Entrevista a Jesús Rosillo Jiménez

Entrevistamos hoy a un hombre nacido en un pueblo manchego pero que ha desarrollado una labor importante en Benidorm en estos últimos cincuenta años.

Periodista: Buenos días, Jesús.

Jesús: Buenos días, Manolo.

Periodista: ¿Nos puedes contar algo de tu vida hasta el momento en que llegaste a Benidorm?

Jesús: Nací hace 70 años en Casas de los Pinos (Cuenca) pero muy pronto nos trasladamos a San Clemente. A los 17 años me vine a Alicante para trabajar como mecánico, durante unos cinco años, en el servicio oficial Morris y el Taller Benacantil, hasta que me fui a la mili, en 1973, (en Rabasa y en la Cruz Roja, donde conducía una ambulancia). Después trabajé como técnico de montaje de máquinas de imprenta y similares, otra vez en Alicante; cuando el ayuntamiento de Benidorm nos compró una de esas máquinas, me ofrecieron trabajar allí, primero de técnico de montaje (en 1979), y después, como responsable de la imprenta municipal, (1981) en tiempos del alcalde Pepe Such. En Benidorm he trabajado hasta mi jubilación en 2015.

Periodista: Al margen de tu trabajo, ¿cuáles han sido tus aficiones, a qué has dedicado tu ocio?

Jesús: Mi afición principal ha sido el atletismo, sobre todo como corredor de maratones en diversas ciudades de nuestra geografía, representando siempre a Benidorm. He sido presidente del Club más de 12 años; en esa etapa nos preocupamos de buscar entrenadores, de colaborar con el Ayuntamiento y de federar a socios; y he sido responsable de la organización del Maratón casi 20, organizando circuitos como los Cross del Calvari, Cross escolar, Olimpiada escolar, siempre en colaboración con la Concejalía de Deportes…. También he sido juez nacional de atletismo y he asistido a campeonatos nacionales e internacionales. Ah, y juez responsable en exámenes de las pruebas físicas de policías, bomberos y árbitros. Por otra parte, he sido voluntario medioambiental (para localizar fuegos, por ejemplo). Una importante iniciativa es la organización, en 2000, de rutas por la provincia de Alicante que enlazaran con el camino de Santiago. Otra afición mía ha sido siempre montar en moto (prácticamente nací en un taller de motos).

Periodista: Fuiste nombrado Vecino ejemplar hace unos años. ¿Te sientes satisfecho de ello? ¿Has recibido algún homenaje más por parte de alguna institución?

Jesús: Sí, fui nombrado en 2019, de lo cual me siento altamente orgulloso, aunque te puedo decir que hay muchas personas en Benidorm que merecen ese título con más méritos. Me satisface que hayan pensado en mí. En 2009 recibí del ayuntamiento la insignia de oro por mi labor en el Club de atletismo. Antes, en 1997, el citado club me otorgó la primera medalla de oro y brillantes. Por último, en la Casa de La Mancha en Benidorm y Comarca me nombraron “Quijote del año” en 2003.

Periodista:  Creo que en tu familia hay personas que han entregado su vida a la religión, ¿no es así? Y que tanto tú como tu esposa colaboráis con la iglesia.

Jesús: Así es. Tengo una hermana monja, misionera en Kenia más de 25 años; últimamente se encuentra delicada de salud. Mi hijo mayor es sacerdote desde hace unos 15 años. Yo soy miembro de la Cofradía del Cristo del perdón y la buena muerte (en la cual ejercí como Hermano mayor) y mi mujer fue hasta hace poco presidenta de las Damas de la Almudena, todo ello ligado a esa iglesia, así como mi labor en Cáritas desde 2009. Como ves, estamos muy implicados con la iglesia y su labor social

Periodista: ¿Alguno de tus hijos tiene la misma inclinación por el deporte que tú?

Jesús: No tanta como yo. Mis tres hijos corren para entrenar y estar en forma; el único que ha corrido algún maratón ha sido el pequeño.

Periodista: Eres el típico emigrante que lleva más tiempo aquí que en su tierra de origen. ¿Has vivido plenamente la integración en Benidorm? ¿Sientes nostalgia de tu pueblo natal?

Jesús: Estoy integrado en Benidorm totalmente, así como mis hijos. Entiendo muy bien el valenciano, pero me cuesta hablarlo (recuerdo que, en cierta ocasión, Pepe Orozco Xorrol nos dio unas clases en el seno del ayuntamiento; a mí me costaba, y Orozco se reía). Estoy implicado en las Fiestas Patronales; mi mujer y yo fuimos mayorales en 2015 e, incluso, en 1994 habíamos fundado una peña, “Els campistes”, que yo no existe; últimamente un grupo de amigos, los “Chupipandis”, nos ponemos los blusones y nos vamos peña en peña. En cuanto a nostalgia, creo que no se puede llamar así; de vez en cuando nos damos un garbeo por mi pueblo, siempre acompañado por Loli, mi mujer (ella es de Callosa del Segura).

Periodista: Perteneces a la Casa de La Mancha. ¿A alguna Asociación más?

Jesús: Siempre he pertenecido a la Casa de La Mancha, desde su fundación en 1991. Años más tarde, en 2014, fui socio fundador de la Asociación Manchega Tramontana, vocal de la junta directiva y miembro de la rondalla.

Periodista: Ya estás jubilado. ¿A qué dedicas el tiempo libre?

Jesús: Continúo colaborando todo lo que puedo en Cáritas y en la Cofradía antes citada. Debido a recientes problemas de salud, ya no participo en ejercicios físicos fuertes, si acaso me dedico a pasear y a llevar una vida tranquila, en familia.

Periodista: ¿Qué harías tú, si pudieras, para mejorar la calidad de vida en nuestra ciudad?

Jesús: Siempre hay cosas que hacer: en la línea deportiva, pienso que las instalaciones de atletismo son susceptibles de mejora. En la línea social, haría falta más implicación de colectivos para atender a los más necesitados (sobre esto hay que decir que el Ayuntamiento ayuda todo lo que puede y más).

Periodista: Gracias por tus declaraciones, Jesús.  Servirán para que nuestros lectores sepan algo más de ti. A seguir bien.

Jesús: Gracias a ti, Manolo.