El derecho de las palabras

Puede ser una imagen de crepúsculo, naturaleza, nubes y océano

Manuel Maestro Real.- Me he convertido en un acérrimo activista de la razón de ser, de la buena salud de la educación, pero ante todo, ahora soy un activista que defiende los derechos que merecen los grandes acuerdos a los que he llegado con mi propia forma de inventar mi manera de vivir y aquella que trató de imponer la conducta humana.

Ahora diseño poemas que tienden a reivindicar el derecho a completarlos con aquello que se ha perdido, y algunas otras cosas que solo se han poseído en los sueños más bellos de cuantas noches permitieron que aún perdure su recuerdo.

Ahora me despierto con ganas de luchar, con ganas de reclamar todo cuanto creo que solo me pertenece a mí, a cuantas cosas considero que siempre tuve cerca, aun habiéndolo alejado de mi memoria por creer que no amé como se me amó a mí.

Ahora me despierto únicamente cuando el sueño en el que lo perdí todo no enlaza con otro en el que pierdo el miedo a buscar lo perdido por lugares donde mi memoria nunca supo navegar.

Es ahora cuando regreso al mundo real convertido en un activista capaz de atentar con mis palabras contra esa realidad que me desterró de por vida de mis propios sueños de libertad para amar a todo lo que considero que necesito para seguir siendo el hombre feliz que soy ahora mismo al haber podido leerte este poema.