidorm inicia hoy la segunda fase de las obras de renovación de la Avenida Europa

La actuación afectará al tramo comprendido entre las calles Ibiza y Esperanto y no supondrá coste alguno para las arcas públicas

Se renovarán las redes de saneamiento y agua potable, así como las aceras, que contarán con material antideslizante

Hoy lunes ha dado comienzo la segunda fase de las obras de renovación de la Avenida Europa, uno de los principales viales de la ciudad, que afectará al tramo comprendido entre la calle Ibiza y Esperanto. La actuación, que se incluye dentro de las mejoras ofertadas cuando se adjudicó la renovación de la Avenida del Mediterráneo, “no supondrá coste alguno para las arcas municipales”, según ha explicado el concejal de Obras, José Ramón González de Zárate.

Una vez finalizada esta intervención quedará un solo tramo por renovar, el comprendido entre Mediterráneo y la Avenida de Madrid, que se ha dejado para cuando se ejecute la segunda fase de la renovación de Mediterráneo. “Se ha optado por dejar este tramo para el momento en que se renueva la segunda fase de la avenida y hemos preferido ejecutar el de enfrente del Centro Cultural, una obra que podía haber costado entre 4 y 5 millones de euros y que no costará nada” ha añadido el edil.

Al igual que en la primera fase de los trabajos en Europa, ejecutada entre las calles Lepanto e Ibiza, la intervención que comienza hoy consistirá en la renovación de la red de saneamiento, pluviales, agua potable y aceras “mejorando así tanto la imagen de una de las principales arterias de Benidorm como la accesibilidad y los servicios”.

González de Zárate ha pedido “paciencia” a los residentes y usuarios ante las molestias que puedan derivarse de los trabajos, ya que el resultado es “una mejora importante de la escena urbana y la accesibilidad en todos los puntos de la vía, además de la gestión y calidad de los servicios relacionados con el ciclo del agua, porque hablamos de una red que se hizo hace 40 años y ya era necesaria una renovación”.

Los trabajos que se inician hoy comprenderán el cambio de la red de saneamiento y agua potable, que hasta ahora contaba con una tubería de fibrocemento de 150 mm “y la sustituimos por otra de 300 dando más capacidad a los vecinos de esa manzana”. Este cambio permitirá además que una vez esté operativo el Centro Cultural “se pueda conectar a esa red”.

En cuanto a las aceras, se empleará material antideslizante y con accesibilidad en todos los pasos de peatones. “Una vez finalizada la obra habremos renovado toda la avenida en esta legislatura, lo que supone un cambio muy considerable que ya tocaba porque se hizo hace más de 40 años” ha señalado González de Zárate.

Con respecto al tráfico, el concejal ha aclarado que “no habrá afecciones” y que tan solo se eliminará aparcamiento en zona azul mientras dure la obra “para la reserva de maquinaria”. Además, ha agregado, los trabajos “avanzarán poco a poco por paños para molestar lo menos posible. Hay que tener en cuenta que la acera es bastante ancha y permite que se pueda trabajar sin molestar a los usuarios”.