La ocupación hotelera supera las perspectivas en la segunda quincena de julio y roza los niveles de 2019


 
Benidorm es el punto turístico más internacionalizado con un 51,5% de turistas extranjeros, mientras Castellón consolida el mercado doméstico con un 86% de turistas nacionales
 


El sector satisfecho con este arranque de la temporada turística y las previsiones de agosto apuntan a la consolidación de este buen ritmo. 

El cierre de los datos de ocupación del mes de julio arroja un balance muy positivo en la Comunidad Valenciana y ya se rozan (en algunos casos se superan) los niveles prepandemia del verano 2019.
Todas las piezas del puzle turístico vuelven a encajar, incluido el empuje de los mercados internacionales en destinos como Benidorm y Valencia que son los que más turistas extranjeros reciben.
 
La segunda quincena de julio ha tenido una ocupación media en la Comunitat que ha oscilado en una estrecha horquilla de entre el 85% de Castellón, el 87,5% de Benidorm y Valencia y el 88% de la Costa Blanca. 
 
Tal y como ha manifestado el presidente de HOSBEC el sector hotelero se muestra muy satisfecho con este arranque de la temporada turística, ya que las cifras de previsión para agosto apuntan a que se consolidará la tendencia de llegar a alcanzar las cifras prepandemia. Ha habido mucho trabajo y mucho esfuerzo detrás de estos resultados. 
Además, los hoteles están funcionando a pleno rendimiento, con la totalidad de la planta hotelera operativa. Sólo están cerrados hoteles que se encuentran en procesos de obra y reforma, pero otros han podido abrir sus puertas con una puesta a punto y renovación para esta nueva temporada. 
 
Una de las fortalezas que más destaca de estos datos es la diversificación de los mercados internacionales en los 3 principales puntos turísticos. Aunque en Benidorm los británicos siguen siendo predominantes con un 33% de cuota, es destacable que hay un 20% de turistas internacionales diversificados entre Portugal, Bélgica, Países Bajos, Francia, Rumanía, Irlanda e Italia. 

Esta diversificación fuera de nuestras fronteras es un aspecto muy consolidado en Valencia y en el resto de la Costa Blanca. Sin duda, los trabajos de promoción desarrollados desde VisitBenidorm, VisitValencia o el patronato CostaBlanca con la colaboración y participación de Hosbec están dando sus frutos. 

Si hay que destacar un aspecto negativo sería la ausencia de los turistas argelinos como consecuencia de la crisis diplomática entre España y Argelia. El cliente hotelero procedente de este país, a pesar de no tener una cuota de mercado importante (más o menos 1% en 2019), tenía una elevada capacidad de gasto y consumo y el sector espera poder recuperarlo lo antes posible.

BENIDORM

La segunda quincena del mes de julio deja en el destino de Benidorm una media de ocupación hotelera del 87,5%, muy próxima a los valores de 2019 cuando se anotaba un 89,5%. De este modo la capital de la Costa Blanca cierra el mes de julio con un 86,3%  con un total de 2,8 puntos menos que el último año de normalidad turística(consulte la evolución semanal de la ocupación hotelera en el gráfico de barras del informe).

Durante el periodo estudiado, el turismo doméstico (48,4%) mantiene su primer puesto arriba de la tabla de los mercados emisores del destino. Dentro del mercado internacional, el turista británico continúa siendo el más destacado con un 32,9%. Le siguen a larga distancia los mercados portugués y belga con un 5,5% y 2,3% respectivamente. Por último, encontramos a los mercados neerlandés, francés, rumano e irlandés con una representatividad que oscila entre el 2% y 1%. 

En cuanto a la previsión para la 1ª quincena del mes de agosto, se espera un 85% de ocupación media.Registro que con gran probabilidad será rebasado al tratarse de uno de los meses de vacaciones por excelencia.