El trabajo mal hecho de la pandemia

EL TRABAJO MAL HECHO DE LA PANDEMIA   por Albert Castillon

Albert Castillón.- Por mucha propaganda que divulguen los medios afines y por muchas explicaciones que den en las ruedas de prensa, esta pandemia en gran medida podría haberse evitado en nuestro país. Se hubiesen salvado miles de vidas, decenas de miles de sanitarios no estarían contagiados y centenares de ancianos no fallecerían en soledad.

Sí, es cierto que España lo hizo mal, igual que Italia, Gran Bretaña o Francia, pero en nuestro país, aún nos quieren hacer creer que lo hicieron bien, que actuaron según la OMS. Están muy lejos de pedir disculpas o dimitir de sus cargos.

Por cada 100.000 habitantes, Alemania tiene 6,7 fallecidos por Covid-19, Noruega 3,6 y Dinamarca 6,8, España tenemos 47 muertos por cada 100.000 habitantes, 42 en Italia o 33 en Francia.

El 30 de enero el Gobierno español asumió todas las competencias de salud. La OMS ese mismo día (170 muertos en Wuhan) aviso de la gravedad del virus y advirtió a los países “el coronavirus se puede frenar si se aplican medidas. Hay que promover medidas de distanciamiento físico”. No hicieron caso.

El 3 de febrero la OMS recomienda “adquirir y suministrar equipos de protección para garantizar que los trabajadores sanitarios estén protegidos”. De nuevo la OMS el 11 de febrero ofreció la oportunidad de “comprar mascarillas, guantes, gafas protectoras, respiradores…” El Ministerio de Sanidad aseguró tener los necesarios.

Dos días después, el 13, la Unión Europea advirtió del “riesgo de desabastecimiento de medicamentos y equipos importados desde China”. El Ministerio de nuevo rechazó la oferta, hasta el punto que España exportó test de coronavirus hasta el 15 de marzo.

El 24 de febrero, tras sus investigaciones en Wuhan, la OMS avisa “es tiempo de que todos los países se concentren en prepararse, sin perder un segundo, tenemos que centrarnos en la contención de una potencial pandemia” En España siguieron ignorando las cinco advertencias y permitiendo la total libertad de movimientos. Oficialmente se quitó hierro al asunto hasta el 9 de marzo y en eso colaboro el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias. Los medios de comunicación, hicimos caso a las recomendaciones de este Centro de Emergencias y divulgamos la falsa idea de tranquilidad a la población, repetíamos una y otra vez que no era peor que una gripe común. Cumplimos con nuestro deber de servicio público evitando alarmar, no éramos conscientes que nos engañaban.

Ahora, con un gobierno incompetente y siendo el país con más muertos por número de habitantes del mundo, solo nos queda aguantar el confinamiento, que para muchos ha sido también ineficaz en sus inicios.

El país que mejor actuó contra la pandemia, Corea del Sur, nunca prohibió salir a la calle a sus ciudadanos. Fue el segundo país con más contagios del mundo y pasó de sufrir 909 casos diarios a tan solo 74 en tres semanas. Para empezar, prohibieron las grandes concentraciones, cerraron escuelas, centros deportivos y competiciones de todo tipo, y todo ello se hizo cuando apenas se habían registrado 150 casos en todo el país. Como indicamos, no se prohibió a los ciudadanos salir a la calle, los Ayuntamientos del país pidieron a sus vecinos que salieran al exterior de sus viviendas, solo cuando fuese estrictamente necesario, y así lo hicieron. Me pregunto si esa obediencia sin multas, funcionaria en España.

Pero la clave para frenar la pandemia han sido los test, Corea del Sur ha sido junto a Bahréin el país que más test ha probado en su población para detectar el coronavirus. Antes del 1 de marzo ya había practicado 190.000 test, casi 4.000 pruebas por millón de habitantes, diez veces más que España a día de hoy.

Corea del Sur aprendió de los errores cometidos por el contagio que sufrió en 2015 de MERS (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente), la tasa de mortalidad fue entonces del 20%, veinte veces superior al Covid-19. Esa pandemia que sufrieron apenas cuatro años atrás, les enseñó a perfeccionar las técnicas de aislamiento de los enfermos que hoy imitan en todo del mundo.

Sorprende al resto de europeos el ejemplo de Portugal, 1214 kilómetros de frontera con España y una diferencia abismal en controlar el Covid-19. El 13 de marzo Portugal declaró el estado de alerta, con tan solo 112 contagios y ninguna muerte. Hoy tiene todos sus aeropuertos cerrados, mientras en España siguen funcionando y el 1 de marzo en Portugal ya se practicaron 110.000 test rápidos, mientras en España preparábamos la manifestación feminista del día 8, el mitin de Vox y el Real Madrid-Barça.

En España hoy casi 16.000 muertos, en Portugal 435. En nuestro país, oficialmente 160.000 contagiados, sabemos que muchos más, en Portugal 15.500.

Ya podemos decir que España es como Corea del Sur, ya estamos preparados para afrontar la próxima pandemia con éxito. Solo aprendemos de nuestros errores.