El Ayuntamiento de Benidorm emitirá una tarjeta de transporte para empadronados con 10 euros de carga para usar en el autobús urbano

Esta medida está integrada en un proyecto de fomento del transporte público para el que se ha obtenido una subvención de 1,1 millón de euros

Toni Pérez.

También se habilitarán autobuses lanzadera, inicialmente gratuitos, desde los ‘parkings’ disuasorios de Beniardá y Salt de l’Aigua. 

El Ayuntamiento de Benidorm va a desplegar en los próximos meses un proyecto de promoción y fomento del transporte público colectivo, que incluye 8 actuaciones, entre ellas la emisión de una tarjeta para empadronados con 10 euros de carga para usar en el autobús urbano. Así lo ha anunciado hoy el alcalde, Toni Pérez, en una rueda de prensa en la que ha informado de todas las actuaciones incluidas en este proyecto, que se enmarca en el programa ‘Benidorm + Cerca’ y que se van a financiar a través de una subvención de 1.174.168,76 euros obtenida del Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana, la cuarta más elevada de la Comunidad Valenciana.

Toni Pérez ha desgranado que “hay dos tipos de actuaciones: las que se van a desarrollar a través de convenios con la empresa concesionaria del autobús urbano –Avanza-, y las que ejecutará directamente el Ayuntamiento”. Unas actuaciones, todas ellas, encaminadas a “promover el transporte urbano”, que “van a redundar en mejores servicios para la ciudadanía” y que “se basan en la innovación, la tecnología, la accesibilidad y la sostenibilidad, ejes del Destino Turístico Inteligente (DTI) y de los diferentes planes estratégicos impulsados por el Ayuntamiento”. 

Sobre la tarjeta ciudadana de transporte público, el alcalde ha afirmado que es la medida “más potente” de las contempladas en el proyecto, tanto por su aplicación a corto plazo como por los potenciales usos que tendrá en el futuro. Además, es la inversión más importante de las previstas, con 613.240 euros.

Según ha avanzado, “se van a emitir y distribuir de forma inicial 40.000 tarjetas para empadronados de Benidorm, previa petición y a coste cero para la persona usuaria, que irá cargada con 10 euros para utilizar en el autobús urbano”. Una vez consumida esa cantidad, el usuario podrá recargarla. 

Tal y como ha incidido el alcalde, “inicialmente esta tarjeta servirá para el transporte público, pero, gracias al software que se va a emplear, en el futuro vamos a poder añadirle otros usos vinculados a servicios que presta el Ayuntamiento”. Por ejemplo, para el uso de las instalaciones deportivas municipales. 

La segunda actuación más importante en términos económicos (133.746,50 euros) y de repercusión ciudadana es la implantación de “un sistema de autobuses lanzadera desde los aparcamientos disuasorios de la avenida Berniardá y del Salt de l’Aigua hacia la zona Centro, La Cala o el Rincón de Loix”. Con esta actuación “promovemos el uso del transporte público y de los propios aparcamientos, al mismo tiempo que reducimos el tráfico en la ciudad”. 

Toni Pérez ha detallado que en una fase inicial estas lanzaderas serán “gratuitas” para las personas que estacionen sus vehículos en ambos aparcamientos disuasorios y contarán con “un viaje de ida y vuelta en el mismo día”. Las lanzaderas operarán en las horas punta del día y el alcalde ha indicado que “al tratarse de un proyecto piloto su funcionamiento se irá modulando en función del uso que hagan los usuarios”. En cualquier caso.
 
También a través de convenio con la empresa concesionaria se implementará un sistema de información dinámica del transporte público. Para ello “se van a instalar en las principales paradas pantallas led que proporcionarán al usuario información a tiempo real del servicio, como el tiempo de recorrido, la hora de llegada del siguiente autobús, etcétera”. De esta forma, “complementamos la información que en estos momentos está disponible en la app, en la web y códigos QR” haciéndola accesible a cualquier persona usuaria que en esos momentos está en la parada. 

La previsión es implantar este sistema en alrededor de 40 o 50 paradas, ya sea en las propias marquesinas o en báculos, para lo cual se van a destinar 99.498,30 euros.

Toni Pérez ha aclarado que “estas medidas se irán implementando de aquí a final de año conforme se firmen con la empresa concesionaria los convenios pertinentes, que están muy avanzados”, si bien ha adelantado que alguna de estas medidas, como la vinculada a los aparcamientos disuasorios, podría empezar a funcionar a lo largo del mes de agosto en cuanto esté terminado este ‘parking’ junto al nuevo vial del Salt de l’Aigua. 

Asimismo, el alcalde se ha referido a las actuaciones que ejecutará directamente el Ayuntamiento, algunas de ellas indispensables para poder completar las anteriores: mejora de la accesibilidad universal en paradas del transporte público (48.300 euros); limpieza y adecuación de solar en el Salt de l’Aigua en el que se pondrá en marcha el aparcamiento disuasorio (48.300 euros); instalación de marquesinas e infobuses en paradas reforzando la dotación actual (116.480 euros); adquisición y desarrollo de software para la gestión de todos los servicios de movilidad (18.000 euros); e instalación eléctrica, de comunicaciones por fibra óptica y cámaras en paradas (96.600 euros).