Plebiscito colmado de confusiones

perez_tapias

José Antonio Pérez Tapias.- El Secretario General tiene un par de días para respirar tranquilo. Hablamos de Pedro Sánchez al frente del PSOE −obviamente−, indudable ganador de la consulta que él mismo planteó que se hiciera, una vez que el partido había “alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas” para apoyar su investidura  a la presidencia del Gobierno, preguntando a cada militante si respaldaba dichos acuerdos “para conformar un gobierno reformista y de progreso”. A la vista de todos estuvo que el interrogante era de lo más genérico y ambiguo, al no precisar qué acuerdos se habían alcanzado y cuáles eran los propuestos, o con quién se habían firmado y con quiénes se estaba pendiente de respuesta; y habida cuenta de que se trataba de conseguir apoyos para votar tras el debate de investidura, pero sin aclarar cómo habría de ser el ‘gobierno de cambio’, si en solitario o en coalición… No hace falta decir que todos teníamos claro que lo no dicho que estaba supuesto era que el pacto de suyo firmado era con Ciudadanos, ese partido otrora tan denostado como filial de nuevas generaciones del Partido Popular. ¿Por qué no se explicitaba en la mencionada pregunta que ese era el interlocutor privilegiado? ¿Falta de coraje político para ello? No dejaba de sorprender, toda vez que se había tenido la osadía de convocar una consulta a la militancia para que se pronunciara sobre cualquier pacto político que se lograra en trance tan delicado.

Si es verdad que la pregunta de marras llegó a los militantes preñada de confusiones en su misma formulación, ello mismo, sin embargo, no fue impedimento para que, al cerrar las urnas de las agrupaciones socialistas, casi el 52 por ciento de los miembros del PSOE decidiéramos votar, siendo un 79 por ciento de tales votantes los que lo hicieron afirmativamente, para ser un 21 por ciento los que dijimos ‘no’ en nuestra respuesta. Con tal resultado, esa suerte de ‘referéndum interno’ en el PSOE no pudo aportar más clarificación que la que permitía una pregunta tan opaca. Pudiera pensarse que el plus de claridad recae sobre el pacto con Ciudadanos, al que se aludía tácitamente, pero en verdad, la función del resultado, pretendido desde la misma pregunta formulada, era respaldar a Pedro Sánchez como candidato y, en las diatribas internas al partido, como Secretario General. Por eso, con tales porcentajes y a pesar de la abstención −que puede interpretarse en gran medida como reacción pasiva de distanciamiento ante llamada a ‘cerrar filas’, el objetivo se vio cubierto y, con ello, dada la forma presidencialista en que tienden a funcionar actualmente las organizaciones políticas, quedó expedita la vía para concluir, parafraseando a Renan en su famosa definición de nación, que “el partido es un plebiscito de todos los días”. Este, por lo pronto, ganado por quien lo convocó.

Lo problemático del asunto, visto todo, es que el hecho de contar con una candidatura así plebiscitada no implica garantía alguna respecto a los éxitos que, para el futuro inmediato, se pretenden. Todo indica que, de momento, la investidura para la presidencia no se va a lograr, pues ya se han hecho hasta la extenuación los cálculos para la suma de votos tan necesaria como imposible de lograr contando sólo con los grupos parlamentarios de socialistas y de Ciudadanos. Por ello, Albert Rivera, el infatigable líder de este partido, no deja de apelar al PP, al menos para que se abstenga, y si es posible para que se sume al acuerdo que permitiría formar gobierno. Aunque ello se sepa inviable, no por eso deja Rivera de decir que a él le “da igual” que el próximo presidente del gobierno sea del PP o del PSOE, lo cual es versión remozada del tan citado dicho, que nos vino vía felipista desde la lejana China, de que lo mismo da gato negro que gato blanco, con tal de que cace ratones. Es decir, pragmatismo trufado de oportunismo que es de imaginar que nada agrada al candidato socialista, máxime cuando a la vez puede tener noticia de los contactos del susodicho Rivera con el PP, para reemprender negociaciones de inmediato tras que Sánchez fracase en sus intentos de ser investido presidente del gobierno. Con tan desleal aliado el apoyo plebiscitario puede saber a poco.

La confusión, por lo demás, no termina en lo que pueda pasar en los trances parlamentarios próximos, sino que viene alimentada desde el acuerdo mismo y las diferentes interpretaciones en torno a su texto. Deja estupefacto al personal que desde el unipersonalísimo liderazgo de Ciudadanos se diga abiertamente que en lo pactado no entra derogar la reforma laboral ahora vigente −y dicho eso nada más acabar la consulta a la militancia socialista−, cuando Pedro Sánchez tiene que enfatizar una y otra vez que sí se trata de eso. No salen de su inquietud un buen número de miembros del PSOE cuando vuelven sobre el texto tan ceremoniosamente firmado y comprueban que allí figura negro sobre blanco lo de la supresión de las diputaciones, teniendo que hacer notables esfuerzos para dar credibilidad a la filigrana del portavoz parlamentario socialista al decir que eso es más o menos como sólo cambiar el nombre de tal institución provincial. Son dos de los más destacados casos de las confusiones provenientes de las potentes cuñas neoliberales y centralistas −lo paradójico de la supresión de las diputaciones es que opera como cortina de humo para tapar que queda eludida la reforma federal del Estado y como pieza acompañante de la exclusión de todo referéndum específico para Cataluña− que, como fuertes clavos crucifican las pretensiones socialdemócratas en la cruz de la ortodoxia economicista del gusto de los hombres de negro bruselenses. Basta mirar líneas que hablan de copago farmacéutico, palabras sobre compensación salarial, párrafos sobre contrato estable y progresivo, complementados por otros sobre la ‘mochila austriaca’…, o atender a la empleabilidad como criterio de financiación de universidades, para entrever por qué la militancia socialista da a su Secretario General un apoyo carente de entusiasmo. O incluso a regañadientes, si se pasa a ver cómo quedan en el pacto determinadas cotas de reivindicaciones feministas o ciertas exigencias en cuanto a acabar con mordazas autoritarias.

Así, pues, con el plebiscito ganado, el candidato socialista se dispone a lanzarse al ruedo del hemiciclo parlamentario, si no para salir por la puerta grande hacia Moncloa, al menos para dar el paseíllo que le sirva como parte de la campaña de las elecciones generales que puedan tener lugar si no hay investidura alguna. Entre tanto, suenan a bises de una cansina función de teatro las declaraciones desde las formaciones de izquierda −Podemos, Compromís e IU− diciéndose dispuestas a retomar las negociaciones para formar gobierno si el mero pacto con Ciudadanos no llega a permitirlo, como es previsible. Si tal hipótesis se verificara, habríamos de tener nueva convocatoria de consulta para aprobar, de manera formalmente ‘no vinculante’, un nuevo pacto. Es decir, habrá que proceder a un nuevo y expreso ‘plebiscito de todos los días’. Para entonces, si hubiera un Pirandello por estos lares ya habrá puesto tierra por medio dado lo imposible de satisfacer la demanda de tantos personajes en busca de autor. Los protagonistas que sean como quieran, pero el guión es malísimo. Y además, siendo la verdad de los hechos, el resultado carece de credibilidad. Paradójico, pero las confusiones se pagan.

José Antonio Pérez Tapias es miembro del Comité Federal del PSOE y Lider de Izquierda Socialista.