Durante siete días consecutivos, el compositor benidormense Ricardo Llorca ha actuado en Madrid

Vista previa de imagen

Manuel Palazón.- Durante siete días consecutivos, a finales de noviembre, los madrileños han podido ver una ópera original de un compositor de Benidorm: Ricardo Llorca, cuyo padre era el propietario del Huerto Colón, cedido hace unos años al ayuntamiento de Benidorm. Ricardo Llorca es un célebre compositor que trabaja habitualmente en Nueva York.

Hace unos quince años, la Coral de Benidorm le  estrenó otra ópera, “Las horas vacías”. La ópera que hoy nos ocupa está basada en “Tres sombreros de copa”, de Miguel Mihura, cuyo argumento es el siguiente: un hombre llamado Dionisio llega a un hotel de provincias dispuesto a pasar la última noche de soltero, pues al día siguiente se va a casar con una bella y anodina señorita de la clase media. Pero, durante la noche, una troupe del Music Hall irrumpe en la habitación del protagonista y le impide dormir, se lo llevan de juerga y, como consecuencia de todo ello surge el amor entre Dionisio y Paula, alegre, sonriente, con ganas de vivir, muy diferente a la prometida de nuestro hombre. En realidad, Paula está sometida al jefe de la troupe, a quien solo le interesa sacar el dinero a los usuarios del hotel. Llegan las ocho de la mañana y Dionisio, ayudado por Paula, se viste de novio; Dionisio duda, pero se decide a contraer matrimonio con su prometida. Paula parece que queda compungida pero, en el último momento, tira los sombreros al aire y está dispuesta a seguir con la vida de siempre.

Los diálogos son de Mihura, los cantables de Ricardo, así como la música (preludio, arias, tarantelas, charlestón…) que fue muy aplaudida durante siete días con el teatro de la Zarzuela a reventar. La crítica, en general ha sido favorable, menos algún periódico que ha llegado a afirmar que al teatro de Mihura no se le puede poner música. Pues claro que se le puede poner música. A la vista está. Al final del espectáculo, en un bar de copas, pudimos hablar con los algunos componentes del coro y con varios músicos y actores. Pues se da la circunstancia de que más de treintas amigos del compositor nos desplazamos a Madrid para acompañar a nuestro insigne paisano.

En la foto, Ricardo Llorca, benidormense, y el actor que hacía, magníficamente, de mujer barbuda. Es posible que, en la próxima temporada podamos disfrutar de “Tres sombreros de copa” en Valencia.