Los Concejales de CONTIGO denuncian el obstruccionismo del Alcalde de Benidorm hacia su trabajo de Oposición

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas e interior

Los dos Concejales No Adscritos en el Ayuntamiento de Benidorm, Juan García y Leopoldo Bernabeu, han denunciado públicamente el obstruccionismo al que se están viendo sometidos por parte del alcalde Toni Pérez y su equipo de Gobierno, hacia su labor de Oposición. Así lo han puesto de manifiesto a través de una rueda de prensa convocada a tal efecto y en la que han esgrimido la dificultad que están teniendo en estos últimos meses para poder debatir las diferentes mociones que van presentando a los Plenos.

Los dos concejales, representantes en este momento del nuevo proyecto político Contigo Somos Democracia, han hablado del hostigamiento que sienten por parte de la máxima autoridad hacia su desempeño, “un trabajo que redunda en Mociones que presentamos a los Plenos al objeto de intentar mejorar la vida de los ciudadanos de Benidorm, pero que como son buenas propuestas y no las ha traído el equipo de Gobierno, pone todo tipo de trabas para que no se realicen los informes técnicos necesarios y que las Mociones se puedan debatir”.

Han denunciado que se trata de un total de ocho las propuestas que han presentado en los dos últimos meses, un tiempo en el que han recalcado que otros grupos políticos de la Corporación no han sido capaces de traer ni una sola propuesta a debate, y en cambio “nuestras ocho Mociones se han visto salpicadas por polémicas artificiales generadas gratuitamente por el equipo de Gobierno para impedir y coartar nuestro legítimo trabajo”.

De estas ocho, dos de ellas, las referidas al tema del Outlet Market y la otra al caso de la Subzona C “que después de no haberse podido debatir en los dos anteriores Plenos por diferentes motivos nada transparentes, en este último directamente ni se introdujeron en el orden del día, demostrándose con ello dos cosas peligrosas. La primera, la actitud cacique de Toni Pérez para decidir que se debate y que no, y la segunda, en la que se da la sensación de que algunos técnicos de la casa actúan al dictado de sus órdenes. Todo esto nos preocupa y mucho”.

De las cinco mociones que sí se incorporaron finalmente al orden del día del último Pleno, “dos nos obligaron a volver a dejarlas encima de la mesa con la misma excusa del mes anterior, la falta de informes”. La primera de estas mociones habla de agilizar la resolución de reclamaciones y devoluciones a los contribuyentes que pagaron el impuesto de la plusvalía de forma indebida “lo cual demuestra el nulo interés de Toni Pérez por devolver lo que no es suyo a estas decenas de vecinos”, y la segunda “más grave si cabe”, es la que habla de ayudar a los trabajadores autónomos censados en Benidorm “en la que creemos que con sólo el enunciado, sobran los comentarios”.

Las tres mociones, de un total de ocho, que finalmente sí se pudieron debatir, tampoco estuvieron carentes de polémicas e intentos de dejarlas fuera del Pleno. La primera hablaba de ayudar a la accesibilidad universal en edificios de viviendas donde residen personas con discapacidad y movilidad reducida “y aunque hacía escasos minutos habíamos aprobado una moción por unanimidad a favor de la accesibilidad universal, en cuanto quisimos bajar al detalle y tratamos de que la misma se aplique a través de ayudas directas a los vecinos, entonces ya no interesa y se le pone todo tipo de trabas”. Al final se aprobó gracias al voto de los grupos de la oposición y el intento desesperado del equipo de Gobierno de que no fuera así.

Las otras dos restantes, mostrar la oposición de los concejales de Contigo a la implantación de una tasa turística y el apoyo directo al gobierno autonómico en su lucha por un nuevo modelo de financiación y la condonación de una parte de la deuda histórica de la Comunidad, también se aprobaron “pero no sin sorpresas por nuestra parte, ya que en la primera moción se abstuvieron Psoe y Compromís, lo cual sienta un precedente en nuestra ciudad en torno a la defensa de los intereses turísticos de los que todos vivimos, y la en la segunda el PP votó en contra en el apartado de la condonación de la deuda, lo cual nos dio una gran pena, pues era su gran oportunidad de demostrar arrepentimiento público, pues la monstruosa deuda que pagamos todos los valencianos se generó, principalmente, en los 20 años de su mandato”.

Bajo el punto de vista de los dos concejales de Contigo Somos Democracia, el colofón del Pleno se produjo cuando se aprobó por vía de urgencia una cantidad de 170.000 euros para pagar por extrajudicial una deuda “que ningún técnico de la casa avala, pero sobre la que algunos alzaron la mano sin que les temblara el pulso, para a continuación ni siquiera permitir que se debatiera sobre el futuro de la extensión administrativa de la c/ Limones. Es decir, pagar la deuda sí, cerrar el local y dejar a los vecinos en la calle también, pero debatir para ver que solución le damos, No”.