Casi tres décadas sin Ginés Gartagena, “ El rejoneador de Benidorm”

El próximo 22 de noviembre se cumplen 27 años del trágico fallecimiento de unos de los mejores rejoneadores que ha tenido España: Ginés Cartagena, “El Rejoneador del pueblo”, que sufrió un atropello en la Nacional-V al intentar cruzar la carretera, a menos de 40 kilómetros de Madrid, dirección a Talavera de la Reina. Su repentina muerte truncó una brillante carrera en la que el rejoneador benidormí, que había salido en cinco ocasiones por la Puerta Grande de la plaza de Las Ventas, se había consolidado como el revulsivo del escalafón ecuestre con unas formas novedosas, cargadas de espectacularidad y heterodoxia en el toreo.

UN REPORTAJE DE BELÉN RICHARTE

        Hijo de un mecánico de Cartagena (Murcia), afincado en Benidorm, Ginés Cartagena fue un auténtico revolucionario del rejoneo, con poco más de veinte años ya encabezaba el escalafón del mismo en 1989 y así lo siguió haciendo hasta 1994. Sus banderillas al violín y sus desplantes ponían al público en pie. Lideró el escalafón de rejoneadores las temporadas 1989, ’90, ’91, ’94 y ’95. Era tío de Andy Cartagena y padre de Ginés Cartagena jr, ambos rejoneadores.

        Este concepto que el jinete de Benidorm exhibió en las plazas, unido a su desparpajo y simpatía, le hizo ganarse rápidamente el favor del público que acudía a este tipo de espectáculos y supuso un vistoso y llamativo contraste con la monta sobria y elegante que distinguía a los rejoneadores de su época. Por primera vez el público se identificaba con un rejoneador del pueblo y de su mano, el rejoneo salía de esa especie de gueto elitista que lo regía. Ese fue el gran triunfo de Ginés, cuya revolución es comparable a la de Belmonte en el toreo a pie o a la de Camarón en el Flamenco.

        Desde su presentación en Las Ventas, con apenas 19 años cumplidos, donde se dio a conocer el día de San José de 1987, y aún sin cortar orejas. llamó poderosamente la atención del respetable con una brillante labor ante un astado portugués de Infante da Cámara, hasta su repentino fallecimiento ese fatídico 22 de noviembre de 1995 lideró, durante varias temporadas, el escalafón de rejoneadores, gracias a la vistosidad de su monta y al colorido con que realizaba todo tipo de suertes, algunas como la ‘cartagenera’ de invención propia.

         CALVARI quiere recordar a esta figura del rejoneo en el vigesimoséptimo aniversario de su desaparición, pues su presencia en los ruedos supuso la explosión de unas formas espectaculares que le dieron un nuevo aire al arte taurino ecuestre recogidas, además, por las generaciones posteriores, incluidos su sobrino Andy, uno de los caballeros más importantes del rejoneo contemporáneo, y su hijo Ginés, que desde hace unos años sigue con éxito la estela de su progenitor. Esta semana he hablado con Ginés Cartagena jr. sobre su padre y sobre su la estela que dejó tras de sí el Rejoneador de Benidorm

        Pregunta.- Aunque ya han pasado 27 años de su muerte, ¿cómo recuerdas el momento en el que os comunican el fallecimiento de tu padre?

        Respuesta.- ¡Fue algo inesperado para todos los familiares, amigos y aficionados. Nadie se lo podía creer! Mi hermano Lorenzo y yo éramos muy pequeños y mi querida madre estaba embarazada de Andrés. Ese día quedó una joven viuda al cargo de tres niños, supo criarnos bien. Todos nos hemos quedado con más ganas de él.

        Pregunta.- Han pasado muchos años de aquel fatídico día y mucho se ha especulado sobre el motivo que le hizo bajar a tu padre de su todo-terreno en plena Nacional-V. ¿Sabremos algún día ese motivo?

        Respuesta.- Sé que se ha hablado mucho de este tema, es normal y entiendo que la gente quiera buscar culpables o motivos, pero fue un accidente.

        Pregunta.- ¿Cómo definirías a Ginés Cartagena como padre? ¿Y cómo torero?

        Respuesta.- Como padre creo que fue un consentidor, sensible, cariñoso, un hombre que daba la vida por los suyos.


           
Como torero: poderoso, alegre, conocedor de los terrenos del toro, con un poder especial para conectar con los tendidos y sobre todo querido, muy querido por el público.

        Pregunta.- Salir en cinco ocasiones por la Puerta Grande de la plaza de Las Ventas no es fácil para ningún torero ni para ningún rejoneador. ¿Qué hay detrás?

            Respuesta.- Él decía que sus caballos eran atletas, él también lo era, entrenaba a diario junto a sus caballos y pensaba en qué “nueva suerte” podía preparar para sorprender al respetable.

            Pregunta.- ¿Necesita un rejoneador reunir unas cualidades físicas específicas?

            Respuesta.- Es preferible que tener buenas piernas para dirigir al caballo y mantenerse en el caballo con soltura y naturalidad durante los ejercicios.

            Pregunta.- Los entendidos del mundo del toro hablan de Ginés Cartagena como un revolucionario en el rejoneo comparable a figuras como la de Belmonte en el toreo a pie o a la de Camarón en el Flamenco. ¿Qué hacía a Ginés Cartagena en el ruedo para que los taurinos lo calificaran así?

            Respuesta .- Según me han contado lo más grande que tenía y lo que lo hacía diferente al resto era su personalidad, saludaba y daba la mano de la misma manera, tenía y sentía el mismo respeto ante obrero, que ante  grandes empresarios. ¡Esa cercanía con el pueblo, junto con su Arte a Caballo le hacia tan especial que era imprescindible el todas las grandes ferias!

            Prácticamente entregó su vida entera al toro, tuvo que competir con toreros adinerados, proviniendo él de una familia humilde. Preparando sus animales y demostrando valor y entrega en las plazas. Consiguió que su nombre estuviera presente en todas las grandes ferias.

            Pregunta.- Lideró el escalafón de rejoneadores las temporadas 1989, 1990, 1991, 1994 y 1995. ¿De qué pasta están hechos los toreros? ¿Cómo vive el éxito la familia de un torero?

            Respuesta.- Quizás estamos hechos de otra pasta, como dicen algunos, la ilusión, la afición, junto al calor del público nos da una fuerza especial difícil de explicar.


            ¡El triunfo del torero lo vive y lo disfruta todo aquel que está a su alrededor, cada día que triunfa un torero, triunfa su cuadrilla y, por supuesto, triunfa su familia!

            Pregunta.- Las generaciones posteriores, incluido tu primo Andy  y tú, Ginés Cartagena jr., desde hace años seguís con éxito la estela de vuestro antecesor en los ruedos. ¿Cómo os ha sonreído la vida en los ruedos? ¿Seguís rejoneando o lo compagináis con otras actividades?

            Respuesta.- Mi querido primo Andy se dedica exclusivamente al rejoneo desde su debut, yo me alejé de los ruedos muy a mi pesar, una fuerte lesión junto a una mala administración, me obligaron a darme un tiempo pero no creo que me corte la coleta.

            Sigo entrenando, preparando caballos para particulares, dando clases de equitación. ¡Además formo parte del equipo de Legend especialistas, somos muy amigos!

            Pregunta.- Por último, ¿te gustaría que tu hijo de mayor fuera rejoneador?

            Respuesta.- ¡ Claro, me encantaría !  ¡ A mí me hará feliz lo que a él le haga sonreír. Me suelen decir que se parece mucho a su abuelo: es el tercer Ginés Cartagena !

            Trayectoria:

        Ginés Cépedes Sánchez Cartagena, nació en Benidorm (Alicante), el 19 de septiembre de 1968.

        Debutó en Las Ventas: el18 de mayo de 1987, acompañado de Curro Bedoya, y los hermanos Joao y Antonio Ribeiro Telles, con ganado de Infante da Cámara.

        Debutó en la Maestranza: El 30 de mayo de 1991. corrida de la Prensa, con dos toros de Viento Verde, por delante de José Luis Parada, Pepe Luis Vargas y Emilio Oliva. Toreó cuatro tardes más en Sevilla.

        Temporada 1994: 81 corridas, 188 orejas. Cabeza del escalafón.

Falleció: el 22 de noviembre de 1995, cuando tenía 27 años, al intentar cruzar la N-V, a menos de 40 kilómetros en Madrid, en dirección a Talavera de la Reina y ser atropellado por un camión.