El Ayuntamiento de La Vila Joiosa incorpora el fondo fotográfico Linares Ortiz a la colección de Vilamuseu y al Archivo Municipal

Se trata de una colección de más de 120.000 fotografías desde 1920 a 2003, de valor histórico incalculable para la Vila Joiosa y la comarca de la Marina Baixa

El pasado viernes por la tarde, la Sala A de Vilamuseu acogía la presentación del fondo fotográfico Linares Ortiz que la familia del fotógrafo de la Vila Joiosa ha cedido al Ayuntamiento. Se trata de una colección de más de 120.000 fotografías desde 1920 a 2003, de valor histórico incalculable para la Vila Joiosa y la comarca de la Marina Baixa.

En febrero de 2021, tras conversaciones entre el concejal de Patrimonio Histórico de la Vila Joiosa, Xente Sebastià; y los directores del Archivo Municipal, Albert Alcaraz; y de Vilamuseu, con José Luis y Antonio Linares Jiménez, familia de los fotógrafos, estos ofrecían al Ayuntamiento la colección de fotografías de su padre, José Linares Serrano, y su abuelo, Antonio Linares Ortiz.

«Cuando la familia de Linares Ortiz se puso en contacto con nosotros y vimos el valor de  este fondo fotográfico, no pudimos más que darles las gracias por su cesión y rápidamente buscamos la forma de hacernos con este fondo por los trámites correspondientes para recuperarlo, conservarlo  y abrirlo al pueblo de la Vila Joiosa», explica el concejal de Patrimonio Histórico, Xente Sebastià. El edil destacó que entre las pocas fotografías que han podido comprobar de la colección ya aparecen lugares emblemáticos y momentos históricos de la localidad, “que muestran parte del patrimonio cultural e histórico desaparecido del municipio» por lo que es “incalculable” el valor histórico que supone el fondo fotográfico para el municipio.

El informe conjunto de los directores de Vilamuseu y del Archivo Municipal propuso la conveniencia de que este fondo ingresara en las colecciones de patrimonio histórico municipal, para su adecuada conservación, investigación y difusión. A día de hoy, no es posible calcular con exactitud la cantidad de fotografías que lo integran, pero fuentes del museo vilero estiman que superan con creces las 120.000 fotografías en diferentes soportes positivos fotográficos, y negativos en placas de vidrio y celuloide, ordenados y etiquetados, que ilustran con calidad profesional la historia, los paisajes y la vida cotidiana de la Vila Joiosa y su comarca entre 1920 y 2003.

“Se trata de una colección única, insustituible, extraordinaria por su cantidad y su calidad, de gran alcance cronológico (seis generaciones de vileros) y temático, que no todas las ciudades y comarcas tienen la suerte de conservar. Se puede asegurar que su valor histórico es incalculable”, puntualizaba el alcalde de la Vila Joiosa durante la presentación.

Beca “Linares Ortiz” de formación en conservación y restauración de fondos museísticos

El fondo ha ingresado físicamente en Vilamuseu, que tiene espacio e instalaciones adecuadas para su gestión, y a cargo de cuyo presupuesto el Ayuntamiento de la Vila Joiosa ha convocado ya la primera “Beca Linares Ortiz”. Se trata de una beca de formación en conservación y restauración de fondos museísticos, con una duración de 12 meses por un importe de 9.600 euros anuales. Esta beca está destinada a graduados en Conservación y Restauración de Bienes Culturales o equivalentes, y será dirigida conjuntamente con el Archivo Municipal. Esta beca será de convocatoria anual a partir de 2022, y tendrá por cometido principal la catalogación, conservación y restauración de esta y otras colecciones fotográficas depositadas en el archivo y el museo.

El Ayuntamiento ha dotado ya a Vilamuseu de un escáner profesional de altísima resolución (hasta 12.000 píxels por pulgada) que permitirá obtener imágenes digitales de óptima calidad, para que no sea necesario manipular después los negativos. Las imágenes digitales se almacenarán en alta, media y baja resolución, para diferentes usos, en un repositorio gestionado conjuntamente.  Con ello se creará un banco de imágenes indexado que facilite las búsquedas, de consulta pública, siempre con la condición de que las imágenes lleven la firma de Linares Ortiz.

Dado el enorme volumen de la colección fotográfica se calcula que los trabajos podrían extenderse a lo largo de más de 50 años.