El urbanizador del sector Poniente proyecta restaurar ambientalmente la cantera del Racó de l’Infern y cederla al Ayuntamiento de Benidorm

El alcalde destaca que este proyecto “singular” es fruto “de la colaboración público-privada” y está vinculado a 4 ODS

El urbanizador del sector Poniente proyecta restaurar ambientalmente la cantera del Racó de l’Infern y cederla al Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Benidorm va a trasladar a la Conselleria de Transición Ecológica el proyecto presentado en sede municipal por el agente urbanizador del Plan Parcial 2/1 Poniente y de la Unidad de Actuación 1 Poniente, TM Grupo Inmobiliario, para restaurar ambiental y paisajísticamente la cantera del Racó de l’Infern. Así lo han anunciado hoy el alcalde, Toni Pérez; la concejala de Urbanismo, Lourdes Caselles; y el director de Urbanismo de TM, Cristóbal Ruiz; en una rueda de prensa en la que han trasladado todos los detalles de este proyecto, que pretende recuperar este espacio de algo más de 60.000 metros cuadrados enclavados en su mayor parte en el Parque Natural de la Serra Gelada, y que es además Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

El alcalde ha señalado que se trata de “un proyecto singular; un proyecto de ciudad y para la ciudad, y que está ligado a 4 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030”. Es, por tanto, “un proyecto totalmente en sintonía con nuestra estrategia de desarrollo, con nuestro compromiso con el cumplimiento de los ODS, y con las políticas que desde la administración local, en muchas ocasiones en estrecha colaboración otras instituciones o entidades públicas y privadas, estamos impulsando para hacer de Benidorm una ciudad cada vez más sostenible y con mayor calidad de vida”.

Pérez ha detallado que esta cantera se localiza “a espaldas de la rotonda en la que confluyen las calles Londres, París, Viena y Oslo; y cuyo acceso peatonal se sitúa frente al Centro de Empleo ‘Pepita Puchades’”; y ha agregado que la intención de la mercantil es “restaurar este antiguo hueco minero para posteriormente ceder los terrenos al Ayuntamiento”.

Según ha explicado, esta restauración “se va a realizar con los residuos inertes adecuados procedentes de los sobrantes de los movimientos de tierra que TM lleve a cabo en la urbanización de la zona de Poniente”; y que el director de Urbanismo del grupo ha cifrado en “unos 178.000 metros cúbicos”. Unos “sobrantes de tierra” que “en lugar de ser transportados a un vertedero a una distancia de no menos de 20 kilómetros” se aportarán a la antigua cantera “reduciendo así la huella de carbono”. De esta forma, ha incidido, el proyecto “sigue la filosofía de las tres R: reduce, reutiliza y recicla”.

El alcalde ha avanzado que el proyecto “tiene un plazo de ejecución de 9 meses” y “se va a desarrollar en cuatro fases” una vez que reciba la autorización de la Conselleria, que deberá emitir el correspondiente Estudio de Impacto Ambiental. No obstante, “hay una actuación que puede iniciarse en cuanto empiece el desarrollo del PP2/1 puesto que no está afectada por el Parque Natural”.

En la primera fase del proyecto se pretende acondicionar el actual acceso a la cantera para permitir el tránsito seguro de los cambios que transportarán los materiales para la restauración. Seguidamente, se procederá a desbrozar la zona de obra y arrancar las plantas invasoras para iniciar la fase de restauración morfológica del hueco de la antigua cantera.

Una vez cumplida esta fase, se preparará el suelo para la reforestación y se construirá una red de drenaje para evitar arrastres. A continuación se llevará a cabo la revegetación en dos zonas diferenciadas: la 1, que se corresponde con la antigua plaza de la cantera; y la 2, que coincide con los taludes resultantes de la restauración morfológica.

Esta revegetación, ha ahondado el alcalde, “se va a realizar con árboles y arbustos autóctonos de los que todavía quedan ejemplares en la zona como puedan ser pinos, olivos, algarrobos, palmito, espino negro, lentiscos y romero. En total hablamos de más de 2.500 árboles y cerca de 3.650 arbustos”.

Cristóbal Ruiz ha aclarado que con esta actuación se restaura “el perfil de la montaña”, se recrea “un bosque mediterráneo que genera un ecosistema que favorece una biodiversidad de flora y fauna”, y se deja “un poco de roca de la cantera, siguiendo las indicaciones de los técnicos de Espacios Naturales de la Conselleria, para favorecer en la pared rocosa la vida de aves rapaces” que existen en el entorno.

El alcalde ha adelantado que si la tramitación del proyecto es ágil “para la primavera de 2021” Benidorm disfrutará “un nuevo espacio” concebido para “el ocio y la tranquilidad con una accesibilidad absoluta con la trama urbana de la parte alta del Rincón de Loix”

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Tal y como ha explicado el alcalde, este proyecto está vinculado al cumplimiento de 4 ODS. En primer lugar, “contribuye al Objetivo 11 de ‘Ciudades y comunidades sostenibles’, ya que esta restauración se va a realizar con los residuos inertes adecuados procedentes de los sobrantes de los movimientos de tierra que TM lleve a cabo en la urbanización de la zona de Poniente”. De este modo, “se evita el traslado de estos residuos a un vertedero, reduciendo por tanto las emisiones de CO2”.

Por otro lado, “impulsa el Objetivo 13, ‘Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos’, puesto que al restaurar este espacio afectado por la explotación minera se restablece la funcionalidad del ecosistema y se activa su regeneración vegetal. Además, se recupera el paisaje dentro de un espacio protegido y se encauzan las aguas pluviales, protegiendo este suelo y su entorno de la erosión”.

Asimismo, “el proyecto avanza en el Objetivo número 15, de ‘Vida de Ecosistemas Terrestres’; y está ligado al ODS 17 ‘Alianzas para lograr los objetivos’, en este caso “desde la colaboración público-privada”.

Magnitud del proyecto

El director de Urbanismo de TM ha destacado algunas cifras significativas de este proyecto que “se enmarca dentro de nuestra política social corporativa”, y que “nos hace mucha ilusión llevar a cabo en Benidorm”. Según los datos aportados por Ruiz, esta actuación “reduce 1.796 toneladas de CO2 durante 40 años”, “compensa el 40% de las emisiones de GEI –gases de efecto invernadero- del Sector Industrial”, “multiplica por 3 las zonas verdes del PP 2/1”, y equivale “a la mitad del gran ‘pulmón verde’ diseñado en el Ensanche de Levante”.

Ruiz ha indicado que está actuación supone “una inversión de 1,5 millones de euros”, pero que la misma “se neutraliza, porque era una partida presupuestaria que se iba a gastar con el transporte y vertido del material” del PP2/1. No obstante, “por política de empresa de mejorar el medio ambiente y de respeto al clima asumimos esta inversión y el esfuerzo de gestión que supone tramitar y ejecutar este proyecto de restauración”.