Un lugar donde viajar: Motilla del Palancar (Cuenca)

Motilla del Palancar es un municipio de Cuenca, en la zona de la Manchuela. Geográficamente se encuentra cerca del pantano de Alarcón, del río Júcar.

Como la mayoría de municipios españoles, celebra la fiesta de San Antón a principios de año. No obstante, también sus habitantes también celebran el Jueves Lardero, San Isidro Labrador donde se realiza una romería o otras fiestas como las patronales.

Cerca de esta localidad podemos encontrar el Campillo de Altobuey, Almodòvar del Pinar, Alarcón, Villanueva de la Jara y el pueblo de Iniesta. Por un lado podemos encontrar el embalse de Alarcón y el embalse de Contreras, como también el Parque Natural Hoces del Cabriel.

Unos de los productos estrellas de este municipio es el azafrán donde es conocido en toda la comarca por su calidad e incluso en otros países.

El municipio y localidad de Motilla del Palancar es reconocido en España en un grado mucho mayor del que su importancia política, económica o histórica podría indicar gracias al diario satírico online El Mundo Today en el cual el lugar es utilizado de forma recurrente como arquetipo de la España rural.

Qué visitar

Hay en las cercanías de la población una Torre de Señales, un torreón de planta cuadrada con basamento inclinado y dos plantas. En la Ctra. de Campillo se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de la Concepción.

Dentro de la población destaca la Casa de los Luján, construcción del s. XVII, de dos plantas entre medianerías y una rejería de extraordinaria calidad. Y sobre todo, la Parroquia de San Gil, Iglesia del s. XVI.

Otros lugares que merecen una visita son: El Riato, El Parque del Pozoarriba, El Parque del Carrascal, la Plaza de Toros, El Calvario, Las Reillas, El Cerro Talayón y el Paraje de San Cristóbal.

Gastronomía

La calidad de las materias primas y el respeto a las tradiciones, son dos características esenciales de la gastronomía en esta localidad. La carne de caza, encabezada por la perdiz, se encuentra presente en multitud de platos, como el morteruelo, aunque se puede emplear carne de gallina en su lugar. Otras carnes, como el cordero también encuentran su lugar en tierras conquenses. Recetas como los zarajos, o las chuletas de lechal al rescoldo de la sierra, son muy interesantes, sabrosas, e ideales para degustar todo el sabor de esta carne. 


Gazpacho manchego

Platos tradicionales como el Ajoarriero, elaborado con bacalao y ajos , las migas y las calderetas, complementan esta cocina basada en la carne y añaden sabores diferentes, pero igual de populares.

Atascaburras o Ajoarriero

El protagonismo de la carne, desaparece de los fogones con la llegada de las fiestas de Semana Santa. Los potajes, las garbanzadas con bacalao y espinacas, las judías blancas o las patatas al Ajovirón, asumen el estrellato, dando un giro a la gastronomía tradicional.

Las verduras, cocidas en agua y sal, dan un toque de sencillez en el que, sin embargo sorprenden los sabores naturales. Las truchas, de ríos y arroyos, frescas y sabrosas, también adquieren protagonismo en las mesas con la llegada de esta época.

En Motilla hay que probar, las patatas guisadas con níscalos, el pisto manchego y el tiznao.

Patatas guisadas con níscalos

Y para acompañar estos platos, que mejor que los vinos de la Denominación de Origen, La Manchuela, verdaderamente fantásticos.

Fuentes: cuentatuviaje.net y Spaincenter.org