Ya está en marcha el protocolo de choque contra el riesgo de inundaciones en l’Alfàs

El Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi ha puesto en marcha el protocolo de limpieza de barrancos, imbornales y colectores, un plan de choque contra la llegada de la época de fuertes precipitaciones y sus consecuencias. Se han intensificado las tareas habituales de limpieza y desbroce en los puntos y zonas con mayor riesgo de sufrir los efectos, para evitar inundaciones, según ha informado el concejal de Servicios Técnicos y Limpieza del Ayuntamiento de l’Alfàs, Oscar Pérez.

Un protocolo coordinado por las concejalías de Limpieza y Servicios Técnicos, Urbanismo, Seguridad Ciudadana y Medio Ambiente. Se han intensificado las intervenciones en zonas catalogadas como estratégicas, donde se acumulan residuos, tierra, hojarasca o cualquier otro elemento que impida el correcto curso del agua, y por tanto, el buen funcionamiento del sistema de drenaje. El plan de choque en marcha contra el riesgo de inundaciones, frente a la llegada de la época de fuertes precipitaciones, abarca todo el término municipal de l’Alfàs, informa el concejal Oscar Pérez, y supone un esfuerzo importante realizado de manera coordinada desde las diferentes áreas municipales para ejecutar las tareas por operarios de las empresas concesionarias de la gestión del agua y limpieza viaria, Hidraqua y SAV, en colaboración con empleados públicos, a fin de minimizar al máximo entre todos el riesgo de inundaciones en caso de la llegada de fuertes precipitaciones.

El mantenimiento de la red de alcantarillado se realiza de forma cotidiana a lo largo del año, y estos protocolos de limpieza de imbornales son necesarios. Los imbornales son los elementos urbanos que recogen el agua de lluvia, y la derivan a la red de alcantarillado. Por eso es de vital importancia que se mantengan limpios, ya que cuando se colman de residuos arrastrados por el agua de las precipitaciones ven reducida su capacidad de drenaje. La concesionaria del servicio destina equipos humanos y técnicos adaptados para limpiar la rejillas y los ramales de los mismos.

Los operarios ejecutan el levantamiento de la rejilla de cada imbornal, liberando así cualquier elemento que impida el paso del agua. Al mismo tiempo, se realiza el desbroce selectivo de la vegetación y otros residuos de cauces y barrancos, actuaciones de limpieza y mantenimiento estas últimas que cuentan con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

Un plan de choque que establece un orden de intervenciones, según criterios técnicos, que comprende la zona de la Playa de l’Albir, Pla de la Serra, Sant Pere, Avenida Constitución, Avenida Carbonera, Casco Urbano, Calle Ferrería, además de urbanizaciones como Jardín de Alfaz, San Rafael o Belmonte. Un plan respaldado también por miembros de Protección Civil, una actuación preventiva, cuyo objetivo primordial es evitar riesgos, minimizar daños y garantizar la seguridad ciudadana.