En Benidorm la lucha contra el alcoholismo tiene nombre y apellidos: Pere Rostoll y Juan Miguel Roig

Vista previa de imagen

Las crisis son malas compañeras de viaje para quienes sufren cualquier tipo de adicción, en especial el alcohol, por ser una sustancia barata y muy accesible. Si al sombrío panorama económico y social que dibuja la Covid-19 sumamos las dificultades que en esta pandemia está habiendo para acceder al sistema sanitario, tenemos la tormenta perfecta para que el número de adicctos al acohol aumente al menos un 20%, según los expertos consultados, una cifra vaga de la que apenas dice nada la web del Plan Nacional sobre Drogacciones ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que en sí sólo representaría la punta del iceberg del problema real para una población que lo sufren y padecen familiares y amigos muchas veces en silencio y de puertas para adentro y que, además, presenta características diferentes según el género del adicto: si se es mujer el consumo es más habitual en casa y a escondidas, y si se trata de varones a éstos es más frecuente verlos alternando en bares y tascas. Seguir leyendo En Benidorm la lucha contra el alcoholismo tiene nombre y apellidos: Pere Rostoll y Juan Miguel Roig