AICO alerta de una bajada del 40 % en las ventas durante el 2019

AICO alerta de una bajada del 40% en las ventas durante 2019

Más plazas de aparcamiento, lucha constante contra las falsificaciones y una nueva ordenanza que regule desde el origen el ornato en los nuevos comercios de Benidorm, principales reclamaciones del sector para 2020

Leopoldo David Bernabeu.- La tradicional comida de Navidad con la prensa que cada año celebra AICO, la Asociación Independiente de Comerciantes de Benidorm, ha servido para poner de manifiesto la grave situación que está enfrentando el comercio local en estos momentos. Con una discreción indisimulada que deja entrever la débil conexión entre las autoridades municipales y los más de seiscientos asociados, al menos en cuanto a resultados efectivos en los últimos años, Raúl Parra, Presidente de AICO alertó de una bajada de ventas de hasta el 40% durante el 2019 si lo comparamos con el año anterior, que de por sí ya no fue bueno. Se puede titular como se quiere, pero “situación alarmante” no son palabras que se alejen mucho de la actual realidad.

Los motivos que el sector puso encima del tapete para describir la situación afectan a diferentes ámbitos, siendo la socorrida inestabilidad política nacional el argumento utilizado para intentar disimular, de alguna manera, la indudable verdad que es la achacable a las actuaciones que se están llevando a cabo y las que no, a nivel local. Destacando por encima del resto, la ingente cantidad de obras que se están realizando en la ciudad en los últimos dos años, dificultando en exceso la movilidad hasta el punto de espantar el tráfico, y la falta de aparcamientos en toda la ciudad así como el alto precio de los parkings privados que mantienen la misma tarificación tanto en verano como en invierno, convirtiéndose, en palabras de AICO, en auténtico contrasentido “pues prefieren tener los parkings vacíos antes de adaptar sus tarifas a precios razonables”.

AICO en su afán de seguir manteniendo abiertos los puentes con la administración local, anunció cuatro propuestas al objeto de reconducir la grave situación a la que se enfrenta el comercio local, uno de los principales motores de la economía local con más de 1.800 establecimientos abiertos al público que emplean a más de 6.000 personas, cerca del 40% de los trabajadores de la ciudad. Destacaron la necesidad de aumentar las plazas de aparcamientos y para ello propusieron un consenso con las concesionarias de los parkings, “pues de no ser así, seguiremos perdiendo los clientes comarcales”, con una mejor señalización e incluso la puesta en marcha de una aplicación móvil que oriente con claridad a los clientes hacia los mismos.
Mercado Municipal

También tienen claro que es necesaria la puesta en marcha de una nueva ordenanza de estética que mejore el ornato en todos y cada uno de los nuevos comercios que soliciten licencia de apertura y que sea desde el origen donde se les exija es obligación estética. De igual manera solicitaron a la administración pública una reforma urgente del Mercado Municipal con el fin de que no se pierda el atractivo turístico que para la ciudad supone, terminando con una llamada a la continuidad e incremento de la lucha contra los comercios que sobreviven de las falsificaciones, hasta el punto de que AICO, rompiendo la tradición de darle su Premio Carbón cada año al peor de los políticos, en esta ocasión se lo van a otorgar a esos Comercios “que ensucian la imagen de Benidorm”.

No quisieron Raúl Parra y el resto de miembros de la Ejecutiva que le acompañaron en el acto, entre otros el abogado Fabián Villena, dejar pasar la ocasión de felicitar el trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que operan en Benidorm en su lucha constante contra la erradicación de este tipo de comercio ilegal que tanto daño hace a la arcas de los que sí operan bajo el paraguas de la legalidad y a la imagen de la ciudad en su conjunto.