Spanish Beauty, una novela ambientada en los bajos fondos de Benidorm

La escritora malagueña Esther García Llovet ha escrito una novela policíaca, negrísima, ambientada en Benidorm y protagonizada por una turbia agente de policía en busca de su padre y de un mechero talismán, que en sí es el eje objetivo central de su novela. Me la recomendó una amiga y me la leí en tres días porque los lugares me eran conocidos y “algunos de los personajes” también. Las críticas de los principales rotativos de tirada nacional fueron contundentes en alabar la pluma y la trama de García Llovet. A mí personalmente me parece que es una novela negra muy entretenida y enriquezida, como no podía ser de otra manera, con un escenario de lujo que es el incomparable marco de la ciudad de los rascacielos. Apta para cualquier guión cinematográfico que se precie

UN REPORTAJE DE BELÉN RICHARTE

        Si en sus novelas de la Trilogía instantánea de Madrid (Cómo dejar de escribir, Sánchez y Gordo de feria) Esther García Llovet construyó una ciudad nocturna, marginal y casi surreal, en esta Spanish Beauty, la primera entrega de la Trilogía de los países del Este, nos ofrece un Benidorm plagado de mafiosos ingleses, rusos millonarios, billares cutres de sótano y rascacielos a medio construir: una ciudad en la que manda Michela, la policía corrupta que necesita a toda costa recuperar un mechero que perteneció a los legendarios Kray Twins del Londres de los sesenta.

        Gente barata y nuevos ricos, quemaduras de sol y de cigarrillo, secuestros en lancha, fiestas de madrugada y operaciones ilegales en hoteles de segunda, y el mar siempre de fondo como futuro proyecto urbanístico en una historia sobre la redención y la búsqueda del amor en la ciudad más enloquecidamente internacional de todo el Mediterráneo: una novela negrísima, empapada de DYC y Beefeater.

        Un Benidorm nocturno, marginal y casi surreal casi desconocido para los que vivimos aquí que en un primera lectura impacta. Esther García Llovet nos ofrece un Benidorm plagado de mafiosos ingleses, rusos millonarios, billares cutres de sótano y rascacielos a medio construir: una ciudad en la que manda Michela, la policía corrupta que necesita a toda costa recuperar un mechero que perteneció a los legendarios Kray Twins del Londres de los sesenta. Ese es el eje central en el que gira la novela: la búsqueda de un mechero. Nombre que por cierto se repite en numerosas ocasiones durante la novela?

        En su novela se mezcla el “típico turismo de Benidorm” y nuevos ricos, quemaduras de sol y de cigarrillo, secuestros en lancha, fiestas de madrugada y operaciones ilegales en hoteles de segunda, y el mar siempre de fondo como futuro proyecto urbanístico en una historia sobre la redención y la búsqueda del amor en la ciudad más enloquecidamente internacional de todo el Mediterráneo: una novela negrísima, empapada de DYC y Beefeater. Y la protagonista de todo ello una policía corrupta. “Habla inglés con el acento del este de Londres, un cockney imposible de pronunciar a no ser que se haya nacido en el mismo Hackney, con una triste niñez y un presente no menos triste…

        En la novela, Benidorm parece el escenario de una película en la que se mezclan con total naturalidad diferentes géneros, del noir a la comedia, del terror al drama, del wéstern urbano a la deriva fantástica alucinatoria. ¿Todo eso se puede mezclar o se mezclan en Benidorm en la imaginación o realidad de Esther García Llovet?

        Los lugares principales en los que se desarrolla este thriller, bien son conocidos por todos los ciudadanos y residentes de Benidorm: el Mar’s; Terra Mítica, al que se nombra en la novela como: “El chalet más grande que Valencia entera”; El Casino Mediterráneo, Hotel Lido, San Remo (a éste no logro ubicarlo)… Realmente todos ellos encajan a la perfecció con la telaraña en la que poco a poco se va convirtiendo la novela.

        Por su parte, el crisol de personajes (de “humanidades”) que conforman el libro es quizá uno de los elementos que más me ha llamado la atención. Me imagino que algunos son inventados pero aunque otros son históricos con una buena base de historial criminal en los bajos fondos de Londres.  

        Camarero: Habla con el mismo acento que Michaela aunque no haya puesto un pie en Londres en su vida, ni fuera de Benidorm tampoco; Los rusos: los hermanos Kaminski, los que han comprado la casa grande de Terra Mítica. Son tres hermanos; Martín: Guitarrista, miembro de un grupo de música (formado por cuatro veinteañeros, que cuando la música no da para más se pone con su mini en la entrada de Benidorm a trapichear con los que empiezan el día o prolongan la noche; Vilches: compañero de Michaela, miembro de la Policía Nacional; El mechero de Reggie Kray (el epicentro de la novela); Reggie Kray, los gemelos Ronnie y Reggie Kray, los Kray Twins, The Firm. Los más  y oscuramente envidiados y admirados representantes del crimen organizado del Este de Londres durante los años cincuenta y en el Swinging London de los sesenta, leyendas del pop y asesinos feroces; Terry B.: El compañero de celda de Reggie Kray, un delincuente de tercera, un descuidero del metro que acabó viviendo en Benidorm y que fue quien trajo a Kyle; Kyle: padre de Michaela; El Potro: aparenta veinte años menos de los cincuenta que tiene. Se dedica a empeñar Rólex y los BMW y los anillos de compromiso de esos jugadores que salen a las tres de la madrugada, la jeta color verde pálido, malos, con cuarenta de fiebre después de haberlo perdido todo pero con ganas de perder aún más; Rob: Rob había sido uno de esos flacos feos  en Leeds, pero antes de venir a Benidorm se hizo arreglar la jeta con toda la pasta que había ganado paliza a paliza, a lo largo de cincuenta años, suavemente.

        Como les digo un crisol de humanidades y de situaciones que se nos muestran en esta novela negra ambientada en Benidorm, que podría dar para un buen guión cinematográfico. Puede gustar o no, pero el escenario es maravilloso, ¿o no?