El Alcalde de Benidorm propone solicitar a la Diputación de Alicante la cesión del tramo de la ‘carretera turística’ que discurre por Benidorm

Se trata de 1,6 kilómetros que en la práctica funcionan como vía urbana y de la que ya se asume el mantenimiento y alumbrado

El alcalde propone solicitar a Diputación la cesión del tramo de la ‘carretera turística’ que discurre por Benidorm

El Alcalde, Toni Pérez, elevará al próximo pleno una moción para pedir a la Diputación Provincial de Alicante que ceda al Ayuntamiento el tramo de la carretera CV-753, que enlaza con l’Albir popularmente conocida como ‘turística’, a su paso por Benidorm. Se trata, concretamente, de un tramo de 1,6 kilómetros, que se inicia en la avenida Doctor Severo Ochoa y que se prolonga hasta el término municipal de l’Alfàs del Pi, a la altura del trinquet ‘Vicente Pérez Devesa’. La propuesta, que se dictaminó ayer en Comisión Informativa de Régimen Interior, se sustenta en informes técnicos del área de Ingeniería que señalan que incorporar estos 1,6 kilómetros a la trama urbana municipal tiene “ventajas” en términos urbanísticos, ambientales y de movilidad.

Pérez ha explicado que “en la práctica este tramo de la CV-753 ya funciona como una vía urbana por la frecuencia del tráfico, por su ubicación, así como por la existencia de zonas terciarias totalmente consolidadas, un camping, un colegio, una finca de eventos y huertas”. Además, “desde hace años el Ayuntamiento asume los costes de suministro del alumbrado público, así como el mantenimiento de la mayoría de servicios auxiliares de la carretera”. De ahí que los técnicos insistan en “la idoneidad y pertinencia de asumir la titularidad y gestión de estos 1,6 kilómetros para así, además, poder dotar a esta vía de las infraestructuras y servicios necesarios”.

En este sentido, el alcalde ha aclarado “las zonas terciarias consolidadas ubicadas en este tramo cuentan con servicios e infraestructuras que generalmente suman una antigüedad aproximada de 50 años”. A esto se une que “la red de agua potable presenta muchas carencias; no hay alcantarillado conectado al saneamiento municipal, por lo que todavía persisten fosas sépticas; no hay suministro de gas natural ni tampoco acceso a las telecomunicaciones de banda ancha”.

“Todas estas carencias y faltas de suministros se verían subsanadas si la titularidad y gestión de este tramo de la ‘turística’ pasará a ser del Ayuntamiento”, ha apuntado. Algo que ya ha ocurrido con anterioridad, por ejemplo, en las actuales avenidas Comunidad Valenciana y Severo Ochoa, cedidas en su día por el Ministerio de Fomento y la Diputación de Alicante, respectivamente.

Pero además, tal y como señalan los técnicos, si este tramo pasará a ser una vía urbana municipal se darían “otras mejoras” importantes. Concretamente, “se podría potenciar la movilidad sostenible al aumentar la frecuencia, número de líneas y paradas del transporte urbano; se podría fomentar el uso de la bicicleta; se calmaría el tráfico y se reducirían las velocidades actuales; se mejoraría los servicios; se rebajaría la accidentalidad; y se reducirían las emisiones y el ruido”. Asimismo, al convertirse en vía urbana se pueden generar zonas de ajardinamiento, mejorando así la imagen de este acceso a Benidorm.

Respecto al coste de conservación y mantenimiento de estos 1,6 kilómetros, los técnicos sostienen que son asumibles por las arcas municipales. Así, se ha estimado en 14.161,38 euros “el coste de mantenimiento anual de los 1,8 kilómetros” en los que se incluirían la limpieza de imbornales y cunetas, reparación de la señalización vertical, refuerzo de la horizontal, bacheo, arreglo de pavimento. Por otro lado, la inversión que deberá hacer el Ayuntamiento “cada 12 años” para la pavimentación, fresado del firme y reposición de señalización se calcula en 551.034,20 euros.

El alcalde ha indicado que “esperamos que, a diferencia de Conselleria que sigue negándose a ceder el tramo urbano de la CV-70, la Diputación de Alicante sí atienda nuestra petición, ya que va a redundar en la mejora de la escena urbana de esta zona y, lo que es más importante, en la movilidad y seguridad de conductores, peatones y ciclistas”.