Groucho, mas que un Marx

Las memorables frases de Groucho Marx que nunca te cansarás de leer | Las  Provincias

Fernando Fer.- Imaginen por un momento, como chiste recurrente, que se abre el telón y aparece el mítico león de la  Metro-Goldwyn-Mayer y  Mr. Groucho Marx mirándole de reojo con su particular forma de hacerlo, con esos ojos prominentes que bajo esas gafas y esas cejas pintadas, como su bigote, adivinan la intención de sus palabras de desmontar por completo a aquel felino a base de un complejo entramado de disparates. 

Habano en mano, levita y corbata , como siempre. Pues bien, cuando se cierra el telón se le escucha disparatar de tal forma que cuando se abre, se ve a un infeliz gatito callejero maullando y tiritando de frío y a Groucho con un puñado de dólares saliendo del lugar rodillas flexionadas murmurando en voz alta…»no sé por qué pero presiento que este puede ser el inicio de una gran amistad…»  

Ese era uno de los argumentos y obsesiones de Groucho y sus hermanos Chico , destacado pianista  y Harpo, fino arpista aunque no mudo ni pelirrojo.   De ahí su cita universal «partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria». 

La familia Marx, cinco hermanos impulsados por mamá Minnie , descendiente de cómicos de poca monta, siempre animó a sus hijos a seguir la estela de la farándula para huir de las necesidades de una familia humilde.  Finalmente y sobre todo Groucho , Chico y Harpo, se convirtieron en lo que aún hoy en día son.  Pero centrémonos en Julius, su nombre de pila, el tercero de cinco hermanos.

Al Groucho actor cómico por excelencia y precursor y creador de citas universales hay que añadir: Groucho el locutor de radio; se conocen 25 episodios de una desternillante comedia llamada Flywheel, Shyster & Flywheel, un alocado y singular abogado que ni cobra ni paga ni gana para clientes y casos de lo más extraños.

Groucho Marx, la cara oculta del genio del humor

Groucho el entrevistador;  presentó varios programas de sobremesa entrevistando personajes relevantes de la época.

Groucho el presentador;  dirigió durante varias temporadas un famoso concurso de preguntas y respuestas.

En todas sus facetas y en cada uno de sus programas siempre destacó por tener esa tenacidad verbal , esa rapidez de pensamiento para dejar en evidencia a cualquiera y esa gracia natural para darle ese toque de ironía y desenfado.

Gruñón por naturaleza (su nombre artístico proviene de «grouch», gruñón en inglés) , se puso de moda entre los críticos de cine más relevantes que poseía un carácter muy difícil además de ser tacaño , y así era, pero a ello hay que añadir que se trataba de una tacañería cotidiana y que en muchas ocasiones formaba parte de su propio repertorio artístico.  Y que además poseía un alma altruista y sencilla, no se conoce en sus películas ni en sus relatos haber dejado en ridículo verbalmente a ninguna persona «normal» , siempre trató con un afecto muy característico a los más débiles. Groucho fue el primer Robin Hood de los cómicos, siempre crítico con el fanfarrón, el pedante y el ostentoso, ahí encendía su ingenio más descarado de una forma casi automática.

60 Frases de Groucho Marx - ¡CON IMÁGENES!

«Capitán Spaulding , Mr. Firefly , Sr. Driftwwod, Dr. Hackenbush , con ustedes Mr. Groucho Marx…» así presentó Bill Cosby a Groucho en su última aparición en la gran pantalla allá por 1974 en un show de entrevistas, poco después de recibir un más que merecido Óscar Honorífico.  Fue recibido por Cosby y Groucho comenzó a merodear por el escenario dando la vuelta varias veces a un Cosby que finalmente siguió el hilo de aquella poco convencional entrada en escena, único, como siempre.  Durante la entrevista soltó varias prendas y demostró tener su ingenio intacto, como cuando fue preguntado por Cosby por su opinión sobre la vida después de la muerte contestando que «tenía serías dudas sobre la vida antes de la muerte»…

Cabe nombrar la vital importancia que al personaje de Gorucho Marx, como a muchos otros grandes actores,  le dieron o le quitaron sus doblajes.  Solo hace falta visionar «Una noche una la ópera», «Los hermanos Marx en el oeste»  o » Una tarde en el circo» con el gran José María Ovies doblando a nuestro genio para destacar el  papel  fundamental de un gran doblador,  noble profesión de actores de teatro y locutores de radio que dotaron a España en las décadas de los 40 hasta los años 70 de uno de los mejores doblajes del mundo y que aún en la actualidad sigue dando voz y forma a los más grandes de manera magistral.

Julius Henry Marx «nació a una edad muy temprana» como él mismo definió en alguna ocasión,  allá por 1890 en Nueva York, desde pequeño y junto a sus hermanos ya comenzó a rodar por los vodeviles de Chicago y Nueva York haciendo pequeñas obras de teatro hasta que finalmente llamó la atención de la Paramount para lanzar entre otras «Animal Crackers» , una de sus mejores actuaciones para la gran pantalla, cuya traducción al español, como suele suceder históricamente ,  fue pésima , le dieron el nombre de » El Conflicto de los Marx»  con Groucho como siempre como protagonista intrínseco de la cinta como el capitán Spaulding, un maduro cazador en la más profunda selva africana al que se le prepara un caluroso recibimiento en algún lugar de EEUU por personalidades de la alta sociedad de aquella época ,  aunque después de escuchar que cazó un oso polar en mitad de la selva ya me dirán ustedes…

Así era Groucho, lo normal no iba con él, le explotaba en las manos lo convencional, distanciado de las normas sociales de aquella época, siempre evocó su papel diferencial, no marcaba las diferencias, las provocaba, algún guionista de sus películas llegó a decir que no trabajaría más con él ni con sus hermanos Chico y Harpo , siempre a su lado, porque literalmente se saltaban el guión en escenas que luego fueron de las más famosas de la gran pantalla como la parte contratante, la comanda del camarero y aquellos ..y dos huevos duros … la habitación de barco de 4 metros cuadrados  en la que se cuelan fontaneros, carpinteros, plomeros, manicuras, camareros, limpiadoras, la señora que quiere llamar a su tía, Harpo totalmente dormido pasando de brazo en brazo  y que acaba como ustedes ya saben… en «Una noche en la Ópera».

Escenas irrepetibles del cine e impensables en el actual porque sencillamente ellos , los Marx con Groucho a la cabeza, rompieron con los convencionalismos de la época, instalaron el humor descarado , absurdo y contraproducente, inigualable y casi indetectable en la actualidad salvo alguna excepción llamada Woody Allen, a quien por cierto apadrinó Groucho, como a Marilyn Monroe.  

Post Data:  Querido Groucho, lástima no tenerte en la actualidad a sabiendas de cómo está el patio.  Gracias por ponernos tan difícil entenderte y tan gratificante haberlo hecho.  Groucho solo habrá uno, si otros no se atreven  lo digo yo, El más Grande Cómico de todos los Tiempos.  

¡¡¡Más Madera!!!