Benidorm, pese a todo, se engalana para recibir la temporada alta

wp-15846232386173332205797968661153.jpg

La definición es muy clara: la Arquitectura de Interiores se refiere al diseño de un espacio que ha sido creado a partir de una construcción existente, así como la interacción humana en su interior. Esta semana he estado hablando de este tema, por sky line, con dos prestigiosas diseñadoras de Benidorm: Amaia Pajín y Ana Tortosa. ¿Por qué? Pues porque, de enero a marzo (antes de la llegada de la pandemia), son meses en los que las empresas, sobretodo hoteleras, echan el cierre y emprenden obras y mejoras en sus establecimientos para lucir sus mejores galas de cara a la temporada alta. Ahora parece que no hay un mañana pero “lo habrá” apuntan mis invitadas de hoy y “tendremos que estar preparados”. Hoy les propongo un viaje al mundo de la Arquitectura de Interiores de la mano de dos mujeres, dos emprendedoras, que pese a sus casi 30 años de diferencia de edad y llevar 16 años trabajando juntas, han conseguido formar un equipo avalado por una nutrida y surtida cartera de clientes, “que son lo más importante para nosotras y nuestra ilusión y empeño hace que al final acaben siendo nuestros amigos”.

Un reportaje de Belén Richarte

Amaia y Ana

Cuando hablamos de esfuerzo, trabajo, equipo, Arte, ilusión, pasión, éxito, mujeres, emprendedoras…autónomas, como todos, en momentos difíciles y te dicen “que habrá un mañana y que habrá que estar preparados para ello, como que el corazón se relaja, te dejas llevar en el tiempo y nos remontamos a los orígenes de esta columna y por tanto a los orígenes de “nuestras interioristas” Amaia Pajín y Ana Tortosa a las que como a todos la vida no les sonríe porque un día se levantaron con todo hecho sino que “hubo que trabajárselo mucho”. Se lo dice la que escribe está líneas, que creo haber visto la mayor parte de sus trabajos y cada uno de ellos supera al anterior. Lo digo en mi columna semanal y de forma completamente subjetiva porque hace ya tiempo que me declaré fan de la obra de estas dos mujeres. Y hay testigos que pueden corroborar que lo que acabo de decirles es verdad. De cualquier forma, el trabajo, el esfuerzo y la pasión es firma de la casa y pese a ser sólo la opinión de una periodista neófita en el tema y no una especialista en el género, creo que en las imágenes que acompañan al texto ustedes mismos pueden hacerse su propio criterio.

Los Orígenes

Por ello empezamos a hablar con Amaia Pajín de sus orígenes y nos cuenta que “aunque veraneaba todos los años aquí, junto a mi familia, llegué para quedarme en Benidorm desde Donosti con ocho años y enseguida me adapté. De mi niñez recuerdo con mucho cariño jugar con mis amigos por la urbanización, por los naranjos, los almendros y hacer cabañas en esos mismos árboles, cómo aprendí a nadar en la piscina,…”. A Amaia no hay más que oírla para vernos un poco retratados en alguna de esas pandillas de chavales que nacimos en Levante y que nos metíamos por los antiguos solares abandonados de la Avenida de Europa y adyacentes repletos de huertos abandonados de naranjos, almendros, oliveras,… y que pronto se convirtieron en bloques de edificios.

IMG_6933

Por su parte, Ana Tortosa, nacida en Benidorm, al contrario que Amaia, a los nueves años “mis padres decidieron que mis hermanos y yo estudiáramos en Alicante, aunque los fines de semana y los veranos los pasamos aquí. Mi infancia fue muy feliz” -y añade- “ yo por mi edad viví un Benidorm que tenía vida desde Semana Santa hasta final del verano y luego se convertía en un pueblo donde todos nos conocíamos. Infancia de mucho juego en la calle y en verano los grupos crecían con los amigos (casi todos los años los mismos) y formábamos grandes pandillas que a día de hoy mantengo contacto con muchos de ellos a pesar de que los años han pasado e incluso no nos hemos vuelto a ver, pero siempre hay una ocasión para mandar un mensaje o llamar”. ¡Y es que de esas pandillas del verano nacían fuertes vínculos afectivos que perduran hasta el presente!

El amor por el Dibujo

IMG_6668

Amaia recuerda que fueron sus padres los que le inculcaron el amor por el dibujo, “ellos ya pintaban cuando yo era pequeña, y lo hacían muy bien, cuando vivía en el norte yo iba a clases de barro y pintura, y cuando nos instalamos a vivir aquí fuí a clases con Pepita, que tenía una pequeña tienda artística al lado del colegio Las Monjas”. En en caso de Ana “desde pequeña mi pasión era el dibujo y las manualidades, creo que la decisión fue mía. Estudié Decoración, Delineación y tres años de Bellas Artes, también he hecho varios cursos de “Escaparatismo”.

IMG_4218

Y es que el currículum de mis invitadas de hoy es además de extensa formación y por eso ambas son tajantes a la hora de definir y clasificar su trabajo. Para Amaia Pajín no hay discusión alguna entre el término de Arquitectura de Interiores frente a Diseño de Interior por lo que lo tiene muy claro: “A mí me gusta más el término Arquitecta de Interior porque distribuimos y sacamos el mejor espacio posible, y lo desarrollamos hasta el final. Realizamos todos los planos técnicos necesarios, alzados y demás detalles para tener toda la información posible del proyecto”. En ese mismo sentido se manifiesta Ana: “A mí particularmente me gusta más la definición de Arquitecta de Interior, ya que no sólo hacemos interiores sino que desarrollamos todo el proyecto desde el principio al fin”.

IMG_3924

Dicen no tener una tendencia concreta ni se manifiestan seguidoras de ningún renombrado arquitecto de interiores vanguardista. Para Amaia: “La verdad es que yo no he seguido a nadie en especial en el mundo del Interiorismo” -y añade Ana-, “yo al igual que Amaia creo que nunca he tenido un referente concreto, me gusta conocer y conocer al cliente que nos encarga el proyecto y luego, según necesidades y gustos, comenzamos a trabajar, hasta conseguir el objetivo”.

Dos mujeres en un mismo “espacio”

En el caso de Amaia Pajín comenzó tu trayectoria profesional, nada más graduarse, en la empresa de esculturas y pintura decorativa “Decoración Mondecor”. Pero enseguida decidió establecerse por su cuenta con “Interart” en 1999 y desde el año 2004 con “Trazos d’Interiors”, junto a Ana Tortosa. Casi desde un principio optó por ser una mujer emprendedora. Tan joven y con los pies en el suelo explícame como se compagina llevar una empresa, crear (porque en vuestra profesión se crea también Arte) con la vida la familiar: “No es fácil pero como para todos los que emprenden con hijos. Afortunadamente cuentas siempre con la gran ayuda de tus padres, de tu pareja y amigos, por lo tanto es más fácil”.

ce19cbc1-e844-4a44-a538-a60143c126aa

Por lo que respecta a su trayectoria empresarial asegura “es cierto que desde un primer momento opté por montar mi propia empresa, en Mondecor estuve muy poco tiempo, apenas unos meses” -y añade- “allí conocí a una compañera, Patricia, con la que conecté enseguida y decidimos ponernos por nuestra cuenta a los pocos meses. Después de unos años cada una siguió por su camino. Al tiempo, una amiga, Mariló Tortosa y su hermano José Miguel, me encomendaron la labor de diseñar su local en Benidorm, el Restaurante Taita, antiguo taller de motos Motard, y allí, un sábado, conocí a Ana también interiorista. En aquella época Ana todavía vivía en Murcia y sólo nos veíamos los fines de semana que ella venía y repasábamos juntas la obra de su hermano. Mi compañera, por circunstancias de la vida, volvió a Benidorm y empezamos nuestra andadura hasta hoy”.

Tras 40 años trabajando en el sector, nadie mejor que Ana Tortosa para explicarnos cómo ha ido evolucionando el mundo del “Interiorismo” a lo largo de todo este tiempo.“Durante todos estos años los cambios han sido muchos, sobretodo tecnológicos. Comencé haciendo mis proyectos a mano e incluso (lo que hoy son Infografías); entonces hacíamos perspectivas pintadas con acuarelas o rotuladores. En mi caso creo que he ido avanzando y aprendiendo para estar siempre actualizada, el tener una socia joven también es una gran ayuda, porque yo me siento igual”. (Ríe: jajajaja).

Ana donde más ha trabajado ha sido en Murcia, ciudad donde ha residido casi cuarenta años. En 2004 volvió a Benidorm conoció a Amaia y juntas decidieron montar la empresa ‘Trazos d´Interiors’. ¡Amaia tiene casi treinta años menos que Ana! ¿Lo tuviste claro desde un principio Amaia? ¿Fue un flechazo a primera vista Ana? Contesta Ana: Mi experiencia laboral es muy amplia, durante los casi 40 años que llevo trabajando, mi primer trabajo fue en Benidorm en el departamento de Decoración de la empresa Suministros Hosteleros García, me casé y me trasladé a Murcia, donde estuve trabajando en un estudio de arquitectura, llevaba la parte de Interiorismo, y la verdad es que con Amaia pronto conectamos” -para concluir diciendo- “lo tuvimos muy claro las dos desde un principio”.

1992a4fc-df87-43cd-9586-6e9ce29f4c08 - copia - copia (2)

Amaia y Ana llevan trabajando codo con codo 16 años y a pesar de su diferencia de edad han formado un gran equipo, avalado por el éxito obtenido en cada uno de sus trabajos y el abanico de las empresas que forman parte de vuestra cartera de clientes. ¿Cómo es vuestro día a día?

Según Amaia Pajín “la verdad es que ha sido muy fácil trabajar con Ana desde el primer momento, evidentemente hemos tenido nuestras diferencias, como cualquier matrimonio, pero Ana es una mujer muy vanguardista, luchadora y con muy buen humor y, sobretodo, de una gran generosidad” -y destaca-, “cada una lleva su proyecto, pero siempre valoramos y estudiamos juntas cada uno de ellos, para darle nuestra perspectiva conjunta, para mejorarlo. Hay semanas que ni nos vemos absorbidas cada una con sus obras, pero siempre nos llamamos al final del día para contarnos como nos ha ido y acercar posturas”.

Igualmente, Ana Tortosa apunta que “llevamos 16 años juntas y a pesar de nuestra diferencia de edad hemos formado un equipo maravilloso, el tiempo ha demostrado que todo en nosotras ha sido positivo. Siempre hemos sabido respetarnos y lo más importante que tenemos es mucha compenetración y nuestros gustos son muy similares, como dice Amaia, cada una llevamos proyectos distintos” -para concluir-, “desde un principio decidimos no incorporar a nadie a la empresa y ser nosotras las que lleváramos directamente los proyectos, esto nos obliga en épocas de mucho trabajo de ejecución de obras a casi no vernos, pero siempre estamos en contacto”.

92CFF70D-CE84-49FB-8A07-73177C711D63 - copia

Si le pregunto a Ana que defina a Amaia en tres adjetivos, no lo duda: “imaginativa, trabajadora y superservicial” y si le pido a Amaia lo mismo con respecto a Ana, tampoco lo duda un minuto: “generosa, fuerte y trabajadora”. Con estos ingredientes el cóctel para crear una empresa dedicada a este género del “Arte” no puede fallar.

Ahora explican que están “teletrabajando” porque “si hemos salido de otras crisis, saldremos de ésta y confiamos que a la vuelta de la cuarentena podamos retomar las obras con más ilusión”. Conozco vuestros curriculums y me asalta una pregunta: ¿Los apellidos Pajín y Tortosa a vosotras de qué os han servido? Amaia dice que “como cualquier otro apellido más en la vida, porque lo que tengo que lo he curraó yo a pulso”; por su parte, Ana creé “que ni para bien ni para mal”.

¿Sabías qué Amaia y Ana son las responsables de decoraciones…?

Hospitales: Imed Elche, Imed Valencia, Hospital Miramar en Palma de Mallorca, Clínica Estética Albir Medical. Estética Catalina Ares, Peluquería Syolo.

Hoteles: En Benidorm Hotel Centre, Hotel Mónica Holidays, Hotel Levante, Apartamentos Levante, Hotel Benidorm Celebration, Hotel Cristal Park; Hotel Villa Luz (Gandía); y Hotel Montíboli de Villajoyosa. Y ahora mismo se hayan inmersas en los trabajos arquitectura de interiores del Hotel Rosamar y de los Apartamentos Turísticos La Palma de Benidorm, así como en otros apartamentos Turísticos en l’Albir.

Restaurantes y Cafeterías: Bell Mare Pizzería, Nàutic (l’Albir), The Bull Dog, Café Olé, Lucciano Tratoria, La Vaca Vieja, Distinto Gasttrobar (Alicante), Diva 13, Taita, Amix Altea.

Panadería: Space Bake en l’Albir.

Viviendas-Pisos: Oficinas Valmesa, Proinsa Habber Tec en Madrid.

Ludoteca: Pim, Pam, Pum en Benidorm.

Tiendas: La Tenda en Castell de Guadalest.