¿Quién vendió la Isla de Benidorm?

Isla de Benidorm - Wikipedia, la enciclopedia libre

En total, el déficit de la Casa de los Vélez en las postrimerias del siglo XVI ascendía 57.685,63 ducados. En el Caso de don Pedro Fajardo, tras largos años de servicio regio, a pesar de las prebendas disfrutadas, daba un saldo negativo, lo que deja ver a las claras lo que conllevaba representar al rey en cortes extranjeras, así como mantener el elevado tren de vida de palacio. Este era el panorama económico  de los señores de Polop, Benidorm, La Nucía, Chirles etcétera; es decir de Casa de los Marqueses Vélez Montealegre*, quienes poco a poco fueron perdiendo territorios y señoríos. Por otro lado está que desde principios del siglo XX el Estado intentó sacar La Isla a pública subasta. Tal vez la causa radicaba en la necesidad de conseguir ingresos para la Hacienda Pública que estaba muy necesitada. En definitiva unos por otros, como todo, la La Isla se vendió por dinero.

Belén Richarte.- Según el profesor Francisco Amillo Alegre, en su artículo “La isla o islote de Benidorm, mitos y realidades, leyenda e historia, pasado y presente”, publicado en su blog InfoHistoria no será hasta el siglo XX cuando se planteé “el tema de la propiedad de la isla de Benidorm que tradicionalmente había sido posesión de los señores de la villa, quienes se reservaban el derecho a cobrar el diezmo del pescado obtenido en ella. En los documentos notariales de toma de posesión del señorío se hace referencia a su dominio del mar” -y añade- “a veces no se especifica la isla, aunque se sobreentiende porque toma posesión del mar como por ejemplo en 1687:“los dits officials prengueren de la ma dreta al dit Procurador General y lo posaren a la vora de dita mar y fora aquella tirant grapats de aygua de dita mar a una part y altra en senyal de la verdadera, real, actual, y corporal.  En otras actas sí se cita la isla indicando que se toma posesión de ella mirándola”.

Isla de Benidorm: ¿Qué ver y hacer? Guía de Benidorm - Tripkay

        Esta situación duró hasta el fin del régimen señorial, tras su abolición definitiva en 1836. A partir de ese momento la isla pasó a ser patrimonio del Estado, aunque no han faltado intentos para que cambiara de propietario. El primer intento empezó a finales del siglo XIX. Maria Francia Galiana y Joaquín Fuster, en su blog “La Marina ahir” citan dos publicaciones.

        El profesor apunta que unos meses más tarde, 3 de abril de 1897, “se ha incoado expediente de investigación sobre una isleta denominada de Benidorm ó Lilla, del término municipal de Benidorm, concediéndose un plazo de quince días para que puedan formularse reclamaciones contra su ocupación.”

        El intento de venta de 1897 no se llevó a cabo y por ello se registró otro en la década de 1930. “El Estado intentó sacar la isla a pública subasta. Tal vez la causa radicaba en la necesidad de conseguir ingresos para la Hacienda Pública que estaba muy necesitada. Afortunadamente las gestiones del municipio y de otras entidades consiguieron evitar su venta. Según consta en los libros de actas del Ayuntamiento de Benidorm, eso ocurrió dos veces”, afirma el profesor.

        Amillo también explica que “la primera subasta se convocó a través del Boletín Oficial el 8 de noviembre de 1930. Los pescadores de Benidorm, apoyados por los ayuntamientos de Benidorm y Villajoyosa, se movilizaron para que el islote siguiera siendo de titularidad pública y ellos pudiesen seguir con su actividad tradicional. Argumentaban que la venta del islote iba a causar la ruina para los hombres de la mar y pedían la anulación de la subasta”, -y continúa diciendo-, “en los telegramas enviados al gobernador civil y al Ministerio de Fomento y Hacienda exponían esos perjuicios económicos; para ellos mantener la titularidad pública de la isla era de imperiosa necesidad porque era la única forma de asegurar su derecho a pescar en sus aguas”.

        Benidorm y La Vila dispuestos a comprar La Isla

        En su artículo Amillo destaca que “como los telegramas no surtieron efecto, la corporación decidió el 20 de noviembre nombrar una comisión para que viajara a Madrid, explicara personalmente al ministro la situación y tratara de impedir la venta. Además tenían que indicarle que los dos municipios afectados estaban dispuestos a comprar La Isla”, -y añade-, “la comisión estuvo integrada por el alcalde de Villajoyosa, el segundo teniente de alcalde de Benidorm, José Llorca Zaragoza y un representante de los pescadores. Tuvieron éxito porque el ministro, tras escucharles, acordó la suspensión de la subasta”.

Ruta en barco a la Isla de Benidorm

        Pero a principios de abril de 1935 el Ayuntamiento de Benidorm recibía un oficio de la Administración de Propiedades de Alicante indicando una nueva subasta del islote. El 9 de abril, el pleno del Ayuntamiento volvía a hacer constar que la venta de La Isla agravaría el problema del paro en Benidorm, puesto que en tiempos de temporal sólo se puede faenar en las inmediaciones de sus aguas, resguardadas de los envites del mar. Sin ese resguardo muchos pescadores tendrían que dejar de trabajar.

        “El problema se solucionó en 1936 porque el nuevo gobierno del Frente Popular no facultó al delegado de Hacienda en Alicante para que se ejecutase la subasta. El islote de Benidorm continuó siendo de titularidad estatal”, concluye diciendo el profesor.

        Benidorm gestiona la propiedad de La Isla

        El alcalde Pedro Zaragoza Orts, consciente del gran valor que suponía La Isla para el sector turístico de Benidorm, intentó que pasase a ser propiedad de su Ayuntamiento.


        De este modo, siempre, según palabras de Francisco Amillo, “en 1957 pidió al almirante Julio Guillén Tato que gestionara ante el Ministerio de Marina que pasara a titularidad municipal”, -y deja claro- “para ayudar en esa decisión, el 16 de noviembre de 1959, la Corporación Municipal en pleno aprueba una partida presupuestaria de 25.000 pesetas para construir la casa de un guarda de la isla. La normativa determinaba que las islas no habitadas eran propiedad estatal: como a partir de ese momento ya iba a estar habitada, el Gobierno de la nación podría transferir al municipio su titularidad”.


        Según informaba el Boletín Municipal de marzo de 1959:
        “Se procede por la Alcaldía a dar lectura a una misión sobre la conveniencia de construir una casita en la Isla a ocupar por un guardián de la misma y que se proceda a su repoblación forestal; todo ello para dar validez a los derechos que sobre la misma tiene el Ayuntamiento de Benidorm. Es aprobada por unanimidad esta moción, debiendo hacerse efectivos los gastos de construcción de esta casilla con cargo a un presupuesto del año próximo”.

Fiscalía investiga a una familia protegida desde el franquismo por delitos  en la Isla de Benidorm | Público

        En abril de 1960 se comunicaba a Vicente Navarro Torres que se le había designado como guardia de la isla con un sueldo mensual de 910 pesetas y la obligación de residir en ella en la casa recién construida.

        Los usos tradicionales de la isla de Benidorm, refugio de corsarios y pesca, cambiaron radicalmente a partir de la transformación turística de Benidorm que se inició en 1950.

        “El primer paso a la nueva economía lo dio de manera espontánea el vigilante que había puesto el ayuntamiento en la isla: “para sacarse algún dinerillo más, mi tío Vicente [Navarro] empezó a vender refrescos a los turistas que llegaban hasta allí. Luego en la casa puso el bar, que llevó con mi padre”. Quien contaba esto era Agustín Navarro Alvado, alcalde de Benidorm de 2009 a 2015”, narra Francisco Amillo.

        Aquella casa acabó transformada en el actual restaurante. Paralelamente los pescadores también intentaron adaptarse a la nueva actividad llevando turistas hasta la isla en sus barcas.

        *D. Raimundo Antonio Rodríguez Pérez: Un linaje aristocrático en la España de los Habsburgo: Los Marqueses de los Vélez, Departamento de Historia Moderna, Contemporánea y de América

        Fe de Erratas: En mi artículo publicado el pasado sábado, 31 de julio de 2021,  “El atractivo natural símbolo de la ciudad, l’Illa o Isla de Benidorm”, el Historiador Francisco Amillo, una de mis fuentes habituales cuando el tema que trato se centra en historia local, a instancias de las críticas suscitadas por un fragmento del mismo, deja claro y yo me sumo a sus aclaraciones que: “Nuestro querido párraco local Don Luis Duart Alabarta dijo que había leído en algún documneto que Aníbal (y no su padre como dice el periódico ABC en un artículo publicado el 22/8/1983) había nacido en una isla de forma triangular llamada “Triquadra” en esta zona del Mediterráneo, ya que su madre había tenido contracciones de parto en un viaje por mar y habían parado en esta para que la mujer tuviera mejor atención”.

        “Pues bien, el bueno de Don Luis se puso a buscar islas con forma triangular y no encontró otra más que la nuestra: la de Benidorm, de ahí su afirmación”.