“No se puede querer lo que se desconoce”

Vista previa de imagen

La pasión de Gabriel Miró por Polop se comprueba nada más pasar el umbral de la puerta de su casa en la localidad. En una pared está estampado un fragmento escrito por el escritor Dámaso Alonso. En él se lee: «Muchas veces Gabriel Miró me hablaba de Polop. Recuerdo una mañana muy clara en la casa última… la palabra del escrito era tan caliente, se coloreaba y exaltaba de tal modo, que a través de ella intuí y amé el lejano pueblo alicantino…». Enclavado en el centro del Valle, Alonso pudo admirar lo que antaño cautivó a su amigo Miró: la belleza que envuelve a los 18 que conforman la Marina Baixa. ¡Pero somos una comarca pobre en unión, en comunicación, wn conexión, cada uno va a lo suyo! ¿Por qué? En esta charla con Agustín Galiana Soriano, Presidente de la Asociación  de Estudios de la Marina Baixa (AEMABA), hemos ahondado en este tema para intentar dar respuesta a una pregunta que muchos nos hacemos: ¿Por que no están unidos lo pueblos y las gentes de la comarca?

Belén Richarte.- Agustí Galina lo tiene claro: “Por un lado es una comarca natural bien definida, un rincón entre las montañas y el mar, casi una isla. Y compartimos muchas cosas. Nos parece natural que haya un hospital comarcal (en la Vila), o un centro comercial (en Finestrat). Visitamos con frecuencia los pueblos vecinos. La integración hidrológica de la Marina Baixa es modélica. Pero por otro lado existe mucho individualismo entre personas y entre localidades”.

Vista previa de imagen

Para el investigador desde una perspectiva histórica, “ya en la Edad Media la mayor parte de la comarca estaba integrada en el condado de Dènia, en el sector administrativo conocido como més enllà de Coll de Rates, con capital en Callosa d’en Sarrià, la antigua residencia de Bernat de Sarrià, que fue nuestro fundador. Pero Villajoyosa y Orxeta quedaron fuera, por su dependencia de la Orden de Santiago. Villajoyosa era la población mayor y a la vez una pequeña capital en el ámbito de la Orden, y luego también estuvo “sola” en tanto que villa real. Finalmente, Benidorm ha tenido un crecimiento espectacular en las últimas décadas. Eso hace que tengamos no una sino tres “capitales” históricas. Cosa que no le pasa a la Marina Alta o al Comtat, donde Dènia y Cocentaina son capitales indiscutibles durante toda la historia”. En estos momentos del cuento a Galiana tampoco le parece mal que se diga Benidorm y comarca o Benidorm y Marina Baixa.

El investigador asegura somos “una comarca con una variedad climática poco frecuente: desde la altitud y elevada pluviosidad de Tàrbena y Guadalest, a la aridez de Relleu y La Vila. Agricultura de regadío y exportación en Callosa d’en Sarrià y a pocos kilómetros la casi ausencia de agricultura en Benidorm. Pueblos vecinos están a veces separados por altas montañas. Mar y montaña”.

Peculiaridades

“Es algo peculiar de nuestra comarca la existencia de varias poblaciones de tamaño medio. Superan hoy los 20.000 habitantes Benidorm, Villajoyosa, Altea, l’Àlfas del Pi y La Nucía. Esto no pasa en ninguna otra comarca. Todas estas ciudades tienen una activa sociedad urbana, rica en actividades culturales de toda clase, en el ámbito local”. ¡Como es lógico! “Y son poblaciones con notables particularidades socio-económicas: la gran industria hotelera de Benidorm, los noruegos de l’Àlfas, el deporte en La Nucía… Muchos vecinos parecen sentir que fuera de los límites de su término municipal está en el extranjero o en otro planeta”. Para Galiana “no se trata de hacer una guerra entre pueblos vecinos, sino de conocerse más y coordinarse. Colaborar en beneficio mutuo. La Marina Alta cuenta con una Mancomunidad Cultural. Aquí también nos vendría bien. ¡Y no sólo en temas culturales!”.

El Individualismo

En cuanto al individualismo personal, desde AEMABA lo tienen muy   claro: “la unión hace la fuerza” -y explican- “queremos reunir a todas aquellas personas interesadas en lo local, construir entre todos una plataforma común, una interacción positiva. Hay investigadores y divulgadores en todos lados, pero muchos siguen actuando en solitario. Los estudios en aislamiento no progresan, ni llegan al público. Poner sus practicantes en contacto, superar una masa crítica, sólo puede beneficiarnos a todos”. ¡No es mal objetivo!

Pero lo que realmente le gustaría a AEMBA sería “influir algo más en la sociedad, en cuestiones que consideramos de nuestra competencia. Hemos colaborado con varios ayuntamientos, con casi todos. Contamos, por ejemplo, con un local cedido por el de Villajoyosa”. Pero creen que esa colaboración entre consistorios de la comarca y asociación, en el ámbito cultural, puede mejorar bastante. También, piensan que es positivo que los turistas –que nos visitan en tan gran número– tienen que tener la posibilidad de acceder a estos temas locales, lo que puede mejorar su experiencia como visitantes y su fidelización con nuestra tierra. “No se puede querer lo que no se conoce”, apuntilla Galiana.

¿Qué es AEMABA?

Agustí Galiana es presidente de l’Associació d’Estudis de la Marina Baixa desde 2008 y ya en 2009 ve la luz la revista Sarrià. Editor de los libros publicados por la entidad, ha organizado diferentes actos culturales, tales como charlas, jornadas, exposiciones o excursiones guiadas. Los objetivos que promueve AEMABA constan en sus estatutos y corresponden al sentir de los socios y socias: estimular la investigación sobre temas culturales y naturales de la Marina Baixa, divulgar esas investigaciones, fomentar la presencia de la comarca en las instituciones y en la población, catalogar el patrimonio cultural y natural, favorecer la actividad cultural de la comarca, etcétera.

 “Hubo una reunión en 2005, en la Llar del Pensionista de la Vila, donde asistieron unas 50 personas, que se inscribieron entonces como socios fundadores. La asociación empezó a funcionar poco después. Recuerdo una reunión inicial en Sella. Fue importante la participación en los inicios de algunos profesores de las universidades de Alicante y Miguel Hernández, como Pablo Giménez, y la que fue primera presidenta, Feliciana Sala”, describe el investigador.

Ahondar en los pueblos

Vista previa de imagen

Cada año l’Associació d’Estudis de la Marina Maixa edita un número de la revista Sarrià y un libro como mínimo. “Nos hemos propuesto ese ritmo y lo vamos cumpliendo. Además, es la forma de justificarnos ante los socios: seguimos trabajando”. La revista se reparte gratuitamente a los asociadoss. Ya han publicado 15 números. Libros y revistas se distribuyen por las librerías de la comarca y también se pueden solicitar directamente a la asociación.

Por otro lado, el editor apunta que paralelamente “hemos organizado las excursiones culturales guiadas: principalmente participamos en las que llamamos ‘Ruta Morisca’, que dirige de forma autónoma nuestro socio Manuel Pinto y este año cumplirán diez, con gran regularidad. Hemos recorrido casi todos los rincones de la comarca”. De vez en cuando realizan otras excursiones, sin una periodicidad fija, o colaboran con las que organizan otras instituciones o particulares.

La asociación dispone de una página web (aemaba.com), aunque  Galiana reconoce que “tiene poco movimiento, pero allí se encuentra material diverso y enlaces con los contenidos de las revistas. Estamos pensando en modernizarla”. Cada tres o cuatro años organizan unas Jornadas de Patrimonio. Llevan cinco ediciones, siempre con un tema monográfico o prioritario. Las últimas han sido sobre el siglo XIX y sobre la primera mitad del siglo XX. Por lo tanto, las próximas serán previsiblemente sobre la segunda mitad del XX, es decir, la época del turismo. “Aquí Benidorm será un protagonista destacado”, adelanta Galiana.

Los socios investigan temas o “estudios locales y se limitan a una pequeña área geográfica comarcal. Están abiertos a varias disciplinas. Aunque, como pasa también en otras comarcas, los temas más estudiados son la Historia, la Geografía, el Medio Ambiente y la Literatura. Que son temas que pueden ligarse a ese marco local” dice el profesor, que se enorgullece al señalar que “también hemos publicado trabajos sociológicos, económicos, educativos… Pero son temas escogidos libremente por los autores. La única condición es que trate de la Marina Baixa o de alguno de sus 18 términos municipales”.

Historias locales       

Cuando empezó l’Associació era poco conocida. Su presidente rememora  que “ni siquiera recordaban nuestro nombre en la imprenta donde publicamos las primeras obras. Seguimos siendo una empresa modesta, en una comarca donde hay muchas empresas enormes, pero ahora sí que se nos reconoce una trayectoria en el mundo de la cultura, en la comarca y fuera de ella también”.

Vista previa de imagen

Y como no podía ser de otra forma Galiana se enorgullece personalmente “de ver que ahora, en las librerías que tienen una sección de temas locales, donde están presentes nuestras publicaciones. Antes no existía”. -y continúa diciendo- “que tengamos 15 años de existencia puede parecer poco, pero no ha habido nada comparable en nuestra comarca para una institución cultural privada –si acaso La Taula del Bon Profit, o los clubs de fútbol. Con la revista Sarrià llevamos 12 años. ¿Qué otra publicación periódica cultural de la comarca puede decirlo? Los artículos publicados en Sarrià son un conjunto de información tremendo”.

Vista previa de imagen

Han descubierto y divulgado gran número de hechos históricos sucedidos en la Marina Baixa, que anteriormente no habían recibido la atención de nadie. Por ejemplo la sublevación de los moriscos de 1609 que empezó en los pueblos cercanos a Villajoyosa (es decir en Orcheta, en Relleu, en Finestrat y en Sella), que en vez de embarcar huyeron hacia Guadalest y luego se dirigieron a la Marina Alta. “O en la recopilación de las cartas pueblas de la comarca (mucho más completa que la que se hizo en la universidad de Valencia). O en las dificultades durante la Edad Media en la población de Benidorm y Altea”, narra el investigador, -que asegura-, “nuestro número 13 de Sarrià fue un monográfico sobre Altea que ha tenido gran aceptación. Creo que hemos dado un impulso a los escasos trabajos realizados en la comarca sobre la Segunda República, la Guerra Civil y el Franquismo, sobre lo que aún queda mucho por hacer”.

Vista previa de imagen

Como también es muy importante la colección de libros que han publicado ahora mismo: son seis en papel y tres en CDROM. Todo eso con recursos propios.

Vista previa de imagen

AEMABA está a punto de publicar además la edición facsímil de un libro escrito en Villajoyosa en 1929, La Revolución de Septiembre, sobre el inicio de las ideas republicanas en España. Sus autores fueron un joven Rodolfo Llopis, entonces periodista, y Vicente Álvarez-Villamil, yerno de José María Esquerdo. Se escribió en la casa del Dr. Esquerdo: “la Pileta”.

Van a iniciar una campaña de recopilación de minibiografías de personajes del siglo XX, en el que esperan la colaboración de mucha gente, socios y no socios, que podría dar paso a una exposición.

Vista previa de imagen

Tienen otros proyectos en espera. Como la edición de mapas comarcales para uso escolar y general. O la de una obra divulgativa de la historia comarcal desde la antigüedad hasta el presente.

Una labor necesaria

Para entrar a formar parte AEMABA hay que pagar una cuota de sólo 20 euros anuales. Cualquiera que quiera colaborar puede poner su granito de arena. Esas cuotas son las que permite a la entidad trabajar con continuidad y ser independiente. “Si además se quiere ayudar un poco más, siempre hay algo que hacer. Hay posibilidad de participar y hacer cosas nuevas”, -asegura su presidente-, “somos cerca de 200 socios, pero creemos que podríamos ser muchos más.

Vista previa de imagen

Por último Agustí Galiana quiere agradecer “la colaboración que hemos mantenido durante los últimos años con el Instituto Juan Gil-Albert, en el llamado Espai Valor. Nos hemos reunido con otras entidades comarcales, hemos presentado publicaciones en Alicante, hemos hecho visitas a obras de arte locales (campaña Art en Valor) y nos han aportado una ayuda económica para publicar la revista Sarrià. Todo lo cual valoramos muy positivamente”.

Agustín Galiana Soriano, Presidente de la Asociación  de Estudios de la Marina Baixa (AEMABA)