Hay que aprobar ya el nuevo contrato de limpieza viaria

Y eso lo hacemos sin dar importancia a detalles a los que nos hemos acostumbrado porque forman parte de los avances sociales. Trabajar o simplemente caminar en una ciudad en la que nos sentimos seguros es algo que damos por conseguido. Ver nuestras calles limpias, también. Pero no en todo el mundo es así. Vemos como otras partes del mundo no tienen estos servicios como algo tan usual. ¿Viviríamos con la misma tranquilidad en un lugar en el que los robos estuvieron a la orden del día?, ¿estaríamos igual de felices si al salir de casa, nuestras calles estuvieran sucias y llenas de basura?

Leopoldo Bernabeu.- En este espacio de radio, intentamos hacer ver que detrás de esos logros que damos por descontados, hay muchas personas que dedican su esfuerzo para que esto sea así. Una plantilla de casi 300 policías locales, velan porque nuestras calles sean seguras, y un ejército bien organizado de FCC Medio Ambiente, es el que cada día y durante 24 horas se pone manos a la obra para que sólo tengamos que preocuparnos de disfrutar de nuestros alrededores.

Una recogida constante y selectiva de los variados y múltiples contenedores a los que poco a poco, y gracias a la concienciación, nos hemos acostumbrado a depositar los desperdicios de manera organizada, y una limpieza permanente de aseos y espacios públicos, también de cauces, solares municipales y vertidos incontrolados, hacen que los problemas no los veamos siquiera llegar. Además de ese sobreesfuerzo que se ha hecho en tantos días de fenómenos meteorológicos, como los casi dos meses seguidos que hemos tenido…

Todo esto nos obliga, sobre todo después de ver que ciudades como Alicante y Vigo ya están cerca de aprobar sus megacontratos de limpieza viaria, y comprobar que otras como Barcelona se aproximan a huelgas por no hacerlo, a reclamar a nuestra clase política celeridad. No puede ser que en Benidorm llevemos cuatro años con el contrato de limpieza viaria y recogida de residuos sólidos cuatro años caducado. Y que además el que nos da servicio sea originario de 1.993. No es de recibo. Son casi 30 años sin renovarlo. La corporación municipal tiene que poner orden y aprobar ya ese contrato que nos permita modernizar nuestra maquinaria, ampliar el personal y situar a Benidorm, una ciudad que vive de su seguridad y su limpieza, a la vanguardia que nunca deberíamos abandonar.

Los operarios necesitan nueva maquinaria para el barrido mecánico y más personal para mejorar el barrido manual de calles y barrios, el baldeo, la limpieza de mercadillos, la recogida de papeleras, el llegar a tiempo a los innumerables enseres que se depositan en la vía pública. Es hora de actuar ya.