Entrevista al Doctor Wolfgang-Peter Bethe

Peter 2

Esta semana el amigo Manuel Palazón entrevista al Doctor Wolfgang-Peter Bethe, un alemán afincado en Benidorm desde hace más de 25 años.

Periodista: Doctor Bethe, extranjero, de Alemania, es un claro ejemplo de integración en la sociedad española de la Costa Blanca. Peter, ¿desde cuándo estás establecido en Benidorm como residencia fija?

Peter: Pues prácticamente desde que me jubilé, hace unos 25 años.

Periodista: ¿Nos puedes hablar de tus primeros tiempos: estudios, profesión, lugares de trabajo?

Peter: Nací en Berlín, en 1938. Allí estudié Ingeniería de Minas. He trabajado siempre en la industria del carbón; desde 1969, a nivel nacional, y en 1972, a nivel mundial. He viajado mucho, sobre todo por Alemania y Rusia.

Periodista: ¿Qué aficiones o actividades llevas a cabo en Benidorm?

Peter con el alcalde de La Nucía
Peter con el Alcalde de La Nucía, Bernabé Cano, en un homenaje que le hizo ese ayuntamiento a residentes extranjeros colaboradores con dicho ayuntamiento

Peter: He realizado estudios de Teología y trabajo para la Iglesia protestante, como predicador, oficiando misas en Benidorm y Denia, visitando a los presos en las cárceles para atender a sus necesidades (antes de la pandemia). Sigo teniendo contactos con Alemania, con el Club de Leones, por ejemplo. Por otra parte, doy clases de alemán para adultos en La Nucía (gratuitas, claro). Soy aficionado a la música y canto desde hace 20 años en la Agrupación Coral de Benidorm, y desde hace 10 en la rondalla de la Asociación Manchega Tramontana.

Periodista: ¿Piensas que es fácil para un extranjero integrarse en una ciudad como Benidorm?

Peter

Peter: Para mí ha sido muy fácil. He intentado, desde el principio, aprender el idioma, algo muy importante para una buena integración. Pienso que muchos extranjeros viven en grupos, casi aislados de la población nativa, pues se juntan entre ellos, van a restaurantes de su país, etc. Es posible que yo sea una excepción, pero me siento completamente integrado.

Periodista: Tienes a tus hijos y nietos en Alemania y en Francia. ¿Los ves de vez en cuando? ¿Te visitan aquí? ¿Tienes nostalgia de tu país?

Peter: Sí; tengo familia en Alemania y en Francia. Mis hijos y mis nietos me visitan todos los años; y yo voy con frecuencia a verlos. Pero lo que es nostalgia, no la tengo. Amo a mi país, pero cuando llevo allí dos semanas en Alemania, estoy deseando volver a mi “casa”, a España, a Benidorm.


Periodista: ¿Qué crees que le falta a Benidorm y, por extensión, a España, para que lo tenga todo?

Peter: Actualmente, creo que no tiene nada que envidiar a otros países, y no solamente por su clima, sino por sus gentes, por su sistema de Sanidad, por su gastronomía… Eso sí, cuando estoy en Alemania, como chucrut y bebo cerveza alemana. Pero en España disfruto mucho con la gastronomía autóctona (¡ah, la paella y los platos de cuchara!), y también me gusta la cerveza española.

Periodista: ¿Cuáles son tus proyectos de ahora en adelante?

Peter: Seguir cultivando mis aficiones, viajar por la geografía española. Últimamente estoy redactando dos libros: uno, mis “Memorias” (ya voy por el año 2000); otro, un libro crítico sobre mi persona y mi forma de vivir la vida. Estoy bien de salud (claro, tomo alguna pastilla que otra, algo habitual en personas de mi edad).

Periodista: Como vemos, Peter está integrado plenamente en nuestro país: participa de la vida cultural, hace excursiones por toda nuestra geografía y está casado en segundas nupcias con una española. Peter: ¿Eres feliz? ¿Qué más le pides a la vida?

Peter: Creo que soy feliz. El mundo evoluciona en muchos sentidos: la política, las enfermedades, los problemas sociales, la revolución tecnológica… Mi lema es adaptarme a todo tipo de situaciones sin protestar demasiado. Es el mejor sistema para ser relativamente feliz.

Periodista. Gracias, Peter. Que continúes bien. Y que muchos puedan seguir tu ejemplo.

Peter: Gracias a ti.