Llega a Terra Natura un halcón gerifalte

El parque de naturaleza y animales Terra Natura Benidorm acaba de incorporar un halcón gerifalte (Falco rusticolus), que formará parte de las demostraciones didácticas y educativas sobre el vuelo de aves rapaces. La llegada de este nuevo ejemplar tiene como objetivo difundir valores de conservación de estas especies, que contribuyen al control de las plagas y a la preservación de la biodiversidad de los ecosistemas.

El nuevo halcón se llama Khabib y se trata de un macho de cuatros años, cuyo peso ronda aproximadamente los 900 gramos. El halcón gerifalte procede de zonas con temperaturas frías, situadas en diversas áreas árticas del continente americano, europeo y asiático. El gerifalte es de mayor tamaño que el halcón sacre, que se caracteriza por ser un gran perseguidor.

En las demostraciones didácticas y biológicas se explican las características más significativas y diferenciales de los diversos tipos de aves rapaces, tanto diurnas como nocturnas, entre las que destacan otras especies como buitres, cigüeñas, etc. Estas sesiones divulgativas se llevan a cabo al objeto de sensibilizar sobre su importancia a nivel biológico en el marco de la biodiversidad y la fragilidad de su supervivencia en el ecosistema natural. Estas charlas se ofrecen por la mañana y por la tarde en el anfiteatro del área temática, ambientada en Asia.

Las hembras de esta especie son más grandes que los machos. De hecho, las hembras suelen tener un peso en torno a los 1.100 y 1.400 gramos, mientras que los machos suelen pesar cerca de los 800 o 1.100 gramos. En relación con su dimensión, esta ave puede alcanzar hasta los 80 centímetros y dispone de una envergadura alar de hasta 1,40 metros.

El periodo de puesta de los huevos comienza en el mes de marzo. En cada anidación suelen poner entre tres y cinco huevos. Su plumaje es de un tono marrón claro y moteado, mientras que la espalda suele tener tonalidades de color ceniza.

Estas aves son fundamentales para mantener el equilibrio de los ecosistemas, además permiten conciliar y equilibrar la conservación de la fauna de los ecosistemas aeroportuarios con la seguridad aeronáutica.