Balance de ocho años de gobierno tripartito local en La Vila

Balance: “documento o informe en el que consta el examen periódico de las cuentas de una empresa, comparando sus ingresos y gastos para establecer el nivel de beneficios y pérdidas.”

De la misma forma que las empresas llevan sus cuentas anuales y, al final, hacen el balance, los ciudadanos-electores debiéramos “hacer balance” de lo que han hecho los políticos que nos representan y gobiernan y a quienes pagamos con euros de nuestros propios bolsillos por medio de impuestos y otras cargas. Por eso, nos preguntamos:

¿Nos sentimos realmente satisfechos por lo que estos políticos han hecho por nosotros hasta ahora que, al fin y al cabo, somos los destinatarios de su política?.

¿ Merecen nuestra confianza para que sigan cuatro años más, visto lo visto?.

¿ Es positivo o negativo el balance que arrojan entre gastos y beneficios productivos?.

Nosotros, en particular, entendemos que NO merecen continuar por cuanto que:

I.- Han hecho de la política, un instrumento para incrementar sus propios beneficios económicos: Los que no cobran UN SUELDO cuantioso, cobran DOS: Andreu Verdú, comparativamente, cobra más que el Presidente del Gobierno de España y Pedro Alemany, además de lo que ingresa del Ayuntamiento, cobra 48.000 Euros de la Comunidad de Regantes, José Carlos Gil cobra del Instituto y del Ayuntamiento, por poner solamente tres ejemplos de los muchos existentes.

II.- A pesar de que la Ley les obliga a declarar sus bienes antes y después del cargo político, todavía no hemos visto a nadie que haya hecho una declaración pública de bienes en la que muestre que durante su mandato político se ha comprado una vivienda, un chalet, un coche o una embarcación de recreo, como es el caso del concejal Alemany.

¿ Resulta decoroso decir que se trabaja para el pueblo cuando algunos concejales han comprado y viven en chalets mientras se olvidan de que el artículo 47 de la Constitución Española les obliga a establecer los medios y condiciones para que todos los españoles puedan disfrutar de su derecho a una vivienda digna y adecuada…?

Sres. de la política: Ustedes han hecho justamente lo contrario. Han expulsado a jóvenes y mayores del marcado inmobiliario, contrayendo la oferta de viviendas con los apartamentos turísticos con precios inasequibles, controlados por fondos de inversión y grandes capitales cuyo único fin es la especulación. Países como Canadá o Portugal ya han tomado medidas en favor de esos derechos sociales. La vivienda para vivir es un derecho constitucional y NO UN BIEN COMERCIAL. Ustedes han malgastado los fondos del Patrimonio Municipal de Suelo destinados a jóvenes y mayores para la construcción de viviendas sociales de protección pública y, a nuestro entender, Ustedes NO DEBERÍAN REPETIR CURSO, sino que DEBERÍAN CAMBIAR DE CENTRO.

Fuente: Noticium