Es momento de decir basta, esto se nos va de las manos

A pesar de que la evidencia se empeña en demostrar que el turismo nos ha vuelto a sacar a todos, repito, a todos, de la más absoluta ruina, demostrando que vuelve, una vez más, a ser la industria puntera, la industria más efectiva, la industria número uno de España… Pues a pesar de todo esto, también una vez más, el gobierno de turno, y esto es aplicable a todos los que hemos tenido hasta la fecha desde la restauración de la democracia, vuelve a demostrar su incompetencia, por no añadir su más absoluto desconocimiento hacia el sector, algo que termina convirtiéndose en un desprecio constante.

Leopoldo Bernabeu.- Superada la pesadilla del covid y sin que los alarmistas hayan conseguido que la fantasmagórica viruela del mono, con la que algunos han luchado todo lo que han podido para volver a estropear el verano al sector turístico, vemos ahora como es el propio gobierno Frankenstein el que pone palos en las ruedas a un sector, el turístico, al que lo único que hay que hacer para que funcione, es dejarlo en paz. Él solito sabe desenvolverse, buscarse la vida, volver a ser grande y pujante. Han recibido tantas bofetadas en los últimos 40 años y tanto maltrato durante la pandemia, que ya no son empresarios, son superhéroes.

En solo una semana vemos como una chiquilla revestida de ministra, impide que el precio final que abona cada usuario del Imserso se adecue a las circunstancias, solicitud hecha a gritos de desesperación por todo el sector hotelero al unísono tras la desproporcionada subida de la inflación y abocando con ello a la prematura muerte anunciada de este plan.

Y por si no tuviéramos bastante, vemos también como el aeropuerto de Barajas, principal puerta de entrada de turistas a nuestro país, se convierte en una trampa absoluta para la imagen de un país que traslada una sensación tercermundista. Son situaciones que sólo he vivido en aeropuertos de países remotos.

De verdad, empiezo a convencerme de que las casualidades no existen, porque no se puede ser más torpe. No me lo creo, esto es algo hecho adrede para que fracase el sector más pujante de la economía española y que el programa pseudo comunista de arrastre hacia un sistema de libertades restringidas siga su camino. Esto que vemos es auténtica maldad.

Y ante una situación como esta, que se une a las constantes cortinas de humo para desviar la situación sobre los verdaderos problemas de este país, somo son la brutal subida del precio de la compra, el precio de los carburantes a la altura del Vega Sicilia o la mentira eternamente aplazada sobre la bajada del precio del gas, no nos queda más remedio que decir basta. Y eso en democracia, porque a pesar de todos estos guantazos somos una sociedad civilizada, se cambia en las urnas.

Hoy vemos como los medios nos hablan de la conveniencia o no de que el Rey Juan Carlos vuelva a España, de si es lícito o no abolir la prostitución y de que a partir de ahora los restaurantes que desperdicien comida serán multados. Es una auténtica tomadura de pelo.

No saben ya que hacer para seguir faltando el respeto al Rey Juan Carlos, intentar abolir la prostitución precisamente los que se han gastado miles de euros públicos en ser los más puteros y golfos del reino… a sabiendas de que legal o no, el oficio más antiguo del mundo va a seguir ejerciéndose, y por último, no me explico como la hostelería al completo no se une y se planta en Moncloa para sacar a gorrazos a este enfermo mental que no sólo hace todos los esfuerzos posibles por arruinarlos, sino que en cuatro años ha destrozado muchos años de convivencia… y si le dejamos que siga algunos más en el cargo, va a dejar España que no la va a conocer ni la madre que la parió. Y no es un tema de risa.

Desde el adoctrinamiento de nuestros hijos a través de la educación, hasta el control de la justicia, la abolición de la monarquía, la restricción de libertades hasta para hacer el amor con tu pareja… esto se nos va de las manos y es hora de decir basta.

Si usted es votante de Pedro Sánchez o conoce a alguien que lo sea, le pido por favor que abra los ojos y contribuya a hacer que los abra su conocido. Mientras tanto, Disfruten lo votado.