Hemos aprendido a querernos más y a besarnos menos

wp-15998126769182542484853339856902.jpg

Esta semana quería hablarles de una noticia que aparecía en distintos medios de comunicación, en la sección de Economía, y cuyo titular rezaba así: “IAG confía en cerrar la compra de Air Europa a comienzos de 2021” y me puse a pensar después de leer la crónica de Ramón Muñoz de El País: “¡Esto no puede ser malo para Benidorm, es más debe ser algo bueno!”, pues que me lo explique mejor un Economista haber si veo algo de luz.

Un reportaje de Belén Richarte

Una luz que veía muy apagada por la zona de Levante y el Rincón de Loix, cuna donde nací, y que ese día me llevó a pasear por mi antiguo “barrio”. Resulta que esta entrevista que voy a contestar se la hecho llegar a tres economistas de Benidorm para redactar mi columna de esta semana y los tres alegaron diversos motivos y se excusaron pero no podían realizarla. O sea que, como periodista con algo de experiencia en el tema me dije: “de este tema y a estas preguntas nadie se va a arriesgar a contestarte”. Total que como yo sí que quiero hablar de este tema no me ha quedado más remedio que entrevistarme a mí misma y acabamos antes. Siento no ser experta en nada, sólo es mi humilde opinión de periodista pero creánme si les digo que: ¡¡¡Al leer el nombre de Qatar en el cuerpo de la citada noticia se me abrieron los ojos como platos!!!

Estudié en el Colegio Nacional de “La Montaña”, antes todos lo llamábamos así, ahora es el Centro Ocupacional “Pepita Puchades”. Con ocho años, cuando abrió el Complejo Escolar Saltó del Agua, mis padres me matricularon en el Colegio Público “Gabriel Miró”, donde pasé toda mi infancia y parte de la pubertad pues cursé estudios desde tercero a octavo de EGB. El cambio al Instituto Pere Maria Orts i Bosch no me supuso trastorno alguno pues apenas distaba 20 metros de mi colegio y tuve la suerte de coincidir en clase con muchos compañeros y compañeras de mi clase y de “la otra clase”, así como con amigos y amigas de otros coles de Benidorm. Nací en 1970, más conocido como “el año del baby boom”. Del Pere me trasladé al CEU San Pablo de Valencia donde cursé estudios de Ciencias de la Información y me Especialicé en Periodismo (1990-1995). Mi deambular en estos casi 25 años de carrera me han llevado a trabajar en RNE (Alicante), Radio Sirena COPE (Benidorm), el periódico La Prensa (Alicante), Televisión Benidorm, Turismo, La revista de la provincia de Alicante (Benidorm), Noticias Benidorm (con las dos direcciones que ha tenido la cabecera,), diario Información (Delegación Benidorm), Noticias Te Vés y esRadio Benidorm y actualmente escribo un columna de opinión semanal, en una nueva etapa de mi vida, en el periódico digital Calvari, bajo la batuta de Manuel Mora. Nací en Benidorm, aunque me alumbraron en Alicante porque aquí todavía no había hospital. Este es más o menos mi curriculum vitae.

wp-1599812702401815159170132558838.jpg

Pregunta.- Nacida en Benidorm, ¿qué le produce en estos instantes pasear por zonas de Levante o barrios como el del Rincón de Loix?

Respuesta.- Me he criado en la Playa de Levante, mis padres trabajaban prácticamente todo el día, y ese era mi salón juegos (bueno y el de toda la pandilla de niños y niñas de la zona), y por la parte de la Avenida del Mediterráneo una amplia zona llena de bancales de abandonados de olivos, almendros, limoneros, naranjos y alguna que otro chalet olvidado por sus legítimos propietarios (la casa de las brujas) hacían las delicias de los que allí crecíamos. Era el Benidorm de los ruidos a las ocho de la mañana, yo vivía en Tor Maraya (el primer rascacielos que se construyó: ¡ojo de 16 alturas!), a partir de ahí imaginad las obras que he visto por concluir y la de calles inaugurar. La noche era, por edades, de corros de jóvenes en la playa cantando al son de una guitarra, de transformistas de los mejores de España a dos calles de casa cantando “Suspiros de España” u Orquestas (algunos de cuyos miembros eran de Benidorm (iban conmigo al cole) y ahora siguen viviendo de la música y acompañando a figuras de la talla de David Bisbal, por citar a uno); también era la noche de las boites y las discotecas, de las salas de fiestas… ¡Y por la mañana de las avionetas de La Nivea que pasaban todos los días lanzando balones de la famosa crema y los niños y niñas no nos andábamos con tonterías: corríamos como sino hubiera un mañana para alcanzar una de aquellas bolas de plástico de triángulos blancos y azules que luego íbamos amontonando en casa a lo largo del verano para desesperación de nuestros padres. Esos eran los ruidos del Benidorm de mi infancia: los olores y los lugares los dejo para otra columna.

Eso sí: a partir de noviembre toda la actividad turística paraba: la mayoría de hoteles cerraba (las obras no), cubrían sus enormes cristaleras con amplias sábanas blancas, muchos de sus trabajadores y trabajadoras volvían a sus respectivos pueblos para pasar el invierno y volver de nuevo para la temporada. Levante y sus calles se quedaban más solas, más oscuras pero el olor y el oleaje del mar era más intenso y envolvente. ¡Un paraíso terrenal!

wp-15998127259531429062581919930919.jpg

Cuento todo esto para ubicarles en la escena y en las imágenes que acompañan esta columna de opinión que no son otras que las que ha hecho para mí Inés Reyes una amiga y compañera, que nunca me ha dicho no a nada, y con la que a menudo comparto impresiones. Impresiones en este caso tristes como son las que mostramos de la zona de Levante, del Rincón de l’Oix, del barrio en el que nací. Casi abandonado, con la mayoría de los hoteles, pub’s y establecimientos cerrados, con calles donde antes se amontonaban turistas para pasárselo bien ahora acogen las hojas que caen de un otoño que se adelanta más frío, más incierto y más inhóspito que nunca. ¡Esa es la imagen que me produce pasear por el Rincón de l’Oix: la de una tremenda tristeza!

Pregunta.- ¿Cómo creé que debemos afrontar una crisis de estas características, inaudita para muchos y muchas, en nuestra zona?

Respuesta.- No sé cómo debemos afrontar esta crisis ni ninguna otra, sólo soy una periodista con apenas conocimientos de Economía y me estoy contestando a mí misma porque no he encontrado a ninguno o ninguna, de los tres a los que se lo he pedido, interesado en contestarme estas simples preguntas. El porqué: no lo sé; lo que sí tengo claro es que los periodistas siempre andamos cortos de tiempo y la experiencia es un grado, si a la tercera nadie te quiere contestar un determinado tema, ¡búscate la vida!. Y eso es lo que he hecho, porque este tema no surge de la noche a la mañana surge por EFE y después de leer un artículo de Ramón Muñoz en la sección de Economía de El País, el pasado martes 8 de septiembre, titulado: “IAG confía en cerrar la compra de Air Europa a comienzos de 2021”. ¡ Y mirad por donde se me empieza a destensar el cuerpo!
La noticia reza así y nunca mejor dicho:

“El presidente de Internacional Airlines Group (IAG), Antonio Vázquez, anunciaba el pasado martes, 8 de septiembre, que el grupo cumple con todos los requisitos para considerarse una aerolínea europea incluso en el caso de un Brexit duro o sin acuerdo, según le han confirmado las autoridades comunitarias. El grupo al que pertenece Iberia insistió en que sigue negociando la compra de Air Europa, que espera cerrar en lo que queda de este año o a comienzos de 2021, aunque con una rebaja de precio respecto a los 1.000 millones pactados en noviembre de 2019”.

“El culebrón sobre la nacionalidad de IAG parece que llega a su fin. El grupo de aerolíneas ha presentado los expedientes ante Bruselas que acreditan que se trata de una empresa con capital mayoritariamente de socios de la UE, por lo que podrá operar, como hasta ahora, en el espacio aéreo comunitario cuando el Reino Unido rompa definitivamente con la Unión a finales de este año, incluso si no hay un acuerdo entre las partes.”

“Así lo ha revelado esta misma semana Antonio Vázquez durante la celebración de la junta general de accionistas, que tuvo lugar de forma telemática en Madrid. “En cumplimiento del reglamento de conectividad de la UE, el año pasado nuestras aerolíneas presentaron sus planes sobre la propiedad y el control a los respectivos reguladores nacionales de España e Irlanda. Y los reguladores confirmaron que estos planes cumplen con los reglamentos en caso de un Brexit duro”, dijo.
“Aunque ni Vázquez ni el todavía consejero delegado del grupo, Willie Walsh, hicieron referencia expresa a la petición de ayuda de Air Europa de 400 millones de euros con cargo al fondo público de rescate de empresas estratégicas está claro que la concesión de esas ayudas públicas puede allanar notablemente el cierre de la operación. El precio de 1.000 millones pactado en noviembre de 2019 se verá notablemente rebajado, incluso por debajo de los 500 millones debido a la situación financiera crítica por la que atraviesa la aerolínea de Globalia”.

Por su parte, Walsh volvió a mostrarse pesimista sobre la recuperación del tráfico aéreo que no llegará hasta 2023 o 2024, tras un nuevo frenazo por la declaración de cuarentenas entre distintos países, con especial incidencia a los viajeros que quieran visitar España. “El rebote en el tráfico en España, el intraeuropeo o el de largo radio es limitado”, apuntó el ejecutivo.

La junta aprobó una ampliación de capital por 2.750 millones de euros para reforzar la posición de liquidez de la empresa, que tiene una salida de caja de 20 millones de libras al día, respaldada por Qatar Airways, principal accionista del grupo con el 25% del capital.

¡El 25% del accionariado es de Qatar o lo que es lo mismo de los Emiratos Árabes! Y me acordé de don Pedro Zaragoza, al que tuve el honor de entrevistar en su famosa “bodeguilla, y recordé su ya mítica vespa y su viaje al Pardo. Mi pregunta es clara: ¿Qué hay que hacer para que el tráfico en España, el intraeuropeo sea menos limitado? Porque de ello depende un sector tan estratégico y fundamental para la economía como lo es el Turismo y los miles de puestos de trabajo y de empresas que dependen directa o indirectamente de él. Sólo entonces Inés, y esperemos que sea antes de lo expresado por el ya ex consejero delegado Willie Whasl, y una vez por todas se consiga la ansiada vacuna veremos de nuevo llenas de vida las calles de nuestro querido Rincón de Loix.

Pregunta.- ¿Qué va a pasar con Benidorm, y la comarca de la Marina Baixa, si se cumplen los pronósticos y, por ejemplo, sólo abren diez hoteles? ¿Cómo va a ser el otoño/invierno?

Respuesta.- Si, como aseguran fuentes del sector hotelero, sólo abre sus puertas entre 10 a 12 hoteles, lo vamos a pasar este invierno realmente mal. La Convid-19 y la pandendemia nos recogió en casa, muchas familias dependían de los Ertes, del paro, de las ayudas ofertadas por las distintas administraciones procedentes del Estado, no era suficiente. El trabajo voluntario Cáritas, Cruz Roja y Alicante Gastronómica,…paliaron mucha necesidad también. Sin embargo, ahora empieza el curso, son menos gastos, pero los hay, las familias se ayudan unas a otras, los ingresos son los que son pero los gastos fijos son los mismos de siempre, el trabajo en muchos casos está en el aire y del futuro…¡Nadie quiere hablar!

-Pregunta.- Benidorm ha sido un municipio que ha sabido capear crisis de maneras diversas y, en su momento, arriesgadas: como por ejemplo la famosa crisis del agua trayendo embarcaciones o cubas cisternas para abastecer a la población y a los turistas de agua potable en pleno mes de agosto; o al principio de los tiempos las distintas formas para captar la atención del turismo nórdico o alemán con ofertas de lo más variopintas por parte de la dirección de los establecimientos hoteleros, incluido el famoso viaje del alcalde de don Pedro Zaragoza al Pardo para pedir a Franco que permitiera el bikini y de ésta forma no perder tan valioso turismo. ¿Cuál sería la “fórmula mágica” para que Benidorm pudiera, entre el mundo que nos rodea, aportar su granito de arena para que este invierno sea menos frío de lo que nos anuncian?

Respuesta.- Las “varitas mágicas”, sólo existen en los cuentos, en la realidad y desde mi punto de vista se deberían apuntalar los Servicios Sociales, como un área dinámica, rápida y válida para solventar los mil y un problema que esta crisis sanitario-humanitaria trae aparejada tras de sí, que nuestros ciudadanos y ciudadanas no pasen hambre, frío o falta de atención. Volcar una gran partida de nuestros presupuesto a ello. Crear un Comité Comarcal que, a parte de ideologías, gestione los recursos necesarios para que haya una verdadera coordinación entre nuestros pueblos y a tiendan y gestionen las ayudas que requieren los distintos colectivos,..

wp-1599812753791482136594442414967.jpg

Por otro lado promoción, promoción y promoción: Benidorm es un destino seguro, tan seguro como que nuestra comarca fue la primera en pasar de la fase 0 a la fase 1, al pertenecer al Área del Salud del Hospital de Villajoyosa, cuya dirección lo hizo y lo está haciendo bien. No tenemos grandes rebotes. Tenemos una de las mejores Sanidades del país a la hora de gestionar la Covid-19, estamos en buenas manos, y tenemos una marca BENIDORM, seguro, más que un destino. Tenemos instalaciones deportivas de primer orden en la comarca, deportistas que necesitan entrenar y hoteles que pueden alojar. Tenemos un microclima envidiable, los nórdicos en l’Alfàs están volviendo. Tenemos todo para salir…
Del diálogo, el debate de propuestas, de iniciativas no puede salir nada malo. ¡Háganlo!

Pregunta.- ¿Cómo se puede recuperar un “coloso que hace aguas?

Respuesta.- Sólo desde la verdad, la capacidad de trabajo, el diálogo y la ausencia absoluta de protagonismo se puede reflotar el coloso.

Pregunta.- ¿Creé que las ayudas que están ofreciendo las distintas administraciones publicas a las familias más vulnerables son suficientes?

Respuesta.- No, no son suficientes y además me consta que los procesos son largos, tediosos, desesperantes, llegan (cuando llegan) tarde y con cuenta gotas.

Pregunta.- Las ONG’s de Benidorm y comarca también se han volcado ante la grave crisis humanitaria por la que estamos atravesando: por ejemplo Cáritas, Cruz Roja…¿El voluntariado también es indispensable para tapar muchos agujeros abiertos por esta brutal crisis de la Covid-19?

Respuesta.- Ya lo he dicho anteriormente y me reitero: la labor del voluntariado ha sido fundamental, de hecho no ha dejado de trabajar…Ellos y ellas son los primeros en notar los efectos de lo que hay y de lo que va a venir.

Pregunta.- ¿Qué deberíamos aprender de lo que nos está ocurriendo?

Respuesta.- Creo que deberíamos aprender a ser más humildes, a vivir más el aquí y ahora, a valorar aún más a los que siempre están a tu lado: a tu familia, a tus amigas y amigos, a tus compañeros y compañeras, a disfrutar de grandes momentos a coste cero. ¡A querernos más y a besarnos menos!