Hosbec rechaza una tasa turística en versión municipal y no cree que los municipios gobernados por PSOE o PP tengan pensado implantar este “nuevo impuesto de los reinos de taifas”

Valencia estaría en clara desventaja competitiva respecto a ciudades con las que se bate en los mercados de negocios. La ‘tasa turística’ reactivaría el alquiler turístico ilegal de viviendas y la economía sumergida.

Hosbec quiere manifestar de nuevo su posición contraria sin fisuras al establecimiento de un impuesto que se aplique las estancias hoteleras y en alojamientos turísticos, popularmente denominado “tasa turística”, ni siquiera ante un modelo de aplicación municipal. 
 
Insistimos en que no existe ninguna necesidad de poner en marcha esta figura impositiva, mucho menos si tenemos en cuenta que el sector está todavía sumido en la más grave crisis que ha sufrido en su historia y que todavía nos quedan muchos meses de dificultades por delante.  Con unas pérdidas de más de 1.500 millones de euros que tardaremos muchos años en recuperar, nos indigna especialmente que se trate este asunto con la frivolidad con la que se hace: intentando hacer populismo y ganar apoyos públicos insinuando que esta “tasa turística” va a terminar con algunos de los problemas estructurales de la Comunidad Valenciana como la vivienda, la sanidad o la educación. El problema de fondo es la financiación autonómica y en ese punto HOSBEC ha apoyado y apoyará al Gobierno Valenciano en todas sus reinvindicaciones.  
 
La Comunidad Valenciana es una realidad turística que no puede compararse con ninguna otra. No es París, ni Barcelona ni Baleares. Y sí un producto muy sensible al precio que se vería perjudicado de llevar adelante una medida como la que han propuesto desde alguno de los socios del Gobierno Valenciano.
  
Según el presidente de Hosbec “no creemos que los municipios gobernados por PSOE o PP caigan en este “reino de taifas” que se quiere proponer y no pondrán en marcha en sus municipios ningún impuesto adicional. 

En ese caso, el municipio que más claramente podría quedar afectado sería Valencia. Con una tasa se situaría en clara desventaja competitiva respecto a ciudades con las que se bate en los mercados de negocios cada día: Madrid, Sevilla, Málaga, Vigo, Bilbao, Zaragoza, …. Todos son destinos sin tasa que serían elegidos de forma preferente pues tienen iguales o mejores conectividades, iguales o mejores instalaciones y una oferta hotelera sumamente competitiva. Insinuar siquiera una tasa futura en un escenario de previsión de caída de más del 20% del mercado MICE, no va a ser nunca una buena estrategia para la recuperación. 
 
De las comunidades autónomas con relevancia turística, la Comunitat Valenciana es la que está a la cola, a mucha diferencia de las que tienen un mayor gasto turístico. Siempre es más productivo para nuestro tejido económico que todo lo que se vaya a recaudar por tasa, se ponga en manos de los consumidores para que puedan gastar más en su estancia turística. Esto es lo que fomenta el empleo y la generación de riqueza y lo que de verdad puede elevar la aportación del turismo en impuestos que ya roza, en el último año prepandemia, los 4.000 millones de euros. 
 
La ‘tasa turística’ hará que crezca la comercialización turística irregular de viviendas que no pagarán impuesto alguno y que incrementará la economía sumergida y que agravará los problemas de vivienda para alquiler de larga estancia de lo que tanto se está hablando en los últimos días.
Tal y como recordó el pasado viernes el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos turísticos (CEHAT) en los centros urbanos y zonas turísticas de mayor demanda la proliferación de los pisos turísticos ha significado una caída superior al 25% de la oferta de las viviendas en alquiler, habiendo una relación directa entre el incremento de precio en estas zonas y la proliferación de este tipo de alojamiento, en muchos casos, ilegal”.

Los datos estadísticos son los siguientes:

El 60% de la recaudación de una ‘tasa turística municipal’ se concentra en los municipios de Benidorm, Valencia y Alicante.

Según los datos del INE la Comunidad Valenciana registró 30 millones de pernoctaciones hoteleras en 2019. De ellas el 60% tuvieron lugar entre Benidorm (11,5M), Valencia (4,3 M) y Alicante (2M), por lo que es en estas tres ciudades en las que se concentra la gran parte de la posible recaudación por una ‘tasa turística’ municipal.  Tras estos municipios se sitúan por volumen de pernoctaciones Peñíscola (1,6M) y Gandía (1M).