El Ayuntamiento de Benidorm considera que el nuevo TRAM entre Denia y Alicante “no vertebra la provincia y ha supuesto un gasto excesivo”   

González de Zárate cree que la comarca también ha salido perjudicada

El gobierno local de Benidorm considera que el nuevo TRAM que opera desde hoy entre Alicante y Denia no solo no vertebra a la provincia, sino que ha supuesto un gasto excesivo y ha perjudicado notablemente a Benidorm durante la ejecución de las obras de tranviarización y electrificación.

Así se ha manifestado el concejal de Obras, José Ramón González de Zárate, quien ha lamentado que “desde el primer momento la Generalitat nos ha dejado de lado, no ha atendido nuestras peticiones y nos ha puesto todos los inconvenientes posibles”. El edil se remontaba a las obras de tranviarización de la Línea 9 y recordaba “se iniciaron los trabajos desde Alicante hasta La Vila Joiosa y, en lugar de continuar hasta Benidorm como era lo lógico, FGV decidió parar y acometer las obras desde Denia”. Esa situación suponía dejar a Benidorm “en el último lugar”.

Las quejas del concejal de Obras también aluden a que FGV “nunca ha hecho caso” a la voluntad de la ciudad en cuanto a la tranviarización de la Línea 9 a su paso por el municipio ni al soterramiento del paso a nivel. “Al final lo que tenemos es que no se ha tranviarizado la línea en Benidorm y lo que se ha soterrado es la avenida Beniardá, en lugar de la línea de ferrocarril” ha precisado González de Zárate.

El edil, no obstante, también ha afirmado que la actual Línea 9 “no supone ningún eje vertebrador porque el trayecto entre Alicante y Denia tarda tres horas en realizarse. Es decir, se emplea más tiempo ahora que hace 50 años después de haberse gastado más de 150 millones de euros”.

De todas formas, González de Zárate ha insistido en que no solo Benidorm ha sido perjudicada, sino también otras localidades de la Marina Baixa “porque el proyecto de tranviarización hasta Altea estaba hecho, pero no se ha hecho realidad”. También ha aludido a que falta por ejecutarse el proyecto para salvar los puentes del Mascarat y Algar “lo cual sigue perjudicando a esta comarca”.

Igualmente, el edil ha recalcado que el proyecto de tranviarización de la línea a su paso por Benidorm “lo ha tenido que hacer el Ayuntamiento porque FGV se ha negado y solo nos ha puesto inconvenientes”.

González de Zárate ha abundado en que “después de tener la línea abandonada durante siete años ahora lo venden como un logro cuando la realidad es que se tarda más en hacer el trayecto que hace 50 años y todo por un interés exclusivamente político”.

En opinión del concejal benidormense, llama la atención que en lugar de continuar la tranviarización hasta Benidorm, se paralizase el proyecto y se retomara desde Denia y la Marina Alta “solo porque allí hay más municipios gobernados por los partidos del Botànic, y de ahí el retraso acumulado”. “Es un desastre que Puig vende a bombo y platillo, que no vertebra nada y ha supuesto un gasto excesivo” ha reiterado González de Zárate, quien lamentaba de nuevo “que nunca han hecho caso a la voluntad de la ciudad de tranviarizar la línea y nos hayamos encontrado con el soterramiento de la avenida Beniardá”. “Deberían mirar más por los ciudadanos” ha concluido el edil.