¿Una de miedo?

Revelan el origen del mensaje oculto en 'El Grito' de Munch
El grito de Eduard Munch, cumbre del Expresionismo

Fernando Fer.- ¿Recuerdan la película » Atrapado en el tiempo»  con Bill Murray como protagonista colosal del famoso día de la marmota que una y otra vez se repite exactamente en la vida de nuestro singular actor? 

Suele ocurrirnos cuando encendemos el televisor.  Los mismos con las mismas.  Todos los días la misma rutina se esparce por  nuestro camarote de los Hermanos Marx particular con faranduleros oportunistas  que hacen de moralistas y fontaneros venidos a políticos que no saben dónde está la avería y averías que  no saben dónde está su político que irresoluto intenta hacer de fontanero.  Unos cuantos hacen lo que pueden, la mayoría se deja llevar por los que pacen en la verde hierba de la prosperidad cómoda y sutil.  El aliento de los ciudadanos de a pie llega solo a quien ha sido ciudadano de a pie.  No lo invento yo ni usted, la verdad está ahí fuera.  Un 10 por los que cumplen con lo que prometen. 

Sonroja, por otra parte y más oscura, el hecho de que nuestros gobernantes elijan a nuestro poder judicial como cuando el gorrón de turno venía a tu casa a comerse tu bocata a medias contigo.  Le dabas la mitad porque no tenías más remedio.  Un «hoy por ti mañana por mi» a regañadientes.  Y pasado mañana nos libramos de un santo juicio ya que tenemos repartidos a los apóstoles.  Y Judas con quien va?…

Extremadamente gracioso es el veto continuo impuesto a nuestra lengua, con un «modernismo» equivocado y una falsa moral algunos intentan denostar nuestra historia y nuestra evolución anulando sin tapujos parte de nuestra identidad.  Sin ir más lejos hace poco pude presenciar atónito en nuestra televisión pública la puesta en tela de juicio de la simple, bella y tan nuestra canción  de los buenos de Manolo y Ramón de Dúo Dinámico por «15 años tiene mi amor»…si alguien es capaz de dudar de la «ausencia de maldad» de esta letra y de su intención es que la tormenta mental que asola su vida no tiene parangón. 

El controvertido esplendor del  rugido de un volcán que despierta después de 50 años agazapado en su enorme madriguera en la paradisíaca isla de la Palma ha llenado nuestros ojos del rojo espectacular de sus brasas y de la desesperación de un pueblo que llora por su hogar y pide a gritos un atisbo de esperanza y un futuro mejor agarrados a sus gobernantes.  Otra oportunidad más para la toma de decisiones una vez calme su innegable poder venido de las entrañas del infierno. La madre naturaleza una vez más demostrando su fortaleza para que nadie dude de su poder matriarcal.  Una oda musical en honor a los damnificados por el volcán;  Intermezzo de Mascagni de Cavalleria Rusticana. 

Todavía en tiempos postapocalipticos y en plena recesión económica los carburantes y el precio de la luz se instalan en alturas históricas.  No hay motivo para alarmarse, no hay problema, ya que no hay solución a la vista, de esta manera el problema se resuelve haciéndonos a la idea de que no queda otra que joderse y pagar.   Si la tecnología Led y los electrodomésticos A+  nos habían abierto alguna ventana a la esperanza, si los coches eléctricos están tras esa ventana haciéndonos un guiño de cara al fururo, se encarece un 300%  la luz y ya no parece la mejor solución, contaminación a parte, para nuestros bolsillos.  Y ahora qué?  Un paso atrás señores dueños de casi todo.  

PD   Frecuentemente tendemos a pensar que las noticias o los hechos negativos que nos rodean  son más reales y mayores en número que los positivos o no hirientes.   Todo ello es debido en gran medida al excesivo miedo con el que convivimos, y digo convivir porque realmente no está dentro de nosotros.  El miedo nos acompaña y depende de nosotros tenerlo en cuenta o no.  Vivir con miedo a demasiadas cosas enferma.  Lo negativo vende, lo positivo apenas tiene valor como noticia.  Asumir que hay más noticias positivas que negativas en este mundo no es de locos.  De locos es tomarse en serio demasiadas cosas.