Libro Recomendado de la Semana: «Alma Bruja Mediterránea» de Roque Yvars

Alma Bruja Mediterránea es un cúmulo de vivencias, en cierto sentido, como las de todo el mundo, mientras que en otro, toma sentido y significado particular. 

Una semilla tiene el fin de generar o de producir más de su propia especie. Para ello es preciso, en primer lugar, sembrarla y esperar que eclosione y germine, a continuación. Y ese es el proceso mediante el cual, lo potencial se trasforma y manifiesta lo recóndito en forma real. 

La semilla del Alma Bruja Mediterránea comenzó a tomar cuerpo en mi infancia, a base de folios y folios escritos a mano. Luego lo hacía a máquina y los archivaba en carpetas, para, finalmente, guardar toda la producción posible en un par de discos duros de un ordenador, alojamiento, este, que sigue recibiendo información y labor. 

La eclosión: Aconteció un día que, no sé, si milagrosa o circunstancialmente, respondí a la propuesta de un concurso de micro relatos, el cual gané1 y, como consecuencia, la editorial convocante, Diversidad Literaria, me brindó la posibilidad de publicarme un libro. Entonces, dado que tengo suficiente material literario, pensé en publicar una novela juvenil titulada “Zawiya”, pero, como quiera que debía trabajarla y pulirla aún más con el fin de adecuarla para la edición, pensé en compilar varios de mis relatos de índole costumbrista, cultural y tradicional. Y aunque, también, esta segunda opinión sufrió modificación, me puse a trabajar el proyecto, pero, ahora sí, buscando encarnar un aspecto síquico que se alejara de lo sensorial, en la forma de relatos, lo que acabó tomando la forma de “misceláneo de relatos cortos”, como he subtitulado la obra.   

Alma Bruja Mediterránea es más que el libro. Es una cantidad grande de reflexiones y relatos de la que he tomado una parte para dar forma al trabajo, toda vez que, el espíritu que lo impregna es el de infinito amor hacia la cultura, la tradición y nuestra manera de hacer las cosas: costumbrismo. 

Como misceláneo, el paso por estos relatos se asemeja a un peregrinaje subjetivo en el que, relato tras relato, al lector puede antojársele que el camino de su vida tenía un propósito. Por eso, en la obra aparece una de las muchas sentencias que compilo en otra, titulada, “Escupir veneno” y en la que declaro que ‘los caminos del mundo exterior y el interior pasan por el mismo lugar, pero por distintos estados’. 

Alma Bruja Mediterránea, también toma paralelo en la navegación de Ulises de regreso a su patria original, Ítaca. En ese viaje, el esfuerzo por regresar a nuestro destino incondicionado, el de todos, se ve agravado por tribulaciones, obstáculos de distinta índole, físicos y síquicos e inconvenientes, a menudo, de extrema gravedad. Pero, como eso es la vida, no queda más que seguir adelante o ser consumido por la rendición del propio espíritu. 

Finalmente, en mi ánimo ha estado escribir de forma que el lector perciba algún aroma, por tenue que sea, que le remita a sí mismo y le recuerde la navegando en la que está inmerso en medio de las aguas del Mediterráneo de su vida.