Los ‘Premis Altea’ 2022 ya tienen finalistas

Los ‘VI Premis Altea de Literatura i Investigació ya tienen sus obras finalistas. Los diferentes jurados de las tres modalidades han tenido la oportunidad de estudiar, analizar y valorar un total de 131 originales participantes en la edición de este año, una de las de mayor de mayor concurrencia, con 9 obras presentadas al «Premi d’Assaig i Investigació Francesc Martínez i Martínez»; 45, al «Premi Altea de Literatura Infantil i Juvenil»; y 77 al «Premi Carmelina Sánchez-Cutillas de Novel·la i Prosa Creativa».

Los finalistas son los siguientes: en el caso del «Premi Francesc Martínez i Martínez d’Assaig i Investigació» (dotado con 3.000 €), Irene Ballester Buigues (Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert), Jordi Bosch Canalias (ganador de la anterior edición) y Àngels Gregori i Parra (Acadèmia Valenciana de la Llengua) han seleccionado como obras finalistas: a) un trabajo de investigación muy bien documentado sobre el linaje de los señores de Xaló; b) un interesante recorrido sentimental por los últimos setenta años de historia y sociedad en el País Valenciano; y c) una defensa del dietarismo como género esencial para entender la literatura contemporánea.

El jurado del «Premi Altea de Literatura Infantil i Juvenil» (con 4.000 € de dotación) está integrado en esta sexta edición por Immaculada Cerdà Sanchis (Acadèmia Valenciana de la Llengua), M. Àngels Francés Díez (Universidad de Alicante) e Ignasi Garcia Barba (ganador de la anterior edición). Ha seleccionado como obras finalistas: a) un thriller lleno de misterio y elementos sobrenaturales sobre un amor y un ansia de venganza que traspasan los umbrales del tiempo; b) la historia de una relación amorosa desigual que ya desde el principio da muestras de manipulación emocional y abuso psicológico, y que deriva rápidamente en violencia de género; y c) una novela metaliteraria, donde el narrador alterna la explicación de sus memorias con el proceso de creación de la novela que escribe, ambientada en Valencia.

Por su parte, el jurado del «Premi Carmelina Sánchez-Cutillas de Novel·la i Prosa Creativa», dotado con 5.000 € por la Fundació Caixaltea, está integrado por Elvira Cambrils i Miralles (autora ganadora de la edición anterior), Joaquim Espinós Felipe (Universidad de Alicante) y Carmen Manuel Cuenca (Acadèmia Valenciana de la Llengua). Deberá elegir la obra ganadora entre: a) una novela epistolar con elementos de intriga ambientada en la inmediata posguerra, en la que los intereses económicos e ideológicos de los ganadores de la contienda entran en conflicto; b) un diario intimista de cariz poético que interpela al lector sobre temas fundamentales de la existencia humana; y c) una novela de factura clásica que reformula el tema de la fuga del mundo civilizado en busca de la naturaleza como reducto de pureza, de sentido y de plenitud.

La resolución de los premios tendrá lugar en una cena de gala que, tras dos años de pandemia, recuperará el beneficio de la normalidad en el Espai Mirador del Palau Altea Centre d’Arts, este sábado, a partir de las 20:00 h.

JUANA FRANCÉS

El único de los premios que no ofrece posibilidad de sorpresa, intriga o incertidumbre es el «Premi Estela d’Honor», en reconocimiento a la memoria de una personalidad relevante en el ámbito de la literatura, el arte o el conocimiento. En la edición de este año se quiere rendir homenaje, con la concesión de este premio, a la memoria y el legado creativo de la pintora originaria de Altea Juana Francés. En este sentido, según la organización, la inconfundible personalidad de la pintura de Juana Francés —«la gran pintora valenciana del siglo XX»— será uno de los hilos conductores en la estética de la gala.

 VANESSA GREGORI Y LA ORQUESTRA BLAVA

La gala de los «VI Premis Altea de Literatura i Investigació» será conducida, como la de la edición anterior, por la periodista de À Punt Vanessa Gregori, originaria —precisamente— de Altea. Tampoco habrá novedad, por supuesto, en cuanto al grupo musical que amenizará el espectáculo: como cada año desde la primera edición de los Premios Altea, uno de los atractivos máximos de la cena de gala de los «Premis Altea» será la banda sonora del evento, interpretada en directo por los músicos de la Orquestra Blava: una formación a caballo entre las antiguas orquestas de jazz y las big bands actuales, que bebe de una tradición musical autóctona que se origina en el repertorio y las partituras afortunadamente conservadas de la mítica Orquesta Azul: una agrupación alteana que amenizaba fiestas, bailes y verbenas durante los años cincuenta del siglo pasado.