La Vila Joiosa recupera un gran muro de bancal iberorromano para su visita pública

La estructura es uno de los márgenes agrícolas más antiguos conocidos en Europa

Dado su gran interés histórico, y tres años después del descubrimiento durante los sondeos previos a la construcción de una urbanización en la partida de Torres de la Vila Joiosa, el Ayuntamiento instala la estructura a pocos metros del lugar del hallazgo para su visita pública.

La estructura, excavada en el año 2018 en la parcela 13 del PP27 Torres del PGOU de la Vila Joiosa por la empresa Alebus S. L. para la promotora Torres Investment Opportunities 3, S. L., constituye, según el Servicio Municipal de Arqueología de la Vila Joiosa, un testimonio de excepcional importancia sobre el aterrazamiento de los suelos agrícolas en los siglos II-I a. C. en Hispania. En esta época la ciudad íbera que hubo bajo la actual la Vila Joiosa (Alon) ya pertenecía a la República romana.

Se trata de un gran muro de una sola cara, de 12 metros de largo, que soportaba un bancal o terraza de cultivo. Conserva cuatro hiladas de grandes piedras calizas del lugar. Como otras estructuras similares descubiertas en la Vila Joiosa, se parece mucho a los bancales modernos, pero con piedras mucho mayores.

Tras su excavación en el año 2018 se desmontó la estructura piedra a piedra,  documentando la ubicación de cada de ellas para su futura restitución. En 2021 la Concejalía de Patrimonio Histórico ha decidido su montaje en la parcela de propiedad municipal situada inmediatamente al norte del lugar del hallazgo. Ha sido un trabajo complejo que ha vuelto a colocar cada una de las piedras en su lugar original exacto, gracias a la pormenorizada documentación de fotografías y planos que se hizo durante el desmontaje. Los trabajos han sido también ejecutados por Alebus S. L. en las últimas semanas.

La estructura restituida es uno de los márgenes agrícolas más antiguos de Europa conocidos hasta la fecha, varios de los cuales se han hallado en el término municipal de la Vila Joiosa. Su estado de conservación, con casi un metro y medio de alzado, le da un gran interés no solo científico, sino sobre todo divulgativo y turístico, como un testimonio cultural y turístico único en España. No se ha conservado para su disfrute público hasta hoy, que tengamos constancia, ningún resto de este tipo y esta envergadura, lo que aporta a la Vila Joiosa, y al plan parcial del Torres en particular, un atractivo patrimonial original.

De esta forma se recuperan testimonios de la vida cotidiana, de la economía de la zona hace más de 2000 años, más allá de la restauración de monumentos. Con ello se pone de relieve el valor de la historia colectiva, del esfuerzo anónimo de las personas a lo largo de los siglos, y no solo de las grandes construcciones y personajes. De hecho, el margen se encuentra a escasos metros de la Torre de Sant Josep, una de las tres torres funerarias romanas bien conservadas en España, sepulcro de un magnate del s. II d. C., probablemente Lucius Terentius Mancinus. Esta torre es uno de los monumentos romanos más relevantes de la Comunidad Valenciana, y unida al nuevo margen agrícola se convierten en un punto de visita obligada para los amantes de la arqueología íbera y romana.

En 2022 la puesta en valor se completará con un panel interpretativo accesible que permitirá comprender su interés en el contexto de la arqueología europea.