El Belén en Benidorm tiene nombre: Paco Rosera

wp-157683675214466351504703260295.jpg

Belén Richarte.- El pesebre tiene su origen en la Edad Media. La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo tuvo lugar en la Nochebuena de 1223, cuando San Francisco de Asís decidió reproducir la tradición cristiana en una cueva próxima a la ermita de Greccio en Italia. Éste en colaboración de Juan de Grecio, comenzó los preparativos y, nueve días antes del 25 de diciembre, convocó a todo el pueblo para celebrar una misa en presencia de la representación del Nacimiento.

Feliz Navidad

La idea se extendió por la República de Siena, Lisboa, Barcelona y Madrid fueron los siguientes lugares en retomar esta iniciativa que poco a poco fue ganando cada vez más adeptos. Pasaron los siglos y el Belén se fue extendiendo por las clases populares hasta llegar a finales del siglo XIX y XX que fue su época dorada. En la actualidad existen numerosos talleres artesanales en Cataluña, Murcia, Andalucía, Comunidad Valenciana y otros lugares de España que continúan haciendo figuras muy conocidas y apreciadas en todo el mundo.

El belén representa a Jesús, María y José en un pesebre o, según otras tradiciones, en un establo, granero o cueva, donde, según el Evangelio de Lucas 2.7. nació el Niño. La tradición acompaña el pesebre de una mula y un buey, según el relato de los Evangelios Apócrifos y del texto del libro del profeta Isaías y del Habacuc.

Rosera es el Nadal

Pero eso nos queda muy lejos en el tiempo y en Benidorm si hablamos de belenes tenemos que hablar de Francisco Llorens Orts, més conegut com Paco Rosera, y de su belén (o el de la “Barqueta”), por el que creo que hemos pasado todos los chavales de la ciudad de varias generaciones. Benidorm no sería Benidorm en Navidad sin el Belén de la Asociación Recreativo-Cultural “La Barqueta”.

Detalle de Belén

Y es que Rosera es de la generación que veía en la televisión (un artilugio nuevo que había aterrizado en la mayoría de los hogares españoles) películas como La Gran Familia, de Fernando Palacios (1962), ¡Se armó el belén!, de José Luis Saenz de Heredia (1970) o ¡Qué bello es vivir!, de Frank Capra (1946), entre otras tantas…“Me confieso una enamorada de ese cine”.

Belén del l´Hort de ColónBelén expuesto en el l´Hort de Colón, realizado por la Asociación de Amigos del Belén de la Marina Baixa

Por tanto tenemos a un niño, Rosera, que en la actualidad relata que “en mi época, de pequeño, en casi todas las casas de Benidorm habían belenes siempre” y que tanta era su pasión por el belén que se compró uno “con siete años, en una tienda que se llamaba Elio y me costó siete pesetas del año 1960”. Y la imaginación hacía el resto, en un Benidorm que empezaba a despuntar pero seguía siendo “poble” los más pequeños “disfrutábamos montándolo, trayendo arena de la playa, carbonilla de la vía del tren, hojas de palmeras… ¡Y jugábamos a darle vida al Belém, cambiando las figuritas de sitio en sitio!” -y añade- “lo que me gustaba era que había un gran compañerismo: nos ayudábamos unos niños a otros. Se visitaban todas las casas donde había un belém, se tocaba la zambomba, se cantaban villancicos y nos invitaban a golosinas.¡En alguna ocasión, también caía el aguinaldo!”.

Rosera detalla que “todos los belenes eran del mismo estilo, montados sobre el aparador o una mesa auxiliar. Lo único a destacar era el tamaño de las figuras, la calidad y la imaginación de cada niño”.

Detalle de Belén -2Detalle del Belén expuesto en la Casa de La Navidad en l´Hort de Colón

Por aquel entonces recuerda “se hacían representaciones del Belén Viviente en el Cine Ronda y Cabalgatas de Reyes. Posteriormente, la Cofradía del Nazareno montaba un Belén Viviente con niños en la calle Alameda, alrededor de La Palmera, durante la concejalía de María del Sufragio Pérez Linares se montaba un Belém con figuras de barro”.

Ya por los años ’70 y 90 se montaban belenes de gran envergadura en el Hotel Nadal, antes de ser reformado y en halls de edificios como El Centro, ubicado en el Shopping Center, en la Avenida de Europa, o el barroco de grandes figuras blancas con amorcillos y guirnaldas en dorado, ubicado bajo las escalinatas de entrada al Hotel Avenida, en la calle Gambo con Martínez Alejos, así como en otros espacios de Benidorm. Por ese motivo la Cofradía del Nazareno organizó “varios concursos de belenes en el que se visitaban los locales, las casas particulares y posteriormente se daban los premios”.

Detalle de Belén -4

Pero si algo hace grande a Paco Rosera es su amor a Benidorm (en eso coincidimos muchos) y a sus costumbres, a sus gentes, y a sus tradiciones: lo guarda como un pequeño gran tesoro, un divino tesoro que intenta cuidar a través de “La Barqueta” que “en un principio se constituyó para salvaguardar el Hallazgo de la Patrona, pero luego se decidió recuperar todas las tradiciones que se habían perdido, entre ellas los belenes” -y prosigue- “un grupo de niños, madres y cofrades, capitaneados por nuestra compañera Pepita Esperanza Llinares Llorca (D.E.P) recuperó la esencia teatral del Belém popular, porque para nosotros el Belém es la Navidad”.¡Su esencia, diría yo!

Tras unos años en los se creía que eran pocos los que optaban en casa por montar un belén “creemos que se está invirtiendo la tendencia y se está recuperando el Belén tradicional con la voluntad popular y con la ayuda de la concejalía de Festejos”. Rosera no contempla en un futuro otro tipo de belén: “Tiene que ser un “Belém que siga nuestras tradiciones y costumbres”.

Belén Playmobil en Espai d´Art Ayto. BenidormBelén de Playmobil expuesto en el hall de l´Espai d´Art del Ayuntamiento de Benidorm

Paco Rosera que es la esencia de la Navidad en Benidorm para mí y para varias generaciones de benidormenses, aprovecha estas líneas que desde El Cor del Calvari le ofrecemos para en su nombre y en el nombre de la “La Barqueta”, “a la cuál represento, desearles a todos los vecinos de Benidorm una tradicional y entrañable Navidad….Las puertas de nuestro Belén están abiertas”. ¡Doy fe de ello, yo ya he ido. Varias generaciones hemos pasado por su belén varias veces al día, según edad y motivo. Supongo que sí están de paso en Benidorm o viven aquí, hay familias que lo harán durante estos días!

800 piezas artesanales

El Belén de la Asociación Recreativo-Cultural “La Barqueta” tiene 800 piezas artesanales que cada año se van reponiendo pero que la esencia persiste al tener conjuntos de más de 20 años. Este año se han reparado algunas casas o el conjunto del castillo, “hemos trabajado mucho para añadir algunas piezas nuevas. Se pueden ver todo tipo de oficios artesanales, como el de farero, labores relacionados con el vino o hecho edificios como un colegio”.

Belén detalle de La Barqueta

Pero no sólo la tradición es lo que llama la atención de este característico Belén. El movimiento también forma parte de alguna de las escenas que se pueden apreciar en esta representación. Un hombre recoge olivas mientras la mujer sacude una olivera; un burro arando la tierra o unos niños jugando son algunas de las figuras que se mueven en este Nacimiento “ubicado en una sala de dieciséis metros cuadrados de figuras, casas y todo tipo de detalles. Además, “La Barqueta” es la encargada también de montar el belén de la Iglesia de San Jaime y Santa Ana ¡Eso sí! Allí se coloca un nacimiento de mayor tamaño”.

“La Barqueta”, como decíamos al principio, hizo su primer Belém en 1980, en plena movida. Primero se montaba en la Iglesia y luego pasó al Mercado Municipal para, desde hace años, ubicarse en la sede actual, en la calle Tomás Ortuño. ¡Teneis que pasar a verlo!

Fotografías cedidas por Manuel Agüera