Compromís tiene a Altea levantada en obras en plena temporada turística

El Partido Popular de Altea denuncia la falta de información, y las contradicciones que los concejales del equipo de gobierno manifiestan continuamente sobre el estado de las obras que tenemos en el municipio sin fecha de finalización

Ha llegado el verano y seguimos sin piscina ni gimnasio municipal, entre otros servicios que se deberían haber mejorado y tampoco se sabe nada. Las obras del frente litoral siguen con muchísimo retraso, algo que ya les advertimos en 2021 antes de su inicio que sucedería y le propusimos a Compromis que no perjudicara dos veranos a los principales afectados por las mismas, pero el principal motor de las acciones del concejal de infraestructuras Diego Zaragozi en la meta fijada en las elecciones de mayo de 2023, sin tener en cuenta quien queda por el camino.

Otra obra de especial relevancia es la que afecta a las Calles de Sol, Empedrat y Remedios, que afecta a muchos vecinos de nuestro municipio que tienen que sufrir el polvo, humedades y cableado entrelazado hasta no saber cuando, además de la mala imagen que se traslada de nuestro emblemático casco antiguo

No menos importante es la canalización de Altea la Vella que siendo muy necesario se ha eternizado en el tiempo con las mismas incomodidades y perjuicio a sus vecinos.

Y si nos centramos en infraestructuras educativas, es cierto que se implantó el plan Edificant, pero que no ha sido ni más rápido ni más eficaz que otros, pues después de casi 8 años de gobierno de Compromís seguimos con el comedor de Les Rotes sin terminar y la escuela de verano municipal este año se llevará a cabo en un centro en obras, ya que será es ese mismo centro educativo.

Rocío Gómez, Portavoz Popular, manifestaba: “No hay que olvidar la licitación de 4 proyectos a la misma empresa con una baja muy importante en los precios del contrato, una licitación del frente litoral con una baja del 23% que sin duda roza la baja temeraria, con las previsibles consecuencias, tenemos el pueblo levantado sin fecha de finalización de obras con certeza. Compromís mientras no gestionaba no se equivocaba, en el momento que ha empezado a querer hacer alguna obra, son casi todas un despropósito. La guerra puede haber aumentado los costes pero cuando se adjudicaron todas ellas, la guerra no existía y ya se les advirtió en plenos y debates de radio, algo a lo que hicieron caso omiso como suele ser habitual”.