Abierto el paso por el Callejón Almadraba de Altea

Imma Orozco ha explicado los detalles del proceso que ha acabado con la demolición del pasaje sobre el Callejón.

En la mañana de ayer se ha restablecido el acceso peatonal por el Callejón Almadraba después de unos meses cerrado debido a los desprendimientos que se produjeron en el característico voladizo que lo configura. La inspección realizada en aquel momento por los técnicos municipales constató la gravedad de la situación que hacía inviable su rehabilitación y recomendaba la demolición.

Según explica la edil de Urbanismo, Inma Orozco, “el callejón está incluido como bien de interés etnológico en el Catálogo de Bienes a Proteger -más por la estética que aporta al entorno que por la escasa calidad constructiva- por lo cual se tenía que tener un cuidado especial en las decisiones que se tomaban sobre los inmuebles que lo configuran y los técnicos municipales documentaron en detalle el inmueble para su futura reconstrucción con la mayor fidelidad posible”.

En principio, explica la concejala, “entendíamos que se trataba de una propiedad privada y por eso, desde el Ayuntamiento se procedió al inmediato cierre y apuntalamiento a la vez que se iniciaba una orden de ejecución para que los propietarios se hicieran cargo de las actuaciones”.

En ese procedimiento, se produjo una alegación donde manifestaban que el inmueble no había sido nunca de su propiedad y aportaban las escrituras que así lo indicaban.

A raíz de esto, “desde los servicios jurídicos de urbanismo procedimos a realizar una indagación en el histórico del Registro de la Propiedad que, efectivamente, concluye con un informe del Registrador que confirma que el inmueble nunca ha sido inscrito a nombre de ningún propietario. De hecho, ni siquiera el catastro tampoco recoge su existencia. Así, desde el Ayuntamiento, no hay más alternativa que reconocer la alegación presentada. Así, el Ayuntamiento se ha visto obligado a actuar de acuerdo con la orden de ejecución existente sobre esta ruina y abrir definitivamente el necesario paso a los peatones.

La responsable de Urbanismo explica que “existe la obligación ineludible de reconstruir esta edificación fielmente, por eso hubo un trabajo exhaustivo de los técnicos que lo permitirá y desde Patrimonio nos han dado el visto y aprobado la actuación”. Sobre el momento en que se procederá a la reconstrucción, Orozco avanza que “el más adecuado, de acuerdo con el criterio técnico, será esperar a tener redactado el Plan Especial de la Calle la Mar, de forma que se tengan claras las posibilidades de las edificaciones del entorno y la solución constructiva que se de sea la más adecuada para que la apariencia del pasaje sea idéntica a la protegida ambientalmente en el Catálogo”.

Por último, Imma Orozco pide disculpas “por las molestias causadas por el cierre del callejón, que se ha alargado mucho por la necesidad de ser muy escrupulosos tanto en el procedimiento administrativo que se complicó con la alegación presentada como en las actuaciones que iban a realizarse sobre un bien protegido”.