Entrevista a Isabel López Villanueva

Nuestra entrevista de hoy tiene como protagonista a Isabel López, actriz y ex presidenta del Faro de Alejandría.

Periodista: Buenos días, Isabel.

Isabel: Buenos días, Manuel.

Periodista: Creo que eres de procedencia andaluza. ¿Cuánto tiempo llevas en Benidorm?

Isabel: Soy de Málaga, así como toda mi familia. Mi padre, con mi madre y siete hijos (y dos hermanos de mi padre) se trasladó a Villajoyosa hace 60 años en busca de trabajo: ellos eran constructores, maestros de obras. Siempre admiré la valentía de mi padre que emigró casi a la aventura en busca de trabajo. Yo tenía cuatro años; mi infancia y primeros estudios los viví en La Vila. Fueron tiempos difíciles; allí nos costó integrarnos al principio. A Benidorm nos trasladamos doce años más tarde. Desde entonces no he parado de estudiar: el graduado en la ESO, cinco años en la Universidad en la Experiencia, un curso de Lenguaje de signos en Alicante, otro de monitora sociocultural, tres años de inglés en la Escuela de Idiomas… En cuanto al trabajo, por razones familiares, solo he estado con un abogado un poco tiempo, de secretaria, y de cajera en el desaparecido VIBODIX. Casi nunca he cotizado y ahora, a la edad de la jubilación, sólo cuento con los ingresos de mi marido.

Periodista. ¿Te sientes integrada en la sociedad benidormense? ¿Sientes nostalgia de tu tierra de origen?

Isabel: Integrada totalmente. Hablo y escribo en valenciano, y tengo muchos amigos, en La Vila y en Benidorm. He participado en multitud de asociaciones culturales. Y sí, tengo nostalgia de mi tierra andaluza, ¿cómo no? Pero sobre todo del pueblo de mi infancia: Villajoyosa.

Periodista: Has sido presidenta del Faro de Alejandría. ¿Durante cuántos años? Me consta que funcionaba bastante bien. ¿Cuáles eran las actividades que se llevaba a cabo?

Isabel: El Faro de Alejandría surgió de las reuniones de un grupo de amigos en un hotel de Benidorm. Me llamaron para que fuera la presidenta y accedí. Primero nos reuníamos en ese hotel, después en la biblioteca municipal y, últimamente en el salón de actos de la Casa del Fester. Y así, desde enero de 2017 a diciembre de 2020, todos los martes. Yo era la encargada de gestionarlo todo, sin la ayuda de una junta directiva, sin subvenciones de ninguna clase, sin cuotas de socios… Yo me encargaba de contactar con los conferenciantes, de hacerles una entrevista, de ir a presentarlos a la radio y a la televisión, de hacer fotos y de escribir artículos sobre sus conferencias. Vicente Ibáñez me ayudaba haciendo vídeos. Hemos tenido médicos, policías, poetas, políticos… Funcionaba muy bien; había un alto nivel cultural y a mí me ha servido para adquirid infinidad de conocimientos y contactar con mucha gente interesante.

Periodista: ¿Por qué dejó de funcionar?

Isabel: Simplemente, porque estaba muy cansada de tanta gestión, agobiada y gastando de mi bolsillo, sin ningún tipo de ayuda económica; además, lo dejé en diciembre de 2019 y a los tres meses, ya en 2020, empezó la pandemia y el confinamiento. Y hasta ahora. Quizá en un próximo futuro vuelva a resurgir, a revivir, esta vez con junta directiva, con socios, con estatutos y… con subvenciones.

Periodista: También has hecho teatro. ¿Durante cuánto tiempo? ¿Con qué compañías? ¿Cuáles son las obras que mejores recuerdos te han dejado?

Isabel: Empecé a hacer teatro a las seis o siete años, en el grupo de Acción Católica, en La Vila. Ya de adulta, he hecho teatro en La Torreta, donde era actriz y presidenta; en el grupo Catarsis; he sido cantante y presentadora de los conciertos de la Coral de la Unión Musical (fui directiva de la banda durante cuatro años), he participado en AFRATEX (estuve dos años en la Junta directiva y pronuncié varias conferencias), en la Casa de La Mancha, en el Liceo poético, con la poeta Asunción Valgañón, con José Tamarit en Alfaz del Pi, con Sergio Sempere y sus cafés-teatro, en Marina Escénica (recreaciones históricas que escribe César Evangelio). Para mí, la mejor obra que he hecho es la titulada “Cecilia”, de Manuel Sánchez, bajo la dirección de Manuel Palazón.

Periodista: Tengo entendido que también escribes relatos, poesías… ¿Has publicado algo?

Isabel: He escrito relatos, poemas, artículos… Algunos se publicaron en la revista de AFRATEX, o los cuelgo yo en Facebook. Participo en las tertulias de “Los cafés del Melià”. También fui presidenta y organizadora en “Artis Mundi” (llegamos a traer un año a Manolo Escobar). Muchas de estas actividades las tuve que dejar paulatinamente porque el trabajo en El faro de Alejandría me ocupaba casi todo mi tiempo.

Periodista: ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Isabel: Ahora que ya ha pasado la pandemia y estoy más tranquila, quiero seguir haciendo las cosas que me gustan, quizá hacer revivir, como te decía antes, las conferencias del Faro de Alejandría. Y sobre todo participar en alguna compañía profesional de teatro, algo difícil en Benidorm, donde, dicho sea de paso, se hace un buen teatro de aficionados.

Periodista: ¿Alguno de tus hijos ha seguido con tus inquietudes culturales?

Isabel: No exactamente. Mi hija es diseñadora de ropa y toca el piano; mi hijo es ingeniero de electricidad y un buen deportista.

Periodista: ¿A qué dedicas el tiempo libre? ¿Cuáles son tus aficiones?

Isabel: Me gusta bañarme en el mar, jugar al ajedrez, dibujar y pintar, sobre todo acuarelas; y escribir.

Periodista: En tu opinión, ¿qué le falta a Benidorm para que sea la ciudad ideal?

Isabel: En Benidorm hay múltiples actividades, pero siempre es lo mismo, las mismas caras, las mismas fiestas. Habría que dar un giro a la cultura, innovar…

Periodista: Gracias, Isabel, por atenderme. A cuidarse y a seguir viviendo. Y como sé que un día de estos es tu cumpleaños, te deseo muchas felicidades.

Isabel: Muchas gracias.